domingo, 8 de febrero de 2015

Un Ford Cougar con alma de Thunderbird

Hace dos semanas atrás jugamos a develar en qué automóvil estaba basado un “dream car”. La respuesta fue Ford Cougar (puma) 406, pero no era tan correcta como parece. Porque un seguidor de Archivo de autos me hizo notar, con tino, que el “dream car” tenía su plataforma en común con el Ford Thunderbird (pájaro de trueno). Esa persona es F62, un seguidor inquieto con grandes conocimientos y habilidad para investigar en Internet.

Ford Cougar 406 de 1962 un “dream car” presentado en el Salón del 
Automóvil de Chicago en Estados Unidos. La fotografía es una gentileza 
de http://www.carstyling.ru/en/car/1962_ford_cougar_406/


Gracias a él descubrí algo más acerca de este “auto de ensueño”. A esta altura del partido debo aclarar que los “dream cars” de los años cincuenta y sesenta no eran precisamente “concept cars”, tal como conocemos a prototipos de futuros automóviles que pueden llegar a producirse en serie.

Aquellos autos eran más que nada caprichos o pruebas para ver hasta donde se llegaba basados en autos que estaban en serie. Es decir que se usaban partes que sí se producían para la venta al público. Pero era inviables en cuanto a su producción por varios motivos.

Uno que era un diseño muy loco o vanguardista para las modas, o gustos del público contemporáneo. A diferencias de los “concept cars” que solemos ver en salones internacionales de automóviles en diferentes naciones y continentes en la actualidad. Estos pueden llegar a estar en producción en un plazo mínimo de tres a cinco años. Y muchas de sus partes, si no el conjunto del vehículo, lo vemos en autos de la marca en los sucesivos años y modelos futuros.

Las puertas del Ford Cougar 406 de 1962 estaban inspiradas 
en el Mercedes-Benz 300 SL. La fotografía es una gentileza de
http://www.carstyling.ru/en/car/1962_ford_cougar_406/

El otro motivo era que dada su carrocería o avances tecnológicos eran imposibles de fabricar en serie por lo elevado de sus precios. Pero a veces algunos de esos “adelantos” se llegaban a ver en algunos de los modelos de una determinada marca muchos años más tarde. Era como un experimento que le faltaba unos golpes de horno.

En el caso del Ford Cougar 406 usaron como base el chasis de un Ford Thunderbird para diseñar este automóvil que parece estar inspirado en el famoso Mercedes-Benz 300 SL, más conocido como Alas de Gaviota, de mediados de los años cincuenta. Tengamos en cuenta que el Ford Cougar 406 fue visto por primera vez en el Salón del Automóvil de Chicago en Estados Unidos en el año 1962.

El motor que lo impulsaba era un ocho cilindros en V de 6.653,14 centímetros cúbicos o 406 pulgadas cúbicas de cilindrada con una potencia de 405 HP. La distancia entre ejes era de 2.590,8 milímetros y sus puertas se abrían en forma eléctrica. El diseñador del Ford Cougar 406 fue Dean Jeffries. A este modelo también se lo conoció como Cougar I, ya que el modelo en la marca Mercury aparecería recién en el año 1967 y basado en el Ford Mustang.

Las puertas del Ford Cougar 406 de 1962 estaban inspiradas 
en el Mercedes-Benz 300 SL. La fotografía es una gentileza de
http://www.carstyling.ru/en/car/1962_ford_cougar_406/

Parece ser que el Cougar 406 estaba basado en un diseño del año 1954 por el estudio Gil Spear y diseñado por J. R. Samsen, con un estilo de aletas de avión al igual que lo venía haciendo la Cadillac desde inicios de los cincuenta, y el motor era a inyección de nafta.

Además de las puertas levadizas, en forma eléctrica, el Ford Cougar 406 tenía sus faros delanteros retráctiles, que en realidad la que desciende es la carcasa que los tapaba, y su trompa tiene un aire a alguno de los modelos de Ford Thunderbird. Otra cosa llamativa era la forma que abrían sus ventanillas partidas al medio, que pivoteaban como las viejas ventanas de algunas casas. La extraña ubicación de los faros traseros era al menos poco habitual, casi a la caída de los parantes traseros del techo.

El tablero es futurista, para los inicios de los años sesenta, aunque el volante no parece encajar en el contexto. ¿Se acuerdan de “Supercar”? Para los memoriosos de las viejas series de televisión de marionetas electrónicas la tendrán en mente. Para los más jóvenes deberán nadar un poco en la red. El tablero del Ford Cougar 406 me hizo acordar al Supercar, en especial el volante. Un vehículo que podían sumergirse o volar, pero que tenía el volante de un deportivo de los años cincuenta. Cosa que nos pasa a los que peinamos algunas canas, y eso si nos queda algo que peinar…

En esta foto vemos las tapas de los faros delanteros volcadas 
del Ford Cougar 406 de 1962. La fotografía es una gentileza de
http://www.carstyling.ru/en/car/1962_ford_cougar_406/

Ya que hablamos del mundo del espectáculo, y sin que Archivo de autos se convierta en un sitio dedicado al mundo del cine, les cuento que el Ford Cougar 406, de color Candy Apple Red, participó de una película de Hollywood. Precisamente en el año 1963 y la protagonizó el comediante estadounidense Jack Lemmon. En el tráiler de la película, a los 2 minutos y 14 segundos podemos ver al Ford Cougar 406. En este enlace pueden ver el tráiler de la película de Jack Lemmon:

La película se llamó en inglés “Under the Yum Yum Tree” y en español se conoció como “Adán también tenía su manzana”. El director de la película fue David Swift, que también la produjo, y la película era la versión de una comedia estrenada en Broadway y los estudios de la Columbia Pictures la llevaron a los cines. Además de Lemmon en la película actuaban Carol Lynley, Dean Jones, Edie Adams, Imogene Coca y Paul Lynde.

En esta foto vemos las tapas de los faros delanteros volcadas del Ford Cougar 406 de 1962.
La fotografía es una gentileza de
http://www.carstyling.ru/en/car/1962_ford_cougar_406/

También el Cougar 406 participó de una caravana que realizó la empresa Ford Motor Company. Muchos lamentan que esta cupé de dos plazas no fuera puesta a la venta, al menos como un automóvil fuera de serie o de corta producción. Pero imagino que la gente de la Ford habrá hecho sus números y testeos de mercados para no llevar a cabo la venta de este automóvil con aires deportivos.

Para finalizar quiero agradecerle F62 por su insistencia de donde derivaba el Ford Cougar 406 y así poder contarles a todos ustedes algo más de este raro automóvil o “dream car”, como se los llamaba por aquellos años. Quiero decirles que las fotografías las tomé prestadas del siguiente sitio de Internet:

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.