lunes, 22 de diciembre de 2014

Bergantín, el Alfa Romeo de IKA

La empresa Industrias Kaiser Argentina SA (IKA) presenta en el año 1960 el Kaiser Bergantín que estaba basado en el Alfa Romeo 1900 que se fabricó hasta el año 1959 en Italia. Pero la versión argentina no tenía el mismo motor que en su país de origen.

Kaiser Bergantín del año 1960 que fabricara IKA en Argentina 
sobre la base del Alfa Romeo 1900. Fotografía de la de la revista 
Parabrisas número 22 de septiembre de 1962.


El Bergantín tuvo dos versiones: de 4 y de 6 cilindros en línea. Ambos motores eran los conocidos Continental que equiparon al Jeep y al Kaiser Carabela. Según cifras de ADEFA (Asociación de Fábricas de Automotores) la producción del Kaiser Bergantín fue de 7.999 unidades y de 356 unidades para el Bergantín Super 6.

IKA tomó de base al Alfa Romeo 1900, que fuera el automóvil familiar, de la marca italiana, de la postguerra. Se lo fabricó desde 1950 a 1955 y de 1956 a 1959 cambió a 1900 Super con aumento de la cilindrada y la potencia. El 1900 tenía, en Italia, una cilindrada de 1.884 centímetros cúbicos con una potencia de 90 CV que le permitía alcanzar los 150 kilómetros por hora. La Alfa Romeo fabricó, de las dos versiones del 1900, un poco más de 21.000 unidades en 9 años.

El Kaiser Bergantín visto de dos lados diferentes. Fotografías de la 
revista Su Auto número 41 de agosto de 1983.

Ahora en Argentina IKA optó por montarle el motor Continental 4L-151, el mismo que usaba el Jeep fabricado en la planta de Santa Isabel en la provincia de Córdoba. Esto se hizo para racionalizar la producción, una manera operativa que tenía IKA desde siempre. El motor italiano era con doble árbol de levas a la cabeza y si bien era un auto familiar tenía prestaciones deportivas que se vieron aumentadas con el 1900 Super.

Pero también hubo una versión del Bergantín con motor de 6 cilindros en línea, que se llamó Bergantín Super 6, que usó el motor Continental 6L-226, el mismo que montaba la famosa Estanciera en Argentina. Los números, 151 y 226, corresponden a las pulgadas cúbicas de las respectivas cilindradas de los motores Continental, que compartían el mismo diámetro de los cilindros y la carrera de los pistones para usar el mismo maquinado de los blocks. Cosas de IKA para abaratar los costos de producción.

El Alfa Romeo 1900 italiano que se fabricó, en dos versiones, 
entre 1950 y 1959. Fotografía de la revista Automundo 
número 68 del 24 de agosto de 1966.

Vayamos a las características de ambos motores Continental. El 4L-151 tenía una cilindrada de 2.480 centímetros cúbicos con una potencia de 76,6 HP a 3.800 revoluciones por minuto y la relación de compresión era de 7,3:1. El diámetro de los cilindros era de 84,138 milímetros y la carrera de los pistones era de 111,125 milímetros.

En cambio el Continental 6L-226 presentaba una cilindrada de 3.707 centímetros cúbicos, la potencia era de 115 HP a 3.800 revoluciones por minuto y la compresión era la misma que el 4L-151. Como dije antes el diámetro y la carrera de los pistones era la misma para los dos motores, cosa que producía vibraciones a cierto número de vueltas del motor de cuatro cilindros.

Bergantín Super 6 presentado a finales del año 1961 por IKA con 
motor de 6 cilindros en línea. Fotografía de la de la revista 
Parabrisas número 10 de agosto de 1961.

Los carburadores de los dos motores Continental eran de la marca Carter. En el caso del 4L-151 era el modelo YF 2756 S y en el motor 6L-226 era el WCD 2807 S. Ambos carburadores eran del tipo descendente y la bomba de nafta era mecánica.

La caja de velocidades era de tres marchas adelante y marcha atrás. La primera velocidad no estaba sincronizada y la palanca de cambios estaba ubicada en la columna de dirección. Las relaciones de las diferentes de marchas eran las siguientes: primera, 2,797:1; segunda, 1,551:1; tercera, 1,000:1 y marcha atrás, 3,797:1. Esta caja se montaba en las dos versiones de motores. Lo que era diferente era la relación del diferencial trasero. En el motor 4L-151 era de 4,09:1 y en el 6L-226 era de 3,31:1. El tipo de embrague era  monodisco seco.

Tablero de los primeros Bergantín. Noten el volante que era 
similar al que usaba la Estanciera de IKA. Fotografía de la de la revista 
Parabrisas número 22 de septiembre de 1962.

La suspensión delantera era independiente con trapecio deformable, brazos superiores e inferiores, con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos. La suspensión trasera era por medio de un eje rígido con dos tensores longitudinales y un triángulo que hace de la fijación transversal. Completaban el eje trasero resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos. Este tipo de eje trasero llevaba la firma de Alfa Romeo y sería la base para la suspensión trasera del Torino de IKA.

Los frenos eran a tambor en las cuatro ruedas de accionamiento hidráulico. El diámetro de las campanas era de 279,4 milímetros y el ancho de las cintas de freno era de 50,8 milímetros. En el caso del Bergantín Super 6 hubo problemas con el frenado de esta versión. No frenaba bien y por eso es que solo se fabricaron tan pocas unidades. IKA tuvo que retirarlo de la venta.

El tren trasero del Bergantín de IKA. Dibujo de la de la revista
Parabrisas número 22 de septiembre de 1962.

A finales del año 1961 se presenta a la prensa especializada el Bergantín Super 6, el modelo equipado con motor 6L-226. Para el año 1962 se había dejado de producir ambos modelos con la llegada de la primera versión del Rambler, el auto compacto de la American Motors. IKA lanzó el Bergantín al mercado como una opción de auto familiar en el segmento de los medianos. Con la aparición de los Rambler el Bergantín pasó a cuarteles de invierno.

Las medidas de los Kaiser Bergantín y del Bergantín Super 6 eran las siguientes: largo, 4.440 milímetros; ancho, 1.600 milímetros; alto, 1.510 milímetros; distancia entre ejes, 2.626 milímetros; trochas delantera y trasera; 1.338 milímetros y despeje, 180 milímetros. Los neumáticos eran de la medida 590 x 15 pulgadas para el modelo de 4 cilindros y de 640 x 15 pulgadas para el Bergantín Super 6.

Hoy por hoy es muy difícil encontrar un Bergantín, en cualquiera de sus dos versiones, por las calles de Argentina. Lo hay, pero no se lo ve circulando como otros autos argentinos de los sesenta. Hay unidades en perfecto estado de conservación que se pueden llegar a observar en los encuentros de automóviles que se realizan a lo largo y ancho del país. Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas número 10  de agosto de 1961 y número 22 de septiembre de 1962; de la revista Automundo número 68 del 24 de agosto de 1966 y de la revista Su Auto número 41 de agosto de 1983.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.