viernes, 30 de diciembre de 2011

El cincuentenario de General Motors Argentina

Dedico esta nota a la memoria del querido Bongo, que nos abandonó este año. Donde estés, que disfrutes de esta nota, que seguro te hubiera gustado leer. Hasta siempre Bongo, no te olvidaremos.

El jueves 3 de julio de 1975 el diario porteño La Nación publicó un suplemento publicitario por los 50 años de General Motors Argentina. A principios de 1925 se instalaba en el barrio de San Telmo en la ciudad de Buenos Aires la primera planta de armado de vehículos de la empresa estadounidense General Motors.


domingo, 25 de diciembre de 2011

La ruta 11

Hace muchos años la ruta provincial 11, que nos llevaba a la Costa Atlántica, era de tierra, en realidad era una ruta consolidada con conchilla que extraían de la bahía de Samboronbón.

Quienes tengan la fortuna de haber recorrido sus kilómetros de curvas y contra curvas o sus lomos de burro, recordarán como eran aquellos viajes, durante el verano, a los pueblos costeros de la provincia de Buenos Aires.

Siendo chico he viajado por esa vieja y querida ruta con diversos autos de propiedad de mi padre o prestados, que él manejaba. Recuerdo un Ford A 1930, un Chevrolet 1938, otro Chevrolet 1941, una cupe Mercury 1947 y una cupé Nash 1949, sólo por mencionar alguno de los autos con que viajábamos en el mes de enero a la Costa Atlántica.

La ruta 11 desde el interior de un Chevrolet 1938. 
La fotografía fue tomada el 22 de enero de 1976.

martes, 20 de diciembre de 2011

Los Fiat italianos de 1981

Un folleto que me enviara Fiat Auto SpA en 1981 nos describe la línea completa de los modelos de autos y utilitarios livianos que ofrecían al mercado italiano.

Los modelos más utilitarios en cuanto a automóviles Fiat se refiere eran el 126 y el Panda. El Fiat 126 tenía motor trasero como el Fiat 133 que se fabricó en Argentina, también tenía cierto parecido en cuanto a las carrocerías. El Panda era un vehículo totalmente diferente y desconocido para el mercado argentino. Dos motores equipaban al Panda uno de 650 centímetros cúbicos y otro de 900 centímetros cúbicos. Dos autos chico en el arranque de la gama Fiat.

Arriba el Fiat 126 y abajo el Fiat Panda.

Ahora pasamos al 127, auto sobre el cual los brasileños desarrollaron el 147 que conocimos los argentinos. La gran diferencia era que el 127 venía en versiones de 2, 3 y 5 puertas y con dos motorizaciones posibles, una de 900 centímetros cúbicos, al igual que el Panda, y otro motor de 1.050 centímetros cúbicos.

Arriba Fiat 127 de 3 puertas y abajo de 5 puertas.

El Ritmo y el 128 eran los que seguían en la línea Fiat. El Fiat Ritmo era una berlina de 5 puertas que podía traer cinco motores diferentes. Uno de 1.050 centímetros cúbicos, otro de 1.100 centímetros cúbicos, uno de 1.300 centímetros cúbicos y por último uno de 1.500 centímetros cúbicos, esto entre los motores nafteros. Además el Ritmo podía venir con un motor diesel de 1.700 centímetros cúbicos. El conocido 128 para los argentinos venía en una versión similar a la fabricada en la Argentina por SEVEL en aquellos años ’80.

Arriba dos modelos de Fiat Ritmo y 
abajo el Fiat 128 de cuatro puertas.

Luego seguían las berlinas grandes, el Fiat 131 y el Fiat 132. Dos modelos que se importaron a la Argentina a baja escala. El Fiat 131 venía con dos tipos de motores: monoalberos y bialberos de 1.300 centímetros cúbicos y de 1.600 centímetros cúbicos. Hace poco escribí una nota con toda la línea 131 en detalle, pueden consultarla para ampliara la información. El Fiat 132 le berlina más grande de Fiat en Italia traía motores de 1.600 centímetros cúbicos y de 2.000 centímetros cúbicos, que podían ser aspirados o inyectados.

Arriba Fiat 131 mirafiori, en el medio 
Fiat 131 Supermirafiori y abajo el Fiat 132.

Las rurales que fabricaba Fiat en la década del ’80 eran la Panorama 128 de 3 puertas con un motor de 1.100 centímetros cúbicos. Un auto desconocido para los argentinos, ya que nunca se fabricó un modelo semejante en el país. Las Panorama 131 tenían motorizaciones de 1.300 centímetros cúbicos y de 1.600 centímetros cúbicos, esta línea también puede consultarse en la nota sobre los 131.

Arriba el Fiat 128 Panorama de 3 puertas, 
en el medio el Fiat 131 Panorama 1300
y abajo el Fiat 131 Panorama Super 1600.

Los modelos diesel de Fiat eran el Ritmo con su motor de 1.700 centímetros cúbicos, el 131 y la Panorama 131 con motores de 2.000 centímetros cúbicos y de 2.500 centímetros cúbicos. Por último la berlina 131 con un motor de 2.500 centímetros cúbicos. Fiat se jactaba de ofrecer motores gasoleros económicos, en cuanto al consumo y silenciosos con buenas prestaciones en cuanto a las velocidades máximas.

De arriba a abajo: el Fiat Ritmo Diesel 1700, 
el Fiat 131 Diesel 2500 Super,
el Fiat 131 Diesel 2500 Panorama 

y el Fiat 132 Diesel.

Los deportivos de Fiat eran tres modelos bien diferentes. El pequeño 127 Sport con una potencia de 70 HP, era el menor de los deportivos. El X 1/9 sobre la base del 128 y con un motor central de 1.500 centímetros cúbicos y una potencia de 85 HP. La cupe más potente era el 131 Racing 2000 que tantos premios le trajo a Fiat Auto SpA y hasta dos campeonatos mundiales de rally.

Arriba el Fiat 127 Sport, en el medio el 
Fiat X 1/9 y abajo el Fiat 131 Racing 2000.

Para concluir la nota de hoy, sobre los Fiat de 1981 les mostraré los utilitarios livianos que hacia la empresa italiana. El primero es un conocido nuestro: el Fiorino Combinato, aunque en una versión diferente a nuestro mercado, podía transportar hasta 6 personas más 60 kilogramos de equipaje. El 900 E Panorama traía 7 plazas, la 238 E Panorama 9 plazas más 260 kilogramos de carga y por último la 242 E Combinato de 9 plazas y una capacidad de carga máxima de 9,3 metros cúbicos. Este último modelo parece ser el antecesor inmediato del Fiat Ducato por las líneas de su carrocería.

De arriba a abajo: el Fiat Fiorino Combinato, 
el 900 E Panorama, el 238 E 
Panorama y el 242 E Combinato.

Vimos un panorama general de los Fiat de 1981 que se fabricaron en Italia, tal vez algunos modelos no eran del todo conocidos para los argentinos, por eso se los presenté.

El eterno agradecimiento a Julián Pérez por el escaneo de las imágenes que acompañan esta nota.

Mauricio Uldane

jueves, 15 de diciembre de 2011

La línea de IME de 1979

Un año antes del cierre definitivo de IME (Industrias Mecánicas del Estado SA) la empresa automotriz estatal tenía una línea de camionetas y camiones livianos que representaban una variedad de versiones de los diferentes modelos producidos.

De izquierda a derecha: X-78 con caja de madera, X-78 con caja metálica, F-71 y SM-81.

sábado, 10 de diciembre de 2011

El Valiant del doctor

Mi padre fue chofer de un abogado de la ciudad de Buenos Aires por más de treinta años. Manejó diferentes autos nuevos a lo largo de sus años como chofer. Uno de esos automóviles 0 kilómetro fue un Valiant IV modelo 1967 color azul noche.

Al poco tiempo de sacarlo de la concesionaria, mi papá, le cambió los amortiguadores por unos más duros y le puso cuatro neumáticos de baja presión, así le llamaban a los primeros neumáticos radiales que entraron al país. Los que le puso mi viejo al Valiant IV eran Michelin importados desde Francia.

Andar con esos neumáticos por la ciudad de Buenos Aires era toda una historia. Cada tanto te tocaban bocina para avisarte que tenías baja una goma. El público local no tenía vista la pisada de un neumático radial y les parecía que el auto tenía una goma baja.

Otra cosa que le hizo al Valiant IV del patrón fue sacarles las tazas de las ruedas, con lo cual tenía un aspecto deportivo. Las ruedas negras y el auto más bajo que lo normal tenía lo suyo a fines de la década del ’60. La tenida en ruta había cambiado notoriamente y el Valiant IV crucereaba a 140-150 kilómetros por hora como nada.

Valiant IV extraído de una publicidad de la revista Confirmado del 15 de septiembre de 1967.

Recuerdo que el interior de ese auto era enorme, sobretodo para un chico de siete años, como tenía en aquellos años. Seis adultos cambian cómodamente en su interior y se podía viajar en ruta plácidamente. Tengo el recuerdo de un viaje a la localidad de 9 de Julio en la provincia de Buenos Aires con ese Valiant IV azul noche. Fuimos a visitar unos parientes de una tía abuela que vivían en esa localidad. El viaje lo hicimos en el verano desde la casa de mi abuela en San Miguel. Fuimos y vinimos en el día y el andar del Valiant IV en la ruta era muy bueno.

El color azul noche del Valiant IV era muy lindo de día y de noche parecía negro. Una vez le pasó a mi viejo que la policía le hizo una multa, no recuerdo porque. El color del Valiant IV pasó a ser negro en la boleta, con lo cual nunca pudieron cobrarle la multa porque el color verdadero era azul noche. Esta demás decir que las foto-multas no estaban en la cabeza de ningún agente de tránsito o zorros grises como se los llamaba por entonces.

Hay una historia con ese Valiant IV que merece ser contada. En diciembre de 1967 los patrones de mi viejo emprendieron un viaje a Francia y para ablandar el auto nos fuimos unos días a Mar de Ajó en la Costa Atlántica en la provincia de Buenos Aires.

Partimos mi viejo, mi mamá, mi tía abuela, mi abuela y yo rumbo a Mar de Ajó a fines de concretar el alquiler de un departamento para la temporada de verano que se acercaba. Fueron unos tres o cuatro días de un fin de semana. Llegamos a Mar de Ajó a media mañana y el recuerdo es que había aguaciles o libélulas por doquier. Estaban todos amontonados en una “L” que hacía la edificación del lugar. Nunca había visto una cosa similar y no la he vuelto a ver. Si hablabas mucho o abrías la puerta del auto se te metía uno seguro.

Recuerdo que la dueña de los departamentos era una mujer portuguesa, que había recibido la visita de un sobrino de once años que había venido solo desde Portugal en barco. El viaje le había durado un mes.

Un día a la tarde mi viejo enfiló el Valiant IV con rumbo a Punta Médanos, donde está el faro de Mar de Ajó. Les recuerdo que en aquella época no existía la ruta interbalnearia, ni la ruta 11 estaba asfaltada. Por lo tanto el único camino al faro era por la playa, a la cual se bajaba cuando casi terminaba el pueblo de Mar de Ajó. Entrar a la playa era una tarea que requería de entrenamiento, había que acelerar el auto en primera y encarar la arena con buena velocidad. El Valiant IV no tenía tracción delantera que facilita el manejo en caminos de arena o barro.

Una vez que ingresamos a la playa viajamos hasta el faro de Punta Médanos que está a más de 20 kilómetros al sur del pueblo de Mar de Ajó. En aquellos años se podía llegar perfectamente por la playa hasta el faro de Punta Médanos. En el faro hay un puesto de Prefectura Naval y los vehículos de la guarnición iban y venían hasta Mar de Ajó para abastecerse. Hoy no es necesario porque tienen la ruta 11 asfaltada y el camino pavimentado llega hasta el faro. Llegar a Punta Médanos por la playa en la actualidad implica usar un vehículo 4x4.

El viaje al faro era para recolectar caracoles porque durante los meses de octubre y noviembre el mar saca los caparazones de los caracoles muertos. En aquellos años era un cementerio de cuadras que iba de la orilla del mar, hasta los médanos. Pilas de caracoles, almejas, mejillones y demás bivalvos estaban sembrados en la arena. Mi madre, mi tía abuela y mi abuela se dedicaron a buscar las piezas más llamativas o coloridas. Por supuesto que ayudaba en la tarea, mientras mi viejo había estacionado el Valiant IV en una zona segura de la playa.

La tarde corría y se acercaba el anochecer. Está decir que éramos los únicos humanos en la zona, salvo los prefectos del faro. Llega la hora del regreso al pueblo de Mar de Ajó. Mi viejo dice: “mejor saco el auto hasta la arena húmeda y suben allí”. Ahí empieza la odisea del Valiant IV y la arena de Punta Médanos.

Mi papá arranca el Valiant y este se empieza a enterrar o arenar en este caso. Todos a empujar, mi mamá, mi tía abuela, mi abuela y yo. No pasó nada el auto no sólo no se movió sino que se encajó mucho más. Hasta el diferencial se enterró. Empezamos a buscar maderas o alguna superficie donde las ruedas del Valiant tuvieran apoyo. Salimos a campear algo. Nada sirvió el Valiant salía de una encajadura para caer en otra. Parecía que la arena se había aflojado de pronto.

El atardecer seguía su transcurrir de todos los días. Menos luz y más agua. Sí, más agua porque a esa hora empieza la pleamar. La playa empezaba a achicarse. También el tiempo para salir del atolladero. Una tras otra el Valiant caía nuevamente en la trampa de la arena. La situación empezaba a ponerse fea y los nervios a crisparse. Mi tía abuela me dijo en un momento “rezá vos que sos chico y Dios te va a escuchar”. Así que rezaba y empujaba, como los demás, mientras el Valiant tiraba arena a troche y moche.

Unas maderas fueron las salvadoras de la situación, fueron el piso que necesitaba el Valiant para salir del arenal en que había caído. La noche se acercaba y el sol se había ocultado detrás de los médanos trayendo una sensación de frío, pero por suerte habíamos salido de la difícil situación.

Mi viejo nos hizo volver en el aire a Mar de Ajó, por supuesto que no nos cruzamos con nadie en el regreso al pueblo. Llegamos de noche con un susto de aquellos y que no se olvidan fácilmente. Han pasado 44 años y todavía recuerdo la fea situación que pasamos ese diciembre de 1967 en Punta Médanos, al sur de Mar de Ajó.

Queda para otra ocasión lo que le pasó a ese Valiant IV en un camino anegado de la provincia de Buenos Aires. Esa será otra historia con auto.

Mauricio Uldane

lunes, 5 de diciembre de 2011

La línea Fiat 131

A principios de la década del ’80 Fiat Auto SpA fabricaba una línea muy completa de los 131. Eran diez modelos los que integraban la línea entre cinco berlinas, una cupe y cuatro rurales. Hoy les presento esos Fiat 131 de aquellos años a través de un folleto italiano.

Los modelos que integraban la línea eran los siguientes: Supermirafiori 1300 y 1600, mirafiori CL (Confort Lusso) 1300 y 1600, mirafiori L (Lusso) 1300, Diesel 2000 L y CL, Diesel 2500 Super, para las berlinas. Las rurales eran: Panorama 1300, Panorama Super 1600, Diesel 2000 Panorama y Diesel 2500 Panorama Super. La única cupe era la Racing 2000 que había ganado innumerables carreras de rally y tenía en su haber, por entonces, dos campeonatos mundiales de rally.



viernes, 2 de diciembre de 2011

Un anfibio argentino

La Trivia de noviembre trató sobre el VESA 6RM que era un 6x6 con motor de Renault 6 y una carrocería de PRFV (plástico reforzado con fibra de vidrio), como ya es costumbre el que acertó con todas las preguntas fue F62.

La empresa VESA (Vehículos Especiales SA) con sede en la ciudad de Buenos Aires proyectó este prototipo, que desconozco si llegó a fabricar algunas unidades. El proyecto del 6RM era interesante para fines de los años ’70. Recuerdo haberlo visto en la Sociedad Rural del barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires, en una de las clásicas exposiciones agrícola-ganadera.

Supongo que de allí proviene el folleto que ilustra esta nota sobre el VESA 6RM (6 ruedas motrices). La idea fue construir un anfibio liviano para uso rural en campos anegadizos, por eso utilizaron 6 ruedas motrices a las que le pusieron un motor Renault 6.