lunes, 2 de junio de 2014

El viejo y querido Rastrojero

La empresa IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) comenzó a fabricar en el año 1952 el Rastrojero con motores nafteros marca Willys que estaban destinados a tractores. En 1953 apareció la versión diésel y de ahí en más la fama y la historia de esta camioneta argentina.

Rastrojero Diésel de 1963. Foto de la revista 
Parabrisas número 37 de diciembre de 1963.


Un acuerdo firmado con la naciente Borgward Argentina permitió concretar la fabricación de esta camioneta en la provincia de Córdoba en lo que fueran los talleres aeronáuticos dependientes de la Fuerza Aérea Argentina y todo a instancias del brigadier mayor ingeniero Juan Ignacio San Martín, que le insistió al presidente de la nación Juan Domingo Perón, para que el país tuviera una industria automotriz propia.

De esa decisión política es que Argentina comenzó a tener una floreciente industria automotriz, con sus vaivenes y sus más y sus menos. Pero no es tarea de Archivo de autos evaluar si eso estuvo bien o mal, sino de contar la historia de porqué tuvimos, y tenemos, una industria automotriz en el país. Esa camioneta bautizada Rastrojero es la protagonista principal de lo que sucederá en los años venideros y en los casi 30 años que estuvo en fabricación.

Tomando el diámetro de giro del Rastrojero Diésel de 1963 en el 
road test número 24 de la revista Parabrisas. Foto de la revista 
Parabrisas número 39 de febrero de 1964.

Hoy veremos esa vieja versión que todavía se fabricaba en el año 1963 con el motor diésel de 42 CV y que le proveía a DINFIA (Dirección Nacional de Fabricaciones e Investigaciones Aeronáuticas) la empresa Borgward Argentina, desde el año 1953, y que producía bajo licencia de Carl F. W. Borgward GmbH de Bremen, Alemania.

Ese primer motor diésel que usaba el Rastrojero, hasta el año 1964, fue el D4M 1,8 de 4 cilindros en línea con una cilindrada de 1.758 centímetros cúbicos con una potencia de 42 CV DIN  a 3.400 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 19,8:1. El diámetro de los cilindros era de 78  milímetros y la carrera del pistón de 92 milímetros. La refrigeración era por agua con una capacidad de 8 litros.

Rastrojero Diésel de 1963 visto desde el lado derecho. 
Foto de la revista Parabrisas número 37 de diciembre de 1963.

La caja de velocidades era marca Borgward con cuatro marchas todas sincronizadas y marcha atrás. Las relaciones de las diferentes velocidades eran las siguientes: primera, 3,86:1; segunda, 2,15:1; tercera, 1,36:1; cuarta, 1:1 y marcha atrás 4,06:1. El diferencial trasero venía con una relación de 4,22:1 y el embrague era del tipo monodisco seco con amortiguador de torsión Fitchel y Sachs.

La suspensión delantera era independiente con brazos trapezoidales superiores e inferiores que formaban un paralelogramo deformable transversal. En forma transversal se ubicaba un elástico semielíptico sujeto a los brazos inferiores y fijado en el centro al chasis. Los amortiguadores hidráulicos, delanteros, estaban unidos a los brazos inferiores. Este esquema de suspensión era una evolución del primero que usó el Rastrojero de 1952.

Rastrojero Diésel de 1963 de ¾ de perfil trasero izquierdo. 
Foto de la revista Parabrisas número 37 de diciembre de 1963.

La suspensión trasera era por eje rígido con elásticos semielípticos longitudinales que estaban sujetos a la cañonera del diferencial en su parte media, mediante abrazaderas. Completaban el tren trasero amortiguadores hidráulicos.

Los frenos eran hidráulicos en las cuatro ruedas con tambor de fundición de hierro con un diámetro de 299 milímetros. El freno de estacionamiento o de emergencia era de accionamiento mecánico sobre las ruedas traseras. La dirección era del tipo sinfín y sector marca ZF Ross y la relación era de 12,2:1. El diámetro de giro era de 10,90 metros para la izquierda y de 10,60 metros para la derecha. Este dato lo comprobaron los periodistas de la revista Parabrisas en el road test número 24 aparecido en febrero de 1964.

Tablero del Rastrojero Diésel de 1963. Foto de la revista Parabrisas
número 37 de diciembre de 1963.

Las dimensiones del Rastrojero eran las siguientes: largo 4.650 milímetros; ancho, 1.690 milímetros; alto sin toldo, 1.660 milímetros; distancia entre ejes, 2.680 milímetros; trochas delantera y trasera, 1.490 milímetros. Las dimensiones de la caja de carga de madera de pino Brasil eran: largo, 1.858 milímetros; ancho, 1.594 milímetros y alto 425 milímetros. La capacidad de la carga útil era de 500 kilogramos y el peso en vacío era de 1.270 kilogramos. Los neumáticos era de la medida 6.00 x 16 pulgadas.

La velocidad máxima era de 102,4 kilómetros por hora de promedio para el road test número 24 publicado en la revista Parabrisas número 39 de febrero de 1964. El consumo de combustible, con datos obtenidos en el mismo road test, era de 13,8 kilómetros por litro en ciudad sin carga. También sin carga y en ruta a 80 kilómetros por hora se lograban 19,5 kilómetros por litro. En cambio a altas velocidades, siempre sin carga, el consumo era de de 13,2 kilómetros por litro. Con carga en la caja el consumo en ciudad era de 11,2 kilómetros por litro y a 80 kilómetros por hora, en ruta, era de 18 kilómetros por litro.

Motor del Rastrojero Diésel de 1963. Foto de la revista 
Parabrisas número 37 de diciembre de 1963.

Una particularidad de la caja de carga con barandas de madera era que sus laterales eran volcables, al igual que la puerta trasera. Esta característica será una marca del Rastrojero que se mantendrá en la actualización que se hizo en la carrocería en el año 1968. Otra diferencia con las camionetas de la competencia era su caja playa por estar por encima de los buches de los guardabarros traseros.

Un acercamiento aquel primer modelo de Rastrojero surgido en 1952 y que ya presentaba una mejora en su tren delantero. En 1964 vendrá un motor diésel más potente y un parabrisas enterizo, pero siempre con su nobleza en el motor y en la duración. Además con un muy bajo consumo y mantenimiento.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.