miércoles, 21 de septiembre de 2011

Dodge 1500, un inglés acriollado

Mi primer viaje en un Dodge 1500 fue en el de la señora De Saúl, la vicedirectora de la Escuela Cornelia Pizarro del barrio de Recoleta en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde cursé toda mi primaria. A fines de 1972 fui designado, junto a otros dos alumnos de la escuela a ir en representación a un acto en el Colegio Roca, que está enfrente del Teatro Colón de Buenos Aires.

El abanderado de séptimo grado, un escolta de quinto grado y otro escolta de sexto grado, yo. Allá marchamos en el Dodge 1500, 0 kilómetro, de la señora De Saúl. El abanderado de copiloto y los dos escoltas de pasajeros en el asiento de atrás. Antes del acto el abanderado se descompuso. La vicedirectora decidió que yo fuera el abanderado de emergencia. Un mini curso de cómo usar la bandera de ceremonias y al acto con un escolta menos. Después se nos uniría el abanderado recuperado y ahora devenido en escolta.



A la vuelta el abanderado quiso llevar la bandera de ceremonias, ya enfundada, y me negué. Si no portó la bandera durante el acto no tenía porque llevarla de vuelta a la escuela. Así que pasé a ser el copiloto del flamante Dodge 1500 de la señora De Saúl. Esa mujer estaba fascinada con el milqui. Doblaba bien, las suspensiones eran mullidas, la caja liviana al igual que el embrague. Realmente el auto tenía un andar muy bueno para la época o por lo menos es el recuerdo de un chico de 12 años.


Toda esta introducción de recuerdos para traer a nuestro presente el lanzamiento de un auto, que también, sería un clásico entre los autos mediados de Argentina. Chrysler Fevre Argentina tenía la idea de lanzar un automóvil mediano desde 1967. Por aquel tiempo Chrysler de Estados Unidos había adquirido la mayoría de las acciones de la empresa inglesa Rootes, que en 1966 había comenzado a desarrollar un nuevo auto.


En 1969 el auto inglés fue lanzado al mercado bajo dos marcas: Hillman Avenger y Sunbeam Avenger. También se lo comercializó en los Estados Unidos bajo la marca Plymouth Cricket. Durante 1968 Chrysler Fevre Argentina realizó encuestas de mercado en las ciudades de Rosario, Córdoba y Mendoza, donde se mostraron fotografías del auto para ver las reacciones del público.

Por los datos obtenidos en cuanto a las necesidades del público Chrysler de Argentina decidió bautizar al nuevo modelo como Dodge 1500, todo por el valor que el público le daba a la marca. Este mismo auto en Brasil se lo vendió como Dodge PolaraEn1971 Renault y Fiat habían lanzado sus autos medianos, el Renault 12 y el Fiat 128. Todavía Ford como General Motors no tenían en el mercado ni al Taunus, ni al Opel K 180. En eso Chrysler les ganó de mano a sus compatriotas.


La campaña publicitaria del Dodge 1500 fue volcada a crear un curiosidad por un modelo que se mostraba poco en las piezas publicitarias. El auto estuvo en los concesionarios a mediados de 1971 y antes de llegar al público tenía pedidos por parte de compradores, que en muchos casos, no habían visto nunca el automóvil. El paso que dio Chrysler Fevre Argentina, con el lanzamiento, del Dodge 1500 fue anticipatorio a la crisis petrolera de los setenta. Además estimaron que los autos grande perderían mercado entre los compradores argentinos y no se equivocaron.


Para ilustrar esta nota he reproducido un folleto publicitario de la época del lanzamiento del Dodge 1500. No no sé bien cómo llegó a mis manos, pero presumo que lo habrán colocado como insert dentro de las revistas de aquellos años. Un osadía de Chrysler fueron los colores de los Dodge 1500. Colores no habituales en el mercado local con un gusto más conservador. Eso también tendría como objeto buscar un público más joven de posibles compradores.


Los datos técnicos los pueden encontrar en el folleto del Dodge 1500, así como sus medidas, También hay una imagen del motor, que el mito popular decía que era el mismo del Siam Di Tella. Pero no era así, sí se le parecía nada más. Tal vez el mito nació por su parecido o el sonido de sus válvulas o por su origen inglés.

Un folleto que trajo a la memoria un recuerdo escolar asociado al lanzamiento de un nuevo modelo en el mercado automotor de principios de los años setenta.

Mauricio Uldane