Lenguaje claro

lunes, 12 de octubre de 2015

Autoclásica en su edición 15ª

La primera vez que fui a Autoclásica fue hace dos años para su 13ª edición. Nunca antes había tenido la oportunidad de asistir. Claro que tampoco mucho antes existía Archivo de autos. En el año 2013 fui porque me invitó mi amigo fierrero Víctor Caputo, ahora en cambio la cosa fue bien distinta: estuve en la muestra como acreditado de prensa.

Los tres Krieger del año 1898 esperando la señal de partida de la carrera
en el circuito interno de Autoclásica 2015. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.


Eso para un sitio en Internet, que arrancó como un blog, que se dedica a los viejos autos que supimos conseguir, es un paso importante en su evolución. Ahora estuve presente junto los demás medios de prensa mucho más grandes que Archivo de autos.

Los lectores habrán leído, o leerán, otras crónicas de lo sucedido en la muestra más importante de América del Sur en otros sitios. Lo que leerán a continuación es mi visión personal de lo ocurrido con vivencias propias. Eso de que el periodismo es independiente es la mejor mentira jamás contada.

Un Buick ni bien se ingresa a Autoclásica 2015. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Como corresponde llegué solo al sitio luego de una hora y media de viaje en colectivo. Sí, Archivo de autos no tiene auto propio. Son cosas de la vida y de decisiones tomadas. Por un tiempo dudé que me acreditaran como medio de prensa, pero la gente que se encarga de la prensa en Autoclásica lo hizo. Así que ingresé al predio con mi pulsera naranja.

Un Leyland de carrera del año 1917. La fotografía fue tomada el viernes 9
de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Ni bien ingresé con mi flamante pulsera como acreditado de prensa comencé a encontrarme con conocidos, que son amantes de los fierros. Alejandro Ochnio, Fernando Gómez, Juan Pablo Arrighi, José Luis Murgo, Gustavo Feder y Diego Abal por mencionar a los que recuerdo.

Una cupé Packard de 8 cilindros en línea. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Como siempre caminar por ese boulevard interno del Hipódromo de San Isidro, en la provincia de Buenos Aires, es comenzar un viaje al pasado sin escalas. Contemplando automóviles de todas las épocas y con más de 30 años de antigüedad. En una parte de ese famoso Boulevard de los Jardines tuve la oportunidad de ver a tres ejemplares de Krieger eléctricos.

El stand de Bugatti junto al lago interno. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Encontrar con un Krieger eléctrico del año 1898 es algo propio de un museo de automóviles. Ahora toparse con tres unidades funcionando y con estado de conservación excelente, eso es otra cosa. No sé cuántos países, del Primer Mundo, puede contar con tanta cantidad de Krieger, encima que se den el lujo de correr una carrerita dentro del Hipódromo de San Isidro.

El de la izquierda en un Citroën Traction Avant 11 CV y el de la derecha un 15 CV.
La fotografía fue tomada el viernes 9 de octubre de 2015 en el
Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires

Eso es propio de Autoclásica y más si uno de los pilotos es una persona de 93 años como el ingeniero Sierra. Tuve la suerte de estar presente y por recordar el sonido de los viejos tranvías de Buenos Aires. O para los más jóvenes el sonido de los motores del subterráneo de la Línea A de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

El tablero del Cord 812 del año 1937. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Justamente elegí como primera fotografía la de los tres Krieger antes de iniciar esa demostración en plena Autoclásica 2015. Las siguientes 19 fotos son una especie de recorrido por la mayor muestra de autos antiguos y clásicos, que incluye a motos, colectivos y vehículos especiales, como los de vapor que abren la muestra, ni bien se entra al predio de 9 hectáreas.

El Jeep civil de Estados Unidos. La fotografía fue tomada el viernes 9 de
octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Las demás fotografías nos llevaran en un viaje en el tiempo por las décadas que nos demuestran la evolución de la industria automotriz mundial. Con la presencia de autos argentinos que fueron diseñados en el país y fabricados como fuera de serie. 

Una cupé Cadillac Sedan de Ville. La fotografía fue tomada el viernes 9 de
octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

También podrán apreciar cómo eran los autos de carrera de los inicios del siglo XX. Hoy ni siquiera nos animaríamos a circular a 60 kilómetros por hora en alguno de ellos. Sin embargo muchos de ellos hicieron parte de la historia del automovilismo deportivo.

Los Citroën DS en sus diferentes modelos y versiones. La fotografía fue tomada el
viernes 9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Esta decimoquinta edición de Autoclásica tuvo varios homenajes y festejos. Para empezar los organizadores, el Club de Automóviles Clásicos de la República Argentina, cumple 50 años de vida. Después tenemos tres aniversarios más, los 60 años del lanzamiento del BMW Isetta, el Peugeot 403 y el Citroën DS 19.

Los BMW Isetta en Autoclásica 2015. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

De este último automóvil en el stand del Club Citroën había varias unidades de diferentes años hasta llegar al CX 2400 que se importara en los años ochenta en Argentina. Incluso se presentó una de las unidades que corrieran los rallyes en África, mucho antes que se corriera el Dakar.

El auto del “El Santo”: una cupé Volvo P 1800 del año 1963. La fotografía fue tomada el
viernes 9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Los Bugatti también tuvieron su lugar en Autoclásica 2015 con distintos modelos de calle y de carrera. Incluso hubo un Bugatti Indy que corrió en la famosa carrera Indianápolis al mando de Macoco Álzaga. Tanto estas Bugatti como los Krieger mencionados nos demuestra que en Argentina hubo personas muy adineradas.

Dos Lancia Fluvia de diferentes años. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Como siempre les digo que en los inicios el automovilismo era una actividad para nobles o para millonarios. En Argentina no tuvimos nobleza pero si terratenientes con la suficiente fortuna para llevar la vaca en la bodega del barco, rumbo a las vacaciones en Europa, o para comprar un Krieger o una Bugatti.

El Lancia Stratos de Bertone. La fotografía fue tomada el viernes 9 de
octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

O un Cord, o varios. No es habitual encontrarse con un Cord 812. En Autoclásica 2015 vi dos. De uno de ellos, un convertible rojo, les muestro cómo era el tablero de este automóvil que sigue siendo considerando uno de los mejor diseñado del mundo.

Varios autos de carrera de fabricación argentina. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires

Los Citroën Traction Avant también estuvieron presentes y en este caso se podía comparar los 11 CV con los 15 CV, de seis cilindros en línea. Otro automóvil que produjo una revolución cuando apareció en el año 1934 en Francia.

Un GPA, un fuera de serie con mecánica de Fiat 125. La fotografía fue tomada el
viernes 9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Como siempre los vehículos militares están expuestos en el predio del Hipódromo de San Isidro. Me pareció interesante dejarles la versión civil del famoso Jeep que se comenzó a comercializar al finalizar la Segunda Guerra Mundial, destinado al campo de Estados Unidos.

Un Tulia GT de Tulio Crespi. La fotografía fue tomada el viernes 9 de
octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires

Los clásicos estadounidenses estuvieron presentes con inmensos Cadillac o Buick. Pasan los años estos automóviles fabricados en el norte del continente americano siguen sacando exclamaciones y suspiros de los que los observan. Son un derroche de material y hasta demasiados ostentosos, pero tienen un encanto que no decae con el correr de los años.

Si recuerdan el auto que conducía el protagonista de la serie televisiva “El Santo”, el actor inglés Roger Moore, pensaran en el Volvo P 1800 del año 1963 que estaba rodeado de otros Volvo de diferentes años en el stand correspondiente.

Los queridos y recordados colectivos porteños. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

Deportivos había para todos los gustos de todas las épocas, como el Lancia Stratos diseñado por Bertone y que lograra derrotar del podio al imbatible Alpine 1600 S. Desde Corvette pasando por Mustang y sin olvidarnos de los famosos Jaguar Type E. Todos estaban dando el presente en Autoclásica 2015.

Los queridos colectivos porteños estaban esperando pasajeros como en sus viejas épocas, claro que ahora solo estaban estacionados a la vera de un camino interno de las 9 hectáreas del Hipódromo de San Isidro. Y para terminar, por hoy, un párrafo para el Barrio de las Motos, como dieron en llamar al sector destinado a las motocicletas de todas las épocas.

Motos antiguas en Autoclásica 2015. La fotografía fue tomada el viernes
9 de octubre de 2015 en el Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires.

El lugar parecía uno de esos encuentros multitudinarios de motos que se suelen realizar a lo largo y ancho del país. No es habitual ver tanta cantidad de motos, y menos antiguas, como se vio en Autoclásica 2015. Las motocicletas Puma tuvieron su propio stand en ese sector de la muestra.

Hoy vimos un resumen de lo sucedido en Autoclásica 2015, pero mañana habrá una segunda parte con las rarezas que se expusieron. Fueron varias y merecen ser tratadas a parte. Así que será hasta mañana.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos