sábado, 15 de febrero de 2014

A empujar se ha dicho

Los primeros automóviles solían tener frecuentes problemas mecánicos o caprichos técnicos que podían enloquecer a sus propietarios. No siempre se comportaban correctamente y por eso no se lo usaba para largos trayectos por miedo a quedarse varado en algún camino rural perdido quién sabe donde.

Ilustración humorística vienesa publicada en 1904.


Hoy volvemos sobre esas viejas ilustraciones humorísticas publicadas en Austria en 1904 y esta vez a los protagonistas de la imagen les toca empujar el viejo automóvil por un camino de tierra. Al mando del volante quedó la única mujer de la tripulación del auto.

Así que todos abajo y a empujar el auto para ver si arranca. Y sino no lo hace algún caballo los llevará de tiro hasta el próximo poblado donde algún mecánico, muy escasos en los primeros años del automovilismo, logre reparar el desperfecto o dé con la falla que condujo a la detención del auto y su negativa a seguir en marcha por el camino donde venía.

Esta era una de las formas que se veía a esos nuevos vehículos sin caballos, llamados automóviles. Muchos los miraban con recelo y otros de forma burlona. Otros tantos no daban crédito a esas “diabólicas” máquinas que había inventado el hombre. Por ruidosas, muy rápidas y sumamente peligrosas para los demás y sus propietarios. Sabemos que la historia fue otra y el automóvil revolucionó para siempre a la humanidad, hasta transformar definitivamente el transporte de los humanos que pisamos este planeta llamando Tierra.

La ilustración vienesa apareció publicada en la Enciclopedia Autorama en su fascículo número 44 del 20 de septiembre de 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.