sábado, 25 de marzo de 2017

Un lustrador de pintura

Recuerdo de la ayuda que le proporcioné a mi padre, siendo un chico, en algunos de los automóviles que tuvo lustrando con Carnu la pintura de la carrocería. Y porque no los cromados. La vieja publicidad trajo a mi memoria esas lustradas en algunos de los autos usados que tuvo mi padre.



“¿Lo pintaste?”, le preguntó alguna vez un amigo a mi viejo por algún automóvil que supo tener. Claro que no lo había pintado, lo había lustrado con Carnu en un fin de semana en la casa de mi abuela en San Miguel. En algunas de esas ocasiones es que recibió mi ayuda.

Tenía su técnica este lustrador de Ceras Johnson. El secreto era verter el líquido en áreas pequeñas de la carrocería, de lo contrario se secaba rápido y sacar brillo costaba mucho esfuerzo. Lo otro a tener en cuenta era que si la pintura estaba un poco vieja en el paño te llevabas parte del color.

En definitiva era una especie de pulido. Recuerdo claramente que mi viejo sacó ralladuras leves de la pintura de algunos de los autos que tuvo, o que manejó como chofer. Era increíble. Lo sorprendente era ver cómo quedaba la carrocería con la pintura opaca luego de usar este lustrador. Realmente podía pasar por un repintado leve.

He visto sacar óxido de cromados, en paragolpes por ejemplo. También que dejaba una película sobre la pintura que hacía correr el agua de lluvia sin dejar manchas. Claro que estamos hablando de un producto de mediados de los años sesenta.

Ahora las cosas cambiaron y mucho. Mi viejo usa, para su rural Mercedes-Benz 170 SD del año 1955, Blem en aerosol o alguna marca similar. En definitiva es otro tipo de lustrador con base de silicona y no es un pulidor de pintura.

El envase, de lata, que venía el lustrador Carnu lo recuerdo claramente. Como que con el paso del tiempo la lata se podía oxidar. Gracias a la revista Autoclub, esa de los socios del ACA (Automóvil Club Argentino), número 29 de los meses de junio y julio de 1966, es que podemos apreciar una publicidad a color del lustrador Carnu.

De esta forma veremos los lustradores, o protectores, de pinturas en este fin de semana en la sección “Accesorios y algo más”. Como saben los lectores de Archivo de autos cada fin de semana tenemos una temática común para los dos días.

Así seguiremos repasando accesorios o insumos, como nos toca en esta ocasión, que formaron parte del mundo del automóvil en las décadas pasadas. Siempre hay un recuerdo dando vueltas o una experiencia personal para contar y compartir. Porque en definitiva de eso se trata “Accesorios y algo más”.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.