miércoles, 1 de enero de 2014

La “vetturette” Sunbeam

Las respuestas correctas a la última Trivia del año eran las siguientes: “vetturette” era el nombre que recibían estos raros automóviles, se lo fabricó en Gran Bretaña, la marca era Sunbeam del año 1901, el modelo se denominaba “Mabley”, su motor era De Dion-Bouton y su puesto de conducción era trasero. No hubo ganadores.

Sunbeam "vetturette" de 1901.


Esta “vetturette” o pequeño auto ligero fue la primera que fabricó la empresa inglesa Sunbeam, de Wolverhampton, en 1901. El diseño pertenecía a Mablerley Smith y por eso se lo bautizó “Mabley”.

El motor delantero era monocilíndrico de marca De Dion-Bouton. Esta empresa francesa y la alemana Daimler, fueron las que motorizaron buena parte de los primeros automóviles fabricados en Gran Bretaña.

Una rara disposición de las cuatro ruedas presentaba este Sunbeam de 2 caballos y medio de potencia. Una adelante, dos en los laterales de la “vetturette” y la cuarta al final del pequeño automóvil.

En el asiento delantero, de ubicación transversal, se instalaba el pasajero y en el asiento posterior iba el conductor. Esto a manera de una pequeña lancha con motor fuera de borda.

Estos vehículos que fueron construidos a principios del siglo XX fueron rápidamente dejados de lado por ser inseguros y de difícil conducción. Su manejo era peligroso, pero fueron los primeros intentos por motorizar vehículos sin ser arrastrados por caballos.

La empresa Sunbeam con el correr de las décadas se convertiría en una de las fábricas inglesas en construir pequeños autos deportivos. El Sunbeam “Mabley”, de la fotografía, se encuentra en el Museo Montagu de Beaulieu de Gran Bretaña y es una de las pocas unidades que se conservaron hasta nuestros días.

La fotografía aparición publicada en la Enciclopedia Autorama número 41 del 30 de enero de 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es editado sin computadora, sin escáner y sin Internet propios. Todo lo publicado en el sitio es armado en un ciber. Es por falta de recursos económicos, no por una política editorial.