Lenguaje claro

sábado, 10 de junio de 2017

La camioneta Ford con perros

La Ford F-100 verde con los perros tiene una historia para contar. Es la pieza de mis “autitos de colección” de la infancia que tengo presente cuándo y dónde me la regalaron. La mayoría de mis Matchbox de la infancia llegaron a mis manos desde la Librería San Agustín, esa que quedaba a la vuelta de mi casa. No es este el caso.



Recuerdo perfectamente que me la regalaron en un verano en Mar de Ajó, que es un balneario de la Costa Atlántica, en la provincia de Buenos Aires. Mar de Ajó era el destino obligado de las vacaciones de verano durante mi infancia. Incluso más allá también como lo atestiguan varios relatos que he publicado.


Esas vacaciones siempre eran durante el mes de enero, que era cuando se tomaban su mes de descanso mis padres. Pero también, si la memoria no me juega una mala pasada, recuerdo el año: 1972. Sé que fue en esa época por varios motivos más.


Primero que mi hermana era chica y apenas cumplía su primer año de vida y segundo porque esa Ford verde era una pieza que ya no estaba disponible de encontrar en Buenos Aires. Porque era de un catálogo viejo para el año 1972.


Tanto que en su chasis negro reza que es del año 1968. Lo cual me demuestra que estaba equivocado con el año que apareció la serie Superfast de Matchbox. Siempre pensé, hasta ahora, que era el año 1969. Sin embargo la Ford verde con los perros me demuestra lo contrario.


Creo recordar que mis padres compraron la Ford verde en un pequeño local que estaba ubicado en la calle Francisco de las Carreras. El nombre no es inventado y quienes visitaron Mar de Ajó saben que la calle existe. Sino les queda el recurso de buscar el nombre en Google Maps…


Y apelando de nuevo a la memoria, tengo la imagen que la Ford con los perros estaba en la vidriera de ese local sobre la calle Francisco de las Carreras. No muy lejos de donde estábamos parando con mi familia. Para completar la historia el día que la compraron mis padres, llovía y no fuimos a la playa.



Era un día frío, como pasa a veces, que no invitaba a salir a la calle. Pero yo me traje de esas vacaciones una pieza que ya no conseguía en la Librería San Agustín. Tal vez por eso es que tiene tantos recuerdos esta camioneta Ford F-100 verde con los perros en su caja de carga.


Encima era una pieza rara en el catálogo de Matchbox y de los primeros Superfast caigo en la cuenta a la vuelta de varias décadas. Otra particularidad son sus ruedas más anchas que las que tenían los autos. Aunque un coleccionista sabrá dar más precisiones.


Nuevamente es una pieza que tiene una letra “A” encerrada entre paréntesis y sigue siendo una incógnita que significa. Todavía nadie me supo decir a qué responde esa letra en el chasis de los Matchbox. ¿Hay algún coleccionista de Matchbox a mano que nos ayude con esta inquietud?


La Ford F-100 está bastante bien conservada, con algunos detalles en su pintura. Pequeñas cachaduras que no hacen al todo. Tanto los perros de plástico de color blanco, como la cúpula, están en perfectas condiciones. Lo mismo se puede decir de su caja de cartón, la original como llegó a mis manos.


El color verde metalizado era algo también llamativo y en especial para un chico de 11 años que tenía cuando me regalaron esta camioneta Ford. Tal vez todo lo que mencioné antes fue lo que mantuvo tan presente el origen, y el momento, que llegó a mis manos este Matchbox.


Cosa que no sucede con los otros que tengo desde mi infancia. Tal vez que fuera una pieza que ya no podía conseguir en la Librería San Agustín hizo que siempre la recordara. Como la pieza “rara” por cómo llegó a mis manos y por también ser “rara” dentro del catálogo de Lesney Products & Co. Ltd.


Ahora con el plus de saber que la serie Superfast arrancó un año antes de lo que creía. Todo suma para apreciar a la Ford F-100 verde con sus perros en la caja de carga. Verla me dispara esas imágenes en un poblado de la costa bonaerense en un día de verano lluvioso.


Sentado en el asiento trasero de un viejo Chevrolet Master De Luxe del año 1938 y no dejando de admirar la caja de cartón con esa Ford F-100 verde con los perros blancos de plástico y su cúpula transparente. Eran muchas sensaciones para un chico de 11 años…


Para los que tengan ganas de ver todos los “autitos de colección” del “Garaje Miniatura”, les dejo el enlace con la página donde están todas las notas publicadas hasta la fecha:


Mauricio Uldane
Editor de Archivo de auto 

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.