martes, 13 de enero de 2015

Santana, el tres volúmenes de Volkswagen

Algunos años antes que los argentinos conociéramos el Volkswagen Santana, éste, ya se fabricaba en Alemania. Veremos cómo eran las diferentes versiones de este automóvil fabricado por Volkswagenwerk AG a mediados de los años ochenta. También conoceremos todos los motores que se encontraban disponibles para las diferentes versiones del Santana.

Volkswagen Santana CX del año 1984. La fotografía es de un
folleto de la empresa Volkswagenwerk AG de enero de 1984.


El Volkswagen Santana se ofrecía al mercado alemán, en el año 1984, en las versiones CX, LX, GX, LX5 y GX5. Siendo la LX la más estándar y la GX la más lujosa, en el medio se encontraba la LX. Las versionas LX5 y GX5 eran las que montaban el motor de mayor potencia de toda la gama.

Había disponibles para usar en el Santana cinco motores que iban de 75 CV a 115 CV para los nafteros y de 54 CV y 70 CV para los dos gasoleros. Salvo el motor de 115 CV, de cinco cilindros en línea, todos los demás eran de 4 cilindros en línea. Ahora veamos que cilindradas tenían esos motores, y qué modelos lo podían llevar. Todos los motores eran delanteros longitudinales.

El motor más potente era el de 5 cilindros en línea con una cilindrada de 1.994 centímetros cúbicos, o sea 2 litros, con una potencia de 115 CV a 5.400 revoluciones por minuto con una compresión de 10:1. Este motor era alimentado mediante una bomba inyectora mecánica. Se podía equipar a los Santana LX5 y CX5 con este motor y usaba nafta especial de 98 octanos.

Volkswagen Santana GX5 del año 1984 visto de ¾ de perfil izquierdo trasero.
La fotografía es de un folleto de la empresa Volkswagenwerk AG de enero de 1984.

El motor naftero de 1.781 centímetros cúbicos de cilindrada, 1,8 litros, tenía una potencia de 90 CV a 5.200 revoluciones por minuto con una compresión similar al motor de 2 litros. Este motor era de cuatro cilindros en línea y equipaba a los modelos de Santana CX, LX y GX. Todos estos modelos usaban todos los demás motores que se describirán en adelante.

El motor naftero menos potente, y que usaba nafta común de 91 octanos, era el de 1.595 centímetros cúbicos, 1,6 litros, con una potencia de 75 CV a 5.000 revoluciones por minuto con una compresión de 9:1. Este motor y el anterior tenían desconexión automática en marcha por inercia. Este sistema permitía ahorrar energía cuando el auto se encontraba detenido. Al colocar la primera marcha el auto nuevamente se ponía en marcha.

Dos eran los motores diésel, uno de 54 CV a 4.800 revoluciones por minuto con una cilindrada de 1.588 centímetros cúbicos, 1,6 litros, con una compresión de 23:1. Esta misma compresión tenía el motor turbo diésel de la misma cilindrada, pero de 70 CV a 4.500 revoluciones por minuto.

Tablero del Volkswagen Santana GX5 del año 1984, la radio era opcional.
La fotografía es de un folleto de la empresa Volkswagenwerk AG de enero de 1984.

El motor de 1,8 litros podía venir con la Fórmula E que presentaba una caja de cambios con una quinta marcha de mayor desmultiplicación que le permitía ahorrar más combustible que el modelo con el motor sin esta caja de cambios.

Las cajas de cambios eran tres las que se ofrecían. De serie venían con caja de 4 velocidades, pero en forma opcional se podía pedir la caja de cuatro marchas más la quinta desmultiplicada (Fórmula E) o la caja automática. El motor turbo diésel de 70 CV no podía montar la caja de cambios automática. La tracción era delantera con semiejes de articulación doble.

La suspensión delantera era independiente mediante el uso de brazos triangulares inferiores con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos con barra estabilizadora. La suspensión trasera era mediante un eje con brazos combinados provisto de cojinetes con correctores de vía. Completaban el eje trasero resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos.

Asientos delanteros del Volkswagen Santana CX del año 1984.
La fotografía es de un folleto de la empresa Volkswagenwerk AG de enero de 1984.

Los frenos delanteros eran a disco y los traseros a tambor autoajustables. El circuito del sistema hidráulico era doble en diagonal con servo freno. En el motor de 90 CV con la Fórmula E tenía un regulador de la fuerza de frenado. La dirección era del tipo de cremallera libre de mantenimiento con la columna de dirección de seguridad con acoplamiento desencajable. Además tenía montado un amortiguador de dirección y el diámetro de giro era de 10,8 metros aproximadamente.

Las medidas del Santana, en todas sus versiones, eran las siguientes: largo, 4.545 milímetros, ancho, 1.695 milímetros, alto, 1.400 milímetros, distancia entres ejes, 2.550 milímetros, trocha delantera, 1.414 milímetros, trocha trasera, 1.422 milímetros y despeje, 127 milímetros. La capacidad del tanque de combustible era de 60 litros aproximadamente. Los neumáticos radiales eran de la medida 185/70 SR 13 para todas las versiones, salvo el Santana CX que montaba neumáticos 165 SR 13. El peso en vacío era de 985 kilogramos para las versiones con los motores de 75 CV y 90 CV. En cambio las versiones que montaban el motor de 115 CV pesaba 1.125 kilogramos. Los modelos diésel pesaban 1.025 kilogramos, para el motor de 54 CV, y 1.055 kilogramos para el motor turbo diésel de 70 CV. El peso total admisible iba de 1.460 kilogramos a 1.580 kilogramos según el motor usado en las diferentes versiones del Volkswagen Santana.

El Santana que usaba el motor de 115 CV podía alcanzar los 184 kilómetros por hora con la caja de 4 + E, la de la quinta desmultiplicada. En cambio, la misma versión, con caja automática llegaba a los 176 kilómetros por hora. El motor menos potente, el 75 CV, llegaba a 160 kilómetros por hora con cajas manuales y con la automática a 155 kilómetros por hora. Los motores diésel podían alcanzar los 140 kilómetros por hora y 154 kilómetros por hora para el turbo diésel.

Baúl del Volkswagen Santana del año 1984. La fotografía es
de un folleto de la empresa Volkswagenwerk AG de enero de 1984.

Los consumos en ciudad podían variar, según el motor y la versión del Santana, de unos 7 litros a 11,3 litros en ciudad cada 100 kilómetros recorridos. Las aceleraciones de 0 a 100 kilómetros por hora iban de los 10,5 segundos, para el motor de 115 CV, a los 25,2 segundos para el motor diésel de 54 CV con caja automática.

Había variedad de equipamientos internos para las distintas versiones de los Volkswagen Santana, como los opcionales disponibles, según el motor y la versión. Aunque básicamente, desde el exterior, los Santana eran similares, salvo por el tipo de llantas que montara o por uno que otro alerón.

Volkswagen en Alemania ofrecía un modelo de automóvil de líneas clásicas de tres volúmenes, es decir con baúl, para un público consumidor medio. Algo por debajo de los Passat de la época. Son tantos los accesorios, como los opcionales que bien valen otras notas puntualizando cada una de las versiones disponibles de los Santana de mediados de los años ochenta.

Las fotografías fueron tomadas de un folleto de la empresa alemana Volkswagenwerk AG fechado en enero de 1984 y que forma parte del archivo de imágenes y datos que posee Archivo de autos, el sitio de los autos viejos que supimos conseguir.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.