Lenguaje claro

martes, 13 de octubre de 2015

Las rarezas de Autoclásica 2015

Ayer vimos la crónica de lo que pasó en Autoclásica 2015. Hoy en cambio conoceremos otra crónica, la de las rarezas de la muestra más grande de Argentina. Algunos de esos extraños, o raros, automóviles, y no tanto, que se exhibieron entre el viernes 9 y el lunes 12 de octubre de este año.

 
La réplica del Electriquette de Ochnio y Di Negro.
La foto fue tomada el lunes 12 de octubre en Autoclásica 2015.

Ni bien se ingresaba a la muestra nos topábamos con una réplica del Electriquette que realizaron Alejandro Ochnio y Alberto Di Negro. Es un vehículo eléctrico con un motor Melex. Originariamente, en el año 1915, se lo fabricó para poder moverse dentro de la Exposición Internacional Panamá-California en la ciudad de San Diego.

Recién se había inaugurado el Canal de Panamá y se pensó que se sería una atracción permanente. Por eso el abogado Clyde Osborn construyó 200 Electriquette para que los visitantes a la muestra permanente la pudieran recorrer. El costo por el día era de 1 dólar del año 1915, que en la actualidad suman 24 dólares.

Furgón Ford A venido desde Brasil. La foto fue
tomada el viernes 9 de octubre en Autoclásica 2015.

Primera rareza que nos dio la bienvenida a Autoclásica 2015 y fueron precisamente Ochnio y Di Negro a los conocidos que vi ni bien ingresé a la muestra en el Hipódromo de San Isidro el viernes 9 de octubre por la mañana. La historia del armado de la réplica es un capítulo aparte.

Los que fueron con sus automóviles, y los dejaron en el estacionamiento, habrán visto la segunda rareza de esta crónica: un furgón Ford A que vino desde Brasil. Pocas veces se tiene la suerte de toparse con este tipo de versión. Para mí, los furgones, son una de las mejores piezas a restaurar y conservar. Los deportivos, los lujosos y los populares ya tienen quien les dedique tiempo en salvarlos del olvido.

Chasis y estructura de la carrocería de un MG TC del año 1947.
La foto fue tomada el lunes 12 de octubre en Autoclásica 2015.

En el stand de MG Club de Argentina se pudo ver cómo era la estructura, de chasis y estructura de madera, de un MG TC del año 1947. Interesante de ver la configuración de este deportivo inglés que sigue vigente luego de muchas décadas pasadas. Esa era otra de las rarezas de ver en Autoclásica 2015.

Exhibido en forma particular había un Jeepster en su primera versión que se lanzara a finales de la década del cuarenta en Estados Unidos. No se ve todos los días una unidad de semejante característica. Lástima que no estuviera indicado ni la marca, ni el modelo.

Jeepster exhibido en forma particular. La foto fue
tomada el viernes 9 de octubre en Autoclásica 2015

Aunque creo que eso no basta. Una muestra como Autoclásica tendría que ser mucho más didáctica y educativa, en especial para las nuevas generaciones. No es simplemente exhibir un automóvil es necesario contar algo de la historia de ese vehículo. De esa forma no solo pueden aprender los visitantes, sino que terminan por querer más a los autos del pasado.

Kaiser del año 1951 de dos puertas. La foto fue
tomada el lunes 12 de octubre en Autoclásica 2015.

Todos conocemos el Kaiser Carabela, o al menos muchos, pero cuántos saben de la existencia de una cupé del año 1951, antes que se lo fabricara por IKA (Industrias Kaiser Argentina SA) en la provincia de Córdoba. En el stand del Buenos Aires Club de Automóviles de Colección (BACAC) se expuso una unidad en muy buen estado de conservación.

Volkswagen especial del año 1951. La foto fue
tomada el viernes 9 de octubre en Autoclásica 2015.

Un bicho raro que parece, al menos por su cartel, que fue realizado en Argentina sobre la base de un Volkswagen Escarabajo en el año 1951. Esa pieza rara estaba en el stand de Argentina Volkswagen Club. Una mezcla de vehículo militar con arenero antiguo. Bastante extraño y es otra de las rarezas de Autoclásica 2015.

BMW Isetta 300 con batán. La foto fue
tomada el viernes 9 de octubre en Autoclásica 2015.

Que los BMW Isetta tenía poco espacio para la carga todos lo sabemos. Por eso Jorge Lizardo trajo a la muestra su microauto con un batán haciendo juego con el auto. Este vehículo estuvo expuesto en el stand del Club Argentino Scooters y Microcupés (CASYM) y se llevó el segundo premio en la categoría Microcupé.

Renault Gordini con batán. La foto fue tomada
el viernes 9 de octubre en Autoclásica 2015.

La gente del Club Gordini Baradero no se quedó atrás y llevó a un Renault Gordini con otro batán. Este de fabricación local que emulaba el accesorio original de Francia. Aunque el modelo francés no tenía los faros de la trompa, pero si la cola era similar a la del automóvil.

Otra vista del batán del Renault Gordini. La foto fue
tomada el viernes 9 de octubre en Autoclásica 2015.
Seguimos con las rarezas y nos topamos en el stand del Club Peugeot Clásicos de Argentina con una rural Peugeot 403 del año 1957. Por supuesto que importada desde Francia, en esa época todavía la empresa IAFA (Industriales Argentinos Fabricantes de Automóviles) no producía el modelo mencionado en el país.

Una Peugeot 403 rural del año 1957. La foto fue
tomada el lunes 12 de octubre en Autoclásica 2015.

El Club Fiat Clásicos de Argentina expuso una unidad Fiat 1800 de origen italiano en perfecto estado de conservación. No es habitual ver este automóvil en la calle y menos saber que su motor es de 6 cilindros en línea. Además perteneció a la Embajada de Italia en Argentina.

Fiat 1800 de origen italiano. La foto fue tomada
el viernes 9 de octubre en Autoclásica 2015.

Tal vez la joya de Autoclásica 2015 fue la cupé Chevy Baufer DB del año 1974 que es un automóvil único, que se creía perdido, y apareció. Luego de una rigurosa restauración otra vez está en carrera y tanto que se llevó el primer premio en la categoría Artesanía Argentina.

Chevy Baufer DB del año 1974. La foto fue tomada
el lunes 12 de octubre en Autoclásica 2015.

Sobre un tráiler, como para ir a competir a una carrera, estaba, en el stand del Club de Automóviles Clásicos, una réplica a escala, con motor eléctrico, de un Mercedes. Realmente el trabajo artesanal y los detalles eran asombrosos. Los caños de escape estaban azulados como cuando se los usa normalmente.

Auto eléctrico a escala. La foto fue tomada
el viernes 9 de octubre en Autoclásica 2015.

Para terminar con las rarezas de Autoclásica 2015 les mostraré un cuatriciclo hecho con un motor V8 que se exponía en el stand de Zschocke. Tengo mis dudas de la estabilidad de este vehículo. Creo que una acelerada bastaría para poner parado sobre sus dos ruedas traseras. Pero para demostrar que se puede hacer con un motor de esas características es suficiente.

Cuatriciclo con motor V8. La foto fue tomada
el viernes 9 de octubre en Autoclásica 2015.

Concluyo con el capítulo Autoclásica 2015 y que dejé para hoy las cosas que me parecieron más raras, o difíciles de encontrar en cualquier parte. En especial aquellos vehículos que son extraños en su especie. Ahora solo resta esperar hasta octubre de 2016, donde Archivo de autos estará nuevamente acreditado como prensa.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos