lunes, 10 de diciembre de 2018

Arte y autos en la Fundación Lory Barra

La invitación de Gustavo Feder a visitar la 4ª Expo Artistas de Automovilismo, que se realizó los días 8 y 9 de diciembre, en la Fundación Lory Barra, ubicada en el Camino de la Ribera en la ciudad de San Isidro, en la provincia de Buenos Aires, fue la vía para conocer la muestra artística y el lugar.


Nunca antes había estado en la Fundación Lory Barra, pese a toda la información que tenía de las actividades que allí se realizan. Desde exposiciones, como es en este caso, a los curso de capacitación que dictan. Ahora tengo una idea cabal del sitio.


La muestra artística fierrera, le podríamos decir, estuvo acompañada de varios autos clásicos, deportivos y de competición. Como para terminar de darle un marco, un entorno, a las pinturas, dibujos, esculturas y maquetas que exhibieron los distintos artistas.


Una manera de tener un contacto directo con los creadores de esas obras de arte fierrero. Hace un tiempo que vengo pensando en armar una sección dedicada al arte fierrero, así que visitar la muestra es parte de ese proyecto, todavía en carpeta.


Siempre pasa que uno se encuentra con conocidos, o es presentado a otros amantes de los fierros del pasado. A los primeros que encontré, con su stand de libros, fueron Gabriela Tenner y Claudio Castro, los responsables de Lenguaje claro Editora. Ahí estaban sus libros fierreros para ser adquiridos por los visitantes.


Más tarde llegaría Gustavo Feder con Gabriela Perugini, su novia. Así que tuvimos el gusto de hablar no solo de autos, algo que es inevitable en este tipo de exposiciones. Con Gustavo fuimos a ver los cuadros de arte digital que tenía colgados en el sector que le asignaron.


Justo delante tenía estacionado el Peugeot 204 propiedad de Marcelo Netcoff, otro conocido de exposiciones, además de ser seguidor de Archivo de autos. Ahí estuvimos un rato hablando de autos, de historia y demás.


Luego vino una recorrida más detallada de la muestra para hacer las consabidas fotografías que son las que ilustran esta crónica de lo visto el sábado 8 de diciembre. El día, en ese caso, acompañó y el sol se hizo presente.


Pero no era un impedimento que lloviera, ya que el lugar es cerrado tanto para las obras de arte como para los autos exhibidos. Para los lectores que conocen la Fundación Lory Barra saben de qué hablo. El tema es lo apartado del lugar para llegar a pie. Es recomendable ir en auto, ya que no hay transporte público que acerque demasiado.


En las distintas fotografías verán a los artistas plásticos con sus nombres, por orden alfabético, entre sus obras expuestas. Pero no solo fue eso la 4ª Expo Artistas de Automovilismo. También hubo autos expuestos algunos clásicos de la industria automotriz argentina.


Tal vez los más cercanos a nuestro siglo XXI fueron dos unidades de Ford Sierra: una rural y una cupé XR4. Repasemos los autos que estuvieron expuestos, arrancando por los más pequeños. Al entrar un De Carlo Minicar nos recibía y era el vecino del stand de Lenguaje claro Editora. Enfrente estaba el BMW Isetta de Ernesto Parodi.


Dos NSU Prinz también eran parte de la muestra. Incluso uno de ellos era de Alberto Rosales, que participó del XVI Gran Premio Argentino Histórico, que organiza el ACA (Automóvil Club Argentino). Este segundo NSU Prinz ya estaba ubicado en la otra ala de la Fundación Lory Barra, donde se ubicaron todos los artistas plásticos.


Entre los autos clásicos argentinos se pudo ver dos Peugeot 504, dos Dodge Coronado, de distintas épocas, una cupé Dodge GTX, dos Lutteral Comahue, uno de ellos el SST-80 que cuida Guillermo Suárez. Justamente con el hablamos un ratito de autos viejos.


Una cupé Torino 380 también fue parte de la muestra, como las unidades de Ford Sierra, antes mencionadas. A la entrada también estaba el Rambler Ambassador de Eduardo Nolazco, que contrastaba con el BMW Isetta amarillo, que estaba a su lado.


Del otro flanco estaba una réplica nacional de un Alfa Romeo con mecánica Fiat 125. El nivel de detalles es increíble y el acabado de la carrocería de fibra de vidrio impecable. Si al visitante a la muestra no le avisan, que el auto es un desarrollo argentino, uno lo tomaría como llegado de Italia.


Al lado un Chevrolet Corvette seguía de compañero en la categoría deportivo y compartiendo carrocería de plástico. Otro auto que llamaba la atención por lo impecable de su estado de conservación. Un detalle: tenía una patente de las nuevas de uso legal en Argentina. Lo cual indica que fue nacionalizado recientemente.


En la categoría de competición se pudo ver una cupecita de TC (Turismo Carretera) que corriera el piloto Carlos Pairetti. La otra unidad fue un Fórmula Mini Junior. Un deportivo artesanal con carrocería de aluminio pulido y mecánica BMW era la otra demostración del trabajo argentino. Un Ford Falcon Angostado también fue parte de la muestra.


Un Volkswagen Escarabajo estuvo presente casi al fondo de la muestra donde estaba rodeado de autos argentinos y obras de arte, cerca del lugar que estaban las maquetas de autos de carrera de diferentes épocas, e incluso un motor en miniatura que funcionaba.


Una mezcla de obras de arte con autos reales. Una manera de unir la veta artística con la mecánica. Una forma de plasmar en una pintura, o escultura, ese sentimiento fierrero que anida en muchos de los argentinos.


Antes de terminar una crítica. En el afiche de la muestra se dice que la Fundación Lory Barra está a 8 cuadras de las Avenidas Santa Fe y Márquez, justo donde se encuentra el Hipódromo de San Isidro. Porque las caminé puedo asegurar que el trayecto tiene el doble de extensión… No es por molestia en caminar, sino por falta de veracidad al informar al visitante.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos no cuenta con ningún apoyo publicitario. Es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #Crónica, #4ªExpoArtistasdeAutomovilismo, #FundaciónLoryBarra