martes, 7 de abril de 2015

Sierra con motor Cosworth

Los europeos tuvieron la suerte de conocer automóviles que llevaron motores Cosworth que los hacían extremamente deportivos, pese a ser de calle. Hoy veremos uno de esos, el Ford Sierra RS Cosworth del año 1986. Este automóvil había sido presentado en España en mayo de 1986 y se lo vendía en Italia desde julio del mismo año. Gracias a una nota publicada en la revista italiana Automobilismo es que conoceremos como era ese Sierra que nunca llegó a estas playas del sur del continente americano.

El Ford Sierra RS Cosworth de 1986 importado a Italia desde Alemania.
La fotografía es de la revista Automobilismo de diciembre de 1986.


En Argentina, de la mano de Ford Motor Argentina, se fabricó la cupé Ford Sierra XR4 con un doble alerón en el portón trasero. En este caso del Ford Sierra RS Cosworth ese alerón era de un solo nivel y montaba un motor de 2 litros. Ese motor los podía llevar a mucho más de 200 kilómetros por hora como veremos. Vayamos a conocer un poco los datos técnicos de este auto vendido en Italia por la Ford Italiana SpA (Società per Azioni).

El motor era de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 1.993 centímetros cúbicos con una potencia de 204 CV a 6.000 revoluciones por minuto. El diámetro de los cilindros era de 91 milímetros y la carrera de los pistones de 77 milímetros con una relación de compresión de 8:1. La distribución se hacía por dos árboles de levas a la cabeza que comandaban las 16 válvulas del motor Cosworth. Los dos árboles eran comandados por una correa dentada y la refrigeración era por agua.

El frente y la cola del Ford Sierra RS Cosworth de 1986
 importado a Italia desde Alemania. La fotografía es de la 
revista Automobilismo de diciembre de 1986.

La alimentación del motor Cosworth era mediante inyección electrónica de marca Weber con un turbocompresor marca Garrett To3R que poseía intercooler. El encendido era electrónico. La batería era de 12 volts con una capacidad de 88 amperes por hora y el alternador era de 70 amperes.

La caja de velocidades era de cinco marchas con marcha atrás con palanca de cambios en el piso. Las relaciones de las velocidades eran las siguientes: primera, 2,957:1; segunda, 1,937:1; tercera, 1,336:1; cuarta, 1,000:1; quinta, 0,804:1 y marcha atrás, 2,755:1. El diferencial, de ubicación trasera, tenía una relación de 3,640:1 y el acoplamiento era del tipo viscoso. El embrague era del tipo monodisco seco. La medida de los neumáticos eran 205/50 VR 15. La capacidad del tanque de combustible era de 60 litros.

El tablero del Ford Sierra RS Cosworth de 1986. La fotografía es
de la revista Automobilismo de diciembre de 1986.

La suspensión delantera era independiente del tipo Mc Pherson con barra antirrolido. La suspensión trasera también era independiente con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra antirrolido. Los frenos delanteros eran de disco ventilados y los traseros eran de disco con servo freno con amplificador de presión y ABS (AntiblockierSytem, en alemán o Antilock Brake System, en inglés). La dirección era del tipo de cremallera servo asistida a depresión. El número de vueltas, de tope a tope, era de 2,63 y el diámetro de giro era de 9,80 metros.

Las medidas de la cupé Ford Sierra RS Cosworth eran las siguientes: largo, 4.460 milímetros; ancho, 1.730 milímetros; alto, 1.380 milímetros; distancia entre ejes, 2.068 milímetros; trocha delantera, 1.438 milímetros y trocha posterior, 1.446 milímetros. El peso en el orden de marcha era de 1.240 kilogramos. La velocidad máxima era 240 kilómetros por hora y la aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora era de 6,8 segundos. El consumo en ciudad era de 8,06 kilómetros por litro. En ruta a 90 kilómetros por hora el consumo era de 13,51 kilómetros por litro. En cambio a 120 kilómetros por hora se podían hacer 10,63 kilómetros por litro.

El interior del habitáculo del Ford Sierra RS Cosworth de 1986. 
La fotografía es de la revista Automobilismo de diciembre de 1986.

Según los periodistas de la revista Automobilismo número 13 de diciembre de 1986 el Ford Sierra RS Cosworth era un muy buen auto. Lo peor de todo era la visibilidad en especial hacia atrás por el enorme alerón del portón trasero. El motor, la velocidad y la aceleración eran excelentes según la gente de la revista italiana. La calificación de óptimo se la llevaron los frenos, la caja de cambios, la dirección y la elasticidad del motor. En cambio el consumo era algo elevado dada la gran potencia que brindaba el turbocompresor Garrett.

Los colores que traía en su carrocería la cupé Ford Sierra RS Cosworth de 1986 era piedra de la luna (el que se ve en las fotos), blanco y negro. La garantía era de 12 meses con kilometraje ilimitado y 6 años anticorrosión. La entrega del auto en Italia era de 70 días y el precio, para diciembre de 1986, era de 32.205.000 de liras. En Italia era un automóvil importado desde Alemania y fabricado por Ford Werke AG (Aktiengesellschaft).

El motor del Ford Sierra RS Cosworth de 1986. 
La fotografía es de la revista Automobilismo de diciembre de 1986.

La cupé Ford Sierra RS Cosworth traía el lugar, en el tablero, para colocar un auto estéreo de alta fidelidad y los parlantes en las puertas. En muchos países europeos, a diferencia de Argentina, los equipos de sonido no vienen de fábrica, a menos que se lo pida expresamente. Esto sucede porque se toma un valor fiscal, por el equipo de audio, que aumenta considerablemente el precio final del automóvil. Esto es muy manifiesto en Francia donde se podía ver tableros de autos de alta gama, como el Peugeot 605, sin equipo de sonido o radio alguna.

Gracias a una vieja revista italiana del año 1986 pudimos conocer a esta cupé Ford Sierra que en Argentina nunca soñamos con tener dentro del reducido mercado local. Un tipo de automóvil de estas características era, y sigue siendo, impensado de colocar entre los potenciales clientes. No existe un potencial mercado para un auto que se podría llegar a considerar un fuera de serie, dado las características del mercado argentino. Un deportivo fabricado en serie, pero con un mercado de clientes muy chico para ser rentable para las terminales locales.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.