lunes, 5 de octubre de 2020

GPA y Phyton, dos autos artesanales argentinos

El GPA (Galluzzi, Pruden Automóviles) no es muy conocido por muchos fierreros, menos aún su evolución, o segunda versión, el Phyton. Esta nota no solo se los presentará, a muchos, sino que ahondarán con fotos y documentos de época. Todo para contar la historia de este auto artesanal argentino.



Nace el GPA


El GPA ha sido tema de notas pasadas en Archivo de autos y al final de esta nota les dejo los enlaces, para los lectores interesados. La idea de esta nota es contar los antecedentes de este fuera de serie argentino y su aparición en el mercado interno.

La revista Parabrisas Corsa, en su número 347, del 12 al 18 de diciembre de 1972, le realizó una entrevista a viejos pilotos de competición. Entre ellos estaba Miguel Ángel Galluzzi que contó de su proyecto de fabricar un fuera de serie en Argentina.


En un recuadro publicado, en la página 29, menciona que ese fuera de serie sería una réplica del Alfa Romeo 1750. Para los lectores que no conocían al GPA ahora entenderán las líneas de su carrocería. La mecánica que se usaría sería la del Fiat 125, por la relación que tenía Galluzzi con Fiat Concórd.

Además en ese recuadro menciona que el modelo se comenzaría a producir en marzo de 1973. Pero no fue así. El Pruden de la sigla GPA fue el inversor que puso el dinero para la producción del auto artesanal. La idea del auto era de Galluzzi. Pero más gente intervendría en la concreción del fuera de serie.

El GPA es una realidad


La empresa que fabricó el GPA fue FAAS (Fábrica de Automóviles Sport SA). También será la que produzca la única unidad del Phyton, pero para eso todavía faltaban algunos años. El sábado 12 de octubre de 1974 sale publicado un artículo en el diario Clarín dando cuenta de un nuevo deportivo: era el GPA.


En este caso se trataba de un prototipo que se le estaban haciendo pruebas para su puesta en producción. Se le habían realizado 20.000 kilómetros para buscar errores, fallas y lograr las mejoras necesarias. En realidad fue un adelanto a la prensa que publicó el diario Clarín.

Federico Pruden fue el que financió el proyecto del GPA, pero no fue el único que intervino en su concreción. El diseño de la carrocería fue obra de dos personas: el arquitecto Rodolfo Iriarte y el ingeniero Hugo Gramigna. Además otras dos personas, que figuraron para la prensa, fueron Jorge Mecone y Ernesto Casado.

Ambos eran los encargados del armado de los GPA. En una reciente charla con Diego Gera, dueño del único Phyton, me contó que pudo hablar con uno de los mecánicos que fabricaron al GPA.  Le contó que el armado era totalmente a mano. Es decir que era un auto artesanal 100%.

La presentación a la prensa


El viernes 30 de mayo de 1975, el diario La Nación, publica un artículo con la presentación oficial del GPA. Dicha presentación se realizó en las oficinas de FAAS en la calle Bouchard 680 de la ciudad de Buenos Aires. En cambio la fábrica del GPA estaba ubicada en la calle Suárez 2857, también de la ciudad de Buenos Aires.


Ambas direcciones constaban en las fotos de prensa que ilustran esta nota. Incluso hasta los teléfonos: 31-0054/66 para la administración y 28-0177/8870 para la fábrica. Datos que se suman para documentar la historia del GPA en nuestro país.

La presentación del GPA estuvo a cargo de Federico Pruden, que fue el único orador, tal como se mencionó en el artículo periodístico del diario La Nación. Todo eso gracias a que conservé esos dos recortes de esos dos diarios porteños mencionados.

Pero ahora hemos sumados más datos y documentos, como la entrevista con los antecedentes, o la prehistoria del GPA en diciembre de 1972. Cosa que recién vería la luz pública en octubre de 1974, es decir casi dos años más tarde.


Un dato antes de continuar con esta historia. El GPA es confundido, casi siempre con el Eniak Antique, incluso este año escribí una nota al respecto. Pero si tomamos el año 1974 como de conocimiento público faltaba 9 años para que se presentara el Antique, que se concretó a finales del año 1983.

Los datos técnicos


Mencioné cómo nació, y quiénes, fueron los creadores del GPA. Ahora veamos cuál eran sus datos técnicos. Para empezar el motor, la caja, la transmisión y el diferencial trasero pertenecían al Fiat 125. En cambio la dirección correspondía al Fiat 128. Es decir se usaba una mecánica de serie y fácil de conseguir repuestos.

Además de usar un motor con prestaciones deportivas. Recordemos que el motor del Fiat 125 fue el único producido, en Argentina, con dos árboles de levas a la cabeza. Por otro lado daba 100 HP SAE a 6.200 revoluciones por minuto en el año 1975.


La suspensión era de los modelos Fiat, así constaba en la información de prensa. Los frenos eran de discos adelante y a tambor atrás. El diferencial tenía una relación 10/41, mientras que los neumáticos eran de la medida 180 x 14 pulgadas. Las llantas deportivas eran de diseño exclusivo para el GPA. Los colores ofrecidos eran manteca y negro, rojo y negro y verde inglés.

Las dimensiones eran las siguientes: largo, 3.900 milímetros; distancia entre ejes 2.500 milímetros, alto,  1.300 milímetros y despeje 200 milímetros. El peso total del prototipo era de 780 kilogramos y 850 kilogramos de la versión presentada a la prensa en 1975.

El precio y la producción


Según la información de prensa el valor de venta, en el año 1975, el GPA costaba 350.000 pesos ley. El precio expresado en dólares, al mes de mayo del mencionado año, eran unos 7.500. Ese valor traído a nuestros días, e inflación mediante, son 37.134,97 dólares.


Según los datos brindados por algunas de las personas que fabricaron el GPA solo se produjeron entre 8 y 9 unidades. Solo esa exigua cantidad de una producción a futuro que pensaba entregar entre 100 y 120 unidades al mercado. ¿Pero a qué mercado? Los creadores del GPA pensaron, no en el mercado argentino, sino en exportarlo a Estados Unidos.

No se pudo concretar el proyecto. Recordemos que a mediados del año 1975 se produjo el “Rodrigazo”, el efecto económico-financiero que desató una hiperinflación en el mercado argentino. Eso, seguramente, fue la tumba del GPA. Pero no estaba muerto del todo.

El Phyton


De adolescente me interesaron los autos e investigar un poco sobre ellos. Así que en el año 1979 envié una carta a FAAS y me respondieron el 27 de julio de 1979. Pero ya no de la ciudad de Buenos Aires, sino de la ciudad de Tigre ubicada en el norte del Gran Buenos Aires, en la provincia del mismo nombre.


En esa carta, que es uno de los documentos que ilustran esta nota, se me contaba no solo del valor del Phyton, nuevo nombre adoptado para esta segunda versión del GPA, sino que también se me informaba de su valor de venta: 25.000 dólares.

El tema que en ese momento, en Argentina, se acaba de abrir el mercado de la importación de vehículos. Un fuera de serie como el Phyton, y a ese valor, poco podía hacer dentro del mercado interno. Además tenía una demora de fabricación de unos tres meses.


Toda esta información gracias a que conservé esta carta del año 1979 y es el antecedente del único Phyton producido que se concretó en el año 1981. Esa unidad es la que está, actualmente, en manos de Diego Gera un reconocido chef argentino, y seguidor de Archivo de autos.

Diferencias con el GPA


Roberto Ábalo (h) era la persona que había comprado la empresa FAAS para producir el Phyton, incluso en forma de kit, como se menciona en la carta mencionada. Él tenía una empresa que fabricaba veleros de fibra de vidrio y por eso la carrocería del Phyton era de ese material.


A diferencia de la carrocería del GPA que era de chapa número 18 decapada, mientras que el capot y los laterales eran de aluminio. En ambos modelos la carrocería se asentaba sobre un chasis tubular. El motor seguía siendo del Fiat 125, ya que Sevel Argentina (Sociedad Europea de Vehículos para Latinoamérica) todavía no lo había discontinuado.

En cambio el tren delantero del Phyton era del Ford Taunus y el diferencial trasero del Dodge 1500. Tal vez mejoras para este fuera de serie artesanal, que los primeros modelos, vistos de perfil, tenían la rueda trasera muy cerca del interior de guardabarros.

El único Phyton


Tan único es el Phyton de Diego Gera que está asentado como un vehículo AFF (Armado Fuera de Fábrica). El resto es similar con algunos detalles en luces y terminaciones. Pero sigue siendo un vehículo atractivo a la vista y que pone en dudas a muchos por su marca.


Para que los lectores de Archivo de autos tengan una idea de lo que significaban esos 25.000 dólares a mediados de 1979, les cuento, que ahora con la actualización pertinente son 94.894,39 dólares. Es decir un auto para muy pocos.

En algunas de las fotografías que ilustran esta nota pueden ver un GPA de color verde, uno de los colores que vino pintado, junto al Phyton de color rojo Ferrari. En esa imagen podrán ver algunas de las diferencias estéticas que he mencionado.

Consideraciones finales


La idea de esta nota, lo primero y fundamental, fue dar a conocer, a más lectores, de la existencia de estos fuera de serie argentinos: el GPA y el Phyton. Luego señalar las diferencias, en las dos etapas que tuvo, aunque la segunda no pasó de solo tener una unidad.

Pero lo importante es que esa unidad del Phyton está viva, y de uso frecuente por su propietario. Ya encontrarán los lectores la nota con la historia del auto de Diego Gera. El rescate histórico del GPA nos hace comprender qué querían hacer algunos emprendedores argentinos, en especial con estos fuera de serie deportivos.


Autos con diseños clásicos, algo que supo plasmar, con mucha mejor suerte, el Eniak Antique. La idea era la misma, pero en otro contexto histórico de nuestro país. Lo mejor de todo es contar con el material documental para dar testimonio, en especial a las nuevas generaciones.

Quiero agradecer a Gustavo Feder, editor de Autohistoria, por la gentileza de las fotos en blanco y negro del GPA. Ambos decidimos, como un homenaje a José Luis Murgo, editor de Coche Argentino, que falleció en el año 2018, poner la marca de agua de su sitio en esas fotos. José Luis hizo en vida mucho por ese rescate histórico de los autos argentinos.


Las fotos del GPA verde fueron tomadas en AutoClásica 2015, en cambio en las que está el GPA está junto al Phyton rojo son de AutoClásica 2017 y en la que el Phyton está solo fue tomada en AutoClásica 2018. Las dos últimas fotos del Phyton fueron tomadas en Expo Auto Argentino 2019.

Esta nota está dedicada a la memoria de José Luis Murgo, editor de Coche Argentino fallecido el 9 de junio de 2018.

Los enlaces con las notas publicadas en el blog de Archivo de autos:





Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: 

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #AutoArgentino, #GPA, #Phyton, #FAAS, #FábricadeAutomóvilesSportSA, #año1974, #año1975, #año1979, #año1981, #fueradeserie, #AFF, #autodeportivo, #autoartesanal, #HechoenArgentina, #MadeinArgentine, #PRFV, #Autohistoria, #CocheArgentino, #JoséLuisMurgo, #GustavoFeder

1 comentario:

  1. siempre me llamó la atención ese desfasaje entre el eje trasero y la línea del guardabarros, mas allá de eso, un interesante desarrollo, una vez mas, apagado por las vicisitudes y vayvenes del país. Personalmente, encuentro mas lograda la línea del Antique, pero eso ya es terreno del gusto personal, y, para nada, intenta menospreciar el trabajo del GPA o el Phyton. Un saludo. Luis

    ResponderBorrar