sábado, 25 de marzo de 2017

El acoplado del camión Mercedes-Benz

La semana pasada vimos el camión Mercedes-Benz de Matchbox que arrastraba este acoplado. Hacían un tándem y por eso eran las piezas 1 y 2, del catálogo de la empresa británica, que tantas alegrías nos trajeron a los niños de los años sesenta.



No tiene muchos secretos el acoplado y al igual  que el camión tiene su parte plástica, de color naranja, que simula la lona con su estructura. Se puede remover como en el camión. En este caso también está en perfecto estado de conservación.


Al igual que el camión Mercedes-Benz conserva su caja original como me llegó de la Librería San Agustín. Al cual tuve que esperar, porque primero me regalaron el camión. El acoplado solo no tenía mucho sentido.


Imagino que muchos chicos de aquellos años recibieron primero el camión y luego el acoplado. O los chicos más suertudos ambas piezas en solo regalo. Eso era lo ideal, pero no siempre se ajustaba al presupuesto de los padres.


Muchos juegos con ese acoplado arrastrado por el camión Mercedes-Benz. Dos piezas unidas para lograr despertar la imaginación de un chico de 8 años, a finales de la década del sesenta. Juegos sobre la mesa del comedor. Esa que se partía al medio para agrandarla y luego se plegaba.


Una mesa muy común en los años sesenta con un enrejado en su parte posterior para poner servilletas o revistas. O para darse un lindo golpe en las rodillas. Para mí era un centro de diversión de mis amados Matchbox.


El acoplado está en buenas condiciones, salvo algunas cachaduras en su pintura. En especial en el enganche de remolque, lógico por el desgaste natural de los juegos de mi infancia. No se le puede pedir más a una pieza que está a punto de cumplir 50 años.


Ese es el tiempo que está conmigo. Muchos me preguntan si los Matchbox que muestro cada sábado, en esta sección llamada “Garaje Miniatura” si son de mi infancia. Les tengo que decir que sí, los conservo desde los años sesenta y parte de los setenta.


Pero hubo otros Matchbox de cuando era más chico que no corrieron la misma suerte. Terminaron  destruidos, o muy castigados. Ni hablar que conservara las cajas de cartón original. Aprendí a cuidarlos, aunque jugara con ellos.


Así que esos Matchbox no los compré de adulto buscando un tiempo perdido, o un juguete de la niñez, sino que los conservo desde esa época, cuando mis padres, u otra persona, me los regaló. Ahora, gracias a Archivo de autos, se los puedo mostrar a los seguidores.


Desde que edito Archivo de autos me enteré del valor de algunas piezas de Matchbox. No podía creer lo que pueden llegar a valer algunos de esos “autitos de colección”, que no eran otra cosas que simplemente juguetes cuando era un chico.


También descubrí la gran cantidad de coleccionistas de estos juguetes en Argentina, y en todo el mundo. Basta recorrer un poco Internet para toparse con alguna página, o blog, de un coleccionista de Matchbox. Ni hablar que hay catálogos para los coleccionistas.


Porque una de las cosas que tuvo la empresa británica Lesney Products & Co. Ltd. es que fabricó varias versiones de algunas piezas. De distintos colores, o con distintas ruedas, o que  hasta intercambiaron números dentro del catálogo. Ni hablar de la serie Superfast, esa que literalmente sus modelos volaban sobre la mesa del comedor.


No sé hasta que punto la gente que construyó aquellos Matchbox tenía idea que se convertirían en piezas de colección, décadas posteriores. Ni tampoco si tenían consciencia de las emociones que producían en los chicos de todo el mundo con sus “autitos de colección”.


Sino fuera así no estaría escribiendo estas líneas, cada sábado desde el año pasado. Con el “Garaje Miniatura” descubrí varias cosas y unas de ellas fue el sentimiento que provocaron estos pequeños Matchbox de la escala 1:64. No es la misma para la serie King Size, tal vez que por su valor no era tan accesibles para todos los bolsillos de nuestros padres.


Para los que tengan ganas de ver todos los “autitos de colección” del “Garaje Miniatura”, les dejo el enlace con la página donde están todas las notas publicadas hasta la fecha:


Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos 

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.