jueves, 23 de abril de 2015

Deportivo con nombre de bebida

Los hermanos ingleses John y Richard Bolster, de 19 y 17 años de edad respectivamente, construyeron su primer automóvil de carrera en el año 1929. Lo bautizaron Bolster Special, pero trascendieron en la historia de la industria automotriz como Bloody Mary. Lo apodaron con el nombre de una famosa bebida.

Un Blood Mary del año 1931 a la salida de una curva.


Para construir su primer Bloody Mary usaron un viejo motor J.A.P. (John Alfred Prestwich) que fabricaba la empresa JA Prestwich Industries para motocicletas. Este motor tenía 2 cilindros en V con doble árbol de levas a la cabeza con 13 CV y 760 centímetros cúbicos de cilindrada.

Montaron este motor sobre un chasis de madera reforzado con ángulos de acero. Este tipo de chasis se mantuvo hasta el año 1934 sin cambios en la última versión del Bloody Mary que tenía una cilindrada de 1.962 centímetros cúbicos con una potencia de 120 CV. Pero el primer auto de los hermanos Bolster no tenía carrocería.

Para el año 1931 lograron que el Bolster Special estuviera preparado para competir en la primera competencia. El motor que le colocaron era otro J.A.P. pero de 981 centímetros cúbicos con una potencia de 30,6 CV a 4.000 revoluciones por minuto. Ese auto es el que vemos en la vieja fotografía a la salida de una curva en las clásicas competencias inglesas de trepada.

Los hermanos Bolster se alternaban indistintamente en el manejo del Bloody Mary y lograron llevarlo a la victoria en varias carreras en cuesta. Para el año 1933 otro motor J.A.P. tipo carreras de 50 CV y 931 centímetros cúbicos con válvulas en la cabeza, que fue rescatado de una moto Brough Superior que había sufrido un accidente. Al mando de John Bolster el Bloody Mary, alimentado por una mezcla alcohólica, venció en la categoría Carreras de 1.100 centímetros cúbicos en todas las pruebas.

En 1934 se recuperó otro motor de una motocicleta Brough Superior y se lo sumaron al motor del año anterior. Fue una tarea complicada sincronizar los dos motores, pero se logró y el Bloody Mary se convirtió en un verdadero auto de carrera con una potencia de 120 CV a 5.500 revoluciones por minuto. Se le colocaron frenos a tambor en las ruedas delanteras de un Austin Seven.

La primera carrera del Bloody Mary fue en Lewes donde venció en la categoría de 2 litros. El auto siguió ganando carreras hasta el año 1937 en las pruebas en cuesta. Pero John Bolster pensó que el auto estaba superado y lo abandonó en un granero y dedicó a otros automóviles.

Luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial lo recuperó del granero y le colocó dos nuevos motores y otra vez se lanzó a correr en carreras en cuesta. Este tipo de competencias se volvieron muy populares, al fin del conflicto bélico, por lo destruido que habían quedado los circuitos por los bombardeos.

Luego de un accidente, en el año 1949, que sufriera John Bolster en el circuito de Silverstone, al mando de otro automóvil, tuvo que retirarse definitivamente de las pistas. El Bloody Mary fue abandonado definitivamente. La fotografía del Bloody Mary del año 1931 fue tomada de la Enciclopedia Salvat del Automóvil editada en el año 1974 en España.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.