sábado, 12 de septiembre de 2020

Chevrolet Super de la marca Baltasar

El Chevrolet Super, de color blanco, de material plástico y de la marca Baltasar es otro recuerdo de mi infancia. “Juguetes irrompibles”, era el eslogan de la marca Baltasar de la empresa argentina Sanz. Veamos cómo era ese auto de carrera y en qué estado se encuentra.




Según pasan los años

Los juguetes fueron cambiando, como las costumbres, la industria, la tecnología y los juegos. En ese proceso de cambio, también, los chicos, y chicas, fueron mutando en la forma de jugar, e interrelacionarse con los juegos que les tocó en suerte.


De chico, en los años sesenta, los juguetes de metal fueron dejando paso a las piezas de material plástico. Aparecieron los “inflados”, como se conocían a estos autos de material plástico soplado en una matriz, o molde.


Una de las cosas que hacíamos los chicos, de esa época, era buscar el agujerito que tenían estos autos inflados de plásticos. El Chevrolet Super lo tiene en la parte trasera justo al medio, en el borde superior, de la tapa del baúl.

Baltasar, una marca de Sanz

La empresa Sanz fabricó utensilios de cocina de acrílico y material plástico. Era la revolución en las casas argentinas en los inicios de la década del sesenta. Vajilla plástica barata y al alcance de todos. Pero de calidad, tanto que mi casa usamos a diarios potes de la marca Sanz, de aquellos años.


La marca de juguetes Baltasar fue muy popular por lo mismo, eran baratos. Se lo podía ver colgados de las vidrieras de las jugueterías, y hasta de los kioscos grandes. Venían en unas bolsas transparentes, si la memoria no me juega una mala pasada…


Pero este auto de carrera, como el Torino, que vimos en una nota del “Garaje Miniatura”, no eran los únicos juguetes de material plástico que llevaron la marca Baltasar. Tuercalin fue otra línea de la marca Baltasar de la empresa Sanz.

Un regalo apreciado

La historia con este Chevrolet Super, que bien puede ser un Turismo Nacional (TN), de los años sesenta, me lo regaló mi odontólogo, el doctor Carlos Alonso. Por muchos años mi dentista de cabecera. De mi chico fui su paciente y este auto Baltasar fue un obsequio.


Me lo regaló, como a otros chicos que tenía de pacientes, por haberme portado bien. Hay que viajar en el tiempo y pensar que tenía entre 6 y 7 años cuando me lo regaló. Lo recuerdo claramente a ese día.


Han pasado más de 50 años y me acuerdo que sacó el Chevrolet de un cajón muy grande que tenía en la parte baja de un mueble, que quedaba a espaldas del asiento del consultorio. La alegría mía al salir de la sala con el auto en la mano, sigue presente.

La conservación

Me sigo alegrando de haber conservado estos juguetes de la infancia. Pese a que ha perdido algunas de sus calcomanías, el número en las puertas delanteras y el dibujo de las llantas. Pero eso no invalida que conserve las calcomanías al agua de la época.


Son un documento vivo para ubicarnos en espacio y tiempo. Donde los Grandes Premios se corrían, una vez al año, en Argentina. Los chicos podíamos vibrar con esa carrera que duraba casi un mes por rutas abiertas de nuestro país.


Nosotros como chicos teníamos en nuestras manos un pedazo de esas competencias. Claro que visto con nuestros pequeños ojos y hace mucho, pero mucho tiempo, allá en la infancia. Pero no con una mirada nostálgica, sino con una mirada para saber qué somos ahora, por ese pasado.


Para los que tengan ganas de ver todos los “autitos de colección” del “Garaje Miniatura”, les dejo el enlace con la página donde están todas las notas publicadas hasta la fecha: http://archivodeautos.blogspot.com.ar/p/garaje-miniatura.html

La nota del Torino de Baltasar que menciono en el texto la pueden leer en este enlace: https://archivodeautos.blogspot.com/2020/05/torino-de-baltasar.html

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: 

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #GarajeMiniatura, #Baltasar, #Sanz, #ChevroletSuper, #TurismoNacional, #autodecarrera, #GrandesPremios, #autodejuguete, #autodeplástico, #autoinflado, #Argentina, #MadeinArgentine, #dentista, #odontólogo, #CarlosAlonso, #infancia, #juguete, #juego, #regalo

2 comentarios:

  1. Buen día
    Excelente nota que me trae muchos recuerdos de mi lejana infancia.
    Como ingeniero me permito hacer una aclaración técnica, el proceso de fabricación no es la "inyección" de plástico, sino el "soplado"
    Saludos y espero más notas sobre la industria de juguetes automotrices nacionales.
    Un abrazo de pandemia

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Omar.
      Muchas gracias por la aclaración técnica.
      Me alegra que te gustara esta nota del Chevrolet Super de Baltasar.
      Saludos pandémicos y abrazo del mismo tipo.

      Borrar