lunes, 6 de abril de 2015

Millecento y argentino

La empresa Fiat Concórd tomó la decisión de fabricar el Fiat 1100 103 D en el año 1960 y se convirtió en el primer automóvil de la marca italiana construido en el país. Se lo fabricó hasta el año 1963 cuando aparece en escena el Fiat 1500 y el 1100 pasó a cuarteles de invierno y para muchos fue un dolor el cese de su producción.

Fiat 1100 103 D del año 1960 fabricado en Argentina por Fiat Concórd.
La fotografía es de la revista Parabrisas número 5 de marzo de 1961.


Este modelo del Millecento, tal su denominación en italiano, era la versión de exportación de la Fiat Auto SpA (Società per Azioni) y Fiat Concórd lo produjo en su planta de la provincia de Buenos Aires, conocida como planta Caseros, pero técnicamente ubicada en la localidad de Villa Bosch. Lugar donde asentaría sus reales Sevel Argentina (Sociedad Europea de Vehículos para Latinoamérica) y en la actualidad es la planta de Peugeot-Citroën. Cosas del mercado argentino de automóviles.

El motor era tipo 103 D.000 de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 1.089 centímetros cúbicos con una potencia de 43 CV DIN o 48 HP SAE a 4.800 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 7:1. El diámetro de los cilindros era de 68 milímetros y la carrera de los pistones 75 milímetros. El sistema eléctrico era de 12 volts a 32 amperes por hora con dinamo para recargar la batería.

Trompa, cola y perfil izquierdo con sus puertas abiertas del
 Fiat 1100 103 D del año 1960. Las fotografías son de la 
revista Parabrisas número 5 de marzo de 1961.

La caja de velocidades era de cuatro marchas y marcha atrás sin sincronizado de la primera marcha. La palanca de cambios estaba ubicada en la columna de dirección. Las relaciones de las velocidades eran las siguientes: primera, 3,86:1; segunda, 2,38:1; tercera, 1,57:1; cuarta, 1:1 y marcha atrás, 3,86:1. El embrague era monodisco seco con mando mecánico. El diferencial hipoidal trasero tenía una relación de 4,3:1.

Los frenos eran hidráulicos de tambor en las cuatro ruedas con sistema autocentrante. El diámetro de las campanas era de 250 milímetros y la superficie total de frenado era de 987 centímetros cuadrados. Según el primer road test realizado por la revista Parabrisas el Fiat 1100 frenaba muy bien. Era uno de los mejores autos argentinos en cuanto a frenada. Juan Andreazza, de Fiat Concórd manejó el Millecento en las pruebas y les hizo tocar las campanas, luego de las pruebas, y éstas estaban frías.

La dirección era del tipo de tornillo y rodillo con una relación de 16,4:1. Se necesitaban de 3,25 vueltas para llevar el volante de tope a tope. El volante era sencillo de dos rayos, similar al del Fiat 600, con el clásico aro cromado para accionar la bocina. El radio de giro mínimo era de 5,25 metros.

Interior del Fiat 1100 103 D de 1960. De arriba, abajo: puerta delantera izquierda abierta, tablero y asiento
 trasero visto del lado izquierdo. Las fotografías son de la revista Parabrisas número 5 de marzo de 1961.

La suspensión delantera era independiente con trapecio deformable transversal con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos con barra estabilizadora. El tren delantero tenía un falso chasis donde se sujetaba la suspensión y el motor. La suspensión trasera era mediante eje rígido con elásticos tipo ballesta longitudinal con amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora igual que en el eje delantero. Los amortiguadores, tanto delanteros como traseros eran de doble efecto.

Las dimensiones del Fiat 1100 103 D del año 1960 eran las siguientes: largo, 4.090 milímetros; ancho, 1.458 milímetros; alto, 1.490 milímetros; distancia entre ejes, 2.340 milímetros; trocha delantera, 1.232 milímetros; trocha trasera, 1.215 milímetros y despeje, 130 milímetros. El peso vacío en el orden de marcha era de 885 kilogramos, el peso total con carga era de 1.215 kilogramos y la capacidad del tanque de combustible era de 38 litros. Los neumáticos eran de la medida 5.70 x 14 pulgadas.

Veamos algunas de las performances que arrojó el road test de la revista Parabrisas número 13 de noviembre de 1961. Para empezar la velocidad máxima era de 122,400 kilómetros por hora, promedio en dos pasadas en sentido opuesto. Según fábrica el Millecento podía alcanzar los 120 kilómetros por hora, por lo visto en el test era cierta la velocidad máxima declarada.

Vista del motor Fiat 1100 103 D del año 1960 fabricado en 
Argentina por Fiat Concórd. La fotografía es de la revista 
Parabrisas número 5 de marzo de 1961.

Como dije anteriormente se elogiaron mucho el accionamiento de los frenos por precisos y por no acusar fatiga. El consumo fue de 9,3 kilómetros por litro circulando en la ciudad de Buenos Aires. En ruta a 80 kilómetros por hora se lograron 12,7 kilómetros por litro. No era, palabras de los testers, un auto muy económico pero cumplía su cometido.

Lo que se elogió mucho fueron la calidad y terminación general del Fiat 1100 de 1960. Lo único que se lamentaba era el escueto tablero que solo tenía velocímetro de cinta y cuentakilómetros, sin parcial y medidor de aguja para el nivel de combustible. La presión de aceite, la carga de la batería y la temperatura del agua eran indicadas mediante testigos luminosos. En las primeras unidades del año 1960, como la testeada por Parabrisas, no tenían testigo de temperatura del agua.

El Millecento podía llevar a seis personas por tener asientos enterizos adelante y atrás, pero en viajes largos lo mejor eran cinco pasajeros o para mayor comodidad cuatro adultos. Según fábrica eran cuatro las personas a transportar más 50 kilogramos de equipaje. El baúl se llevó las palmas de los periodistas, que probaron el Fiat 1100, por la gran capacidad considerando el tamaño del auto, digamos que era un chico grande o mediano chico. Elijan la categoría que más les guste.

El Fiat 1100 103 D fue un buen producto de Fiat Concórd y muchos lamentaron que se lo discontinuara con la aparición del Fiat 1500. Pero hay que reconocer que ya era un modelo antiguo que había visto la luz, en Italia, allá por el año 1949, pero no por eso menos eficiente a la hora de desempeñarse como medio de transporte. Pero el tiempo pasa y es inexorable para los automóviles, se ponen desactualizados con las nuevas tendencias y en especial con la competencia. Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas número 5 del mes de marzo de 1961.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.