lunes, 1 de junio de 2015

Gringo, el jeep que no fue

Industrias Eduardo Sal-Lari (IES) lanzó a mediados del año 1989 un jeep de desarrollo propio con el motor derivado del conocido Citroën 3 CV. Se lo bautizó Gringo. Este vehículo 4 x 4 era de líneas similares a la camioneta Gringa que la empresa IES había lanzado al mercado en el año 1987, también con una versión furgón. Hoy veremos cómo era ese jeep que no fue.

El IES Gringo del año 1989 visto desde atrás. La fotografía fue
parte de la tapa de la revista Su Auto número 104 de julio de 1989.


El ingeniero Eduardo Sal-Lari ha sido criticado y elogiado por partes iguales, diría. Pero no es un tema que Archivo de autos querer debatir, sino contar lo que ese hombre trató de hacer por la industria automotriz argentina con más o menos fortuna. Con aciertos y errores. Recordemos que esta era una empresa automotriz chica en un mercado chico donde cada auto vendido suma y mucho.

A Sal-Lari no le tocaron las mejores épocas para desarrollar sus proyectos entre los cuales se contaba el Sudamericano un automóvil con vistas a ser fabricado en diferentes países de América del Sur. Está demás decir que no lo logró. No sé, a ciencia cierta, si por impericia de su parte o por obstáculos que le pusieron en el camino, o por las condiciones económicas que le tocaron vivir desde principios de los años ochenta hasta principio de los noventa.

Vayamos a conocer las características técnicas del Gringo de IES. El motor era el 635 E que derivaba del usado por el Citroën 3 CV en Argentina. Un paréntesis, el modelo 3 CV solo se conoció en el mercado argentino. La cilindrada era de 635 centímetros cúbicos. Los cilindros eran dos opuestos horizontalmente y la refrigeración era por aire. La potencia era de 36 CV DIN a 5.500 revoluciones por minuto.

IES Gringo de 1989 visto de frente. La fotografía fue tomada
de la revista Su Auto número 104 de julio de 1989.

El diámetro de los cilindros era de 76 milímetros y la carrera de los pistones de 70 milímetros. La relación de compresión de 9,1:1 y el combustible que lo alimentaba era nafta especial. El carburador era tipo 34 C con glicleur diámetro de 175 y corta ralentí. La luz de válvula, tanto las de admisión como las de escape, era de 0,20 milímetros y se regulaban en frío.

Este motor, el 635 E, en principio equipaba al Gringo y luego pasaría a ser el motor de toda la línea IES. Respecto al motor 602 había recibido una serie de modificaciones en la culata, los pistones, los aros y los cilindros. También hubo cambios en el árbol de levas, los resortes de las válvulas, y los retenes de las válvulas de escape. Hasta la caja de encendido había sufrido cambios.

El encendido era del tipo electrónico con sistema antirrobo con tarjeta de seguridad sin partes móviles y un limitador electrónico de revoluciones por minuto. El sistema eléctrico era de 12 volts con una batería de 32 amperes por hora con alternador para recuperar la carga de la batería.

Vista de perfil del IES Gringo de 1989. La fotografía fue tomada
de la revista Su Auto número 104 de julio de 1989.

La caja de velocidades era de cuatro marchas hacia adelante todas sincronizadas más marcha atrás con la palanca de cambios en el piso. El grupo cónico era de 8 x 31. La transmisión era doble con las ruedas delanteras con tracción permanente con dobles juntas homocinéticas tricanal. La tracción trasera era de acoplamiento mecánico con comando manual. El embrague era del tipo monodisco seco.

Los frenos eran hidráulicos siendo de disco en las ruedas delanteras con mordaza deslizante. En cambio las ruedas traseras tenían tambor autorregulable. El freno de estacionamiento actuaba sobre las ruedas traseras. La dirección era del tipo de cremallera. La suspensión delantera y trasera eran independiente con cuadrilátero deformable con amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales concéntricos.

La carrocería del Gringo era de PRFV (Plástico Reforzado con Fibra de Vidrio) fabricada en la localidad de Nueva Helvecia en Uruguay. Los uruguayos estaban muy perfeccionados en el tema del armado de las carrocerías de plástico. Sino recordemos el Grumett en sus diferentes modelos que se fabricó en el país vecino con mecánica Chevette de Brasil. La carrocería tenía estructura de metal anti deformable incorporada. El chasis era un tubo central similar a los usados por el Super América y la camioneta Gringa.

El portón trasero del IES Gringo de 1989 abierto. La fotografía fue
tomada de la revista Su Auto número 104 de julio de 1989.

Las medidas del IES Gringo eran las siguientes: largo, 3.530 milímetros; ancho, 1.530 milímetros; alto, 1.490 milímetros; distancia entre ejes, 2.145 milímetros; trocha delantera, 1.350 milímetros; trocha trasera, 1.350 milímetros y despeje, 350 milímetros. El peso en el orden de marcha era de 710 kilogramos y el peso total autorizado con carga 1.050 kilogramos. La capacidad del tanque de nafta era de 45 litros. La capacidad de aceite del motor era de 2,5 litros, la de la caja de cambios de 1,1 litros y la del diferencial trasero de 0,9 litros. El ángulo de vuelco era del orden de los 50º. Los neumáticos eran del tipo todo terreno de la medida 5,20 pulgadas x 14 pulgadas.

El tablero de simple de diseño moderno, para la época, y constaba de dos relojes. En el de la izquierda estaba el velocímetro con el odómetro y de la derecha eran testigos lumínicos con ideogramas que indicaban presión de aceite, batería, desgaste de pastilla de frenos delanteros, nivel de líquido de freno, cebador, luz alta, baliza y 4 x 4 accionada.

El Gringo tenía limpiaparabrisas eléctrico de 2 velocidades, balizas, luces de retroceso y la posibilidad de regular la altura de los faros delanteros. La palanca que accionaba, en forma manual, la doble tracción estaba ubicada por delante de la palanca de cambios, que estaba en el piso. Las teclas para accionar diversos accesorios se ubicaban por detrás del volante en forma satelital.

El tablero IES Gringo de 1989. La fotografía fue tomada de
la revista Su Auto número 104 de julio de 1989.

Lamentablemente las condiciones económicas imperantes en Argentina, entre los años 1989 y 1990, recuerden, los más viejos la hiperinflación, minaron el proyecto del Gringo. Para el año 1990 se había dejado de producir. Pero lo peor de todo era que significó el final de la empresa IES en Argentina. Así que del modelo Gringo se fabricaron muy pocas unidades.

La doble tracción que usaba el Gringo se podía montar en los demás modelos de la marca IES. Desde el año 1988 estaba disponible para toda la gama de vehículos, incluso se habían realizado estudios para exportarlos a Asia, Medio Oriente y Europa. A esos destinos IES había enviado vehículos para ser probados y luego homologados. Hasta Japón era uno de los destinos, posibles, de los automóviles IES.

Por ese entonces, 1989, se trabajaba en el desarrollo de un nuevo motor de 800 centímetros cúbicos refrigerado por agua que el banco de prueba entregaba 40 CV. Todo quedó en la nada luego del cierre de la empresa IES por serios problemas financieros que hicieron imposible su continuidad en el mercado argentino.

Ahora les cuento que esta nota nació porque en el grupo “Fierros Oxidados” de Facebook uno de sus integrantes, que también es seguidor de Archivo de autos, Noberto Núñez, me preguntó si había escrito una nota sobre la camioneta IES Gringa. Le contesté que no la he escrito aún, pero en el camino me topé con los datos técnicos e imágenes de época del Gringo en la revista Su Auto. Por eso es que pudieron conocer un poco más de cerca de jeep de IES.

Cuando logre dar con otras revistas Su Auto, que tengo archivadas en cajas, podré brindarles una nota sobre la camioneta Gringa. Mientras tanto se pueden entretener con esta nota del Gringo, un producto argentino, que tendría que haber tenido una mejor suerte en el mercado local, y porque no, en el mercado exterior.

Los datos técnicos y las fotografías de esta nota fueron tomados de la revista Su Auto número 104 del mes de julio de 1989 y que forma parte de ese archivo, que a esta altura, ya conocen los seguidores de Archivo de autos, el sitio de los viejos autos que supimos conseguir.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.