martes, 2 de julio de 2013

Il libero de Fiat

Fiat Concord SA presentó en julio de 1977 el Fiat 133 un auto totalmente nuevo en el mercado argentino. Derivado del SEAT 133 este nuevo auto vino a ocupar un lugar entre el Fiat 600 y el Fiat 128.

Fiat 133 de 1977 en el momento de su lanzamiento en Argentina.


Motorizado con el mismo motor que equipaba al Fiat 127 en Italia vino a ocupar un sitio, que años más tarde, ocuparía el Fiat 147. Siguiendo con la tradición del 600 el motor era trasero, caso contrario en el 147.

El 133 presentaba una carrocería con zonas desformables ante los impactos y una columna de dirección de seguridad de tres tramos. Las empresas automotrices argentinas comenzaban a pensar en la seguridad pasiva.

El motor del 133 no era el mismo que el Fiat 600 S, como muchos creen. El motor del 600 S derivaba del 133, pero con variantes. Ya veremos esas diferencias el mes que viene, agosto, cuando se cumpla un nuevo aniversario del lanzamiento en Argentina del Fiat 600 S, el último modelo de 600 que se fabricó.

La cilindrada del motor, del 133, era de 903 centímetros cúbicos con una potencia de 40 CV DIN  a 5.600 revoluciones por minuto. La compresión del orden del 8,4:1. El diámetro de los cilindros de 65 milímetros y la carrera del pistón de 68 milímetros. Los cuatro cilindros en línea venían con válvulas a la cabeza con árbol de levas en el block. La velocidad máxima era de más de 130 kilómetros por hora.

El carburador vertical era marca Weber y poseía dos filtros de aire, uno seco de papel y otro metálico (prefiltro) en baño de aceite. También tenía recirculación de gases del escape hacia la admisión para disminuir las contaminaciones al medio ambiente. El enfriamiento del motor era por agua con radiador de tubos verticales y un depósito suplementario de expansión. El ventilador tenía nueve paletas.

La caja de velocidades era cuatro marchas hacia adelante y retromarcha. El embrague monodisco en seco con resorte a diafragma y comando mecánico. Además presentaba semiejes acoplados al grupo diferencial con junta de dos dados.

Los frenos delanteros eran de disco con pinza flotante de cilindro único para cada rueda. Los frenos traseros de tambor con zapatas autocentrantes y recuperación automática del desgaste de las cintas de freno.

La suspensión delantera era independiente con brazos oscilantes superiores y amortiguadores hidráulicos de doble efecto. Además presentaba un elástico transversal y barra estabilizadora. La suspensión trasera era independiente con brazos oscilantes, resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora transversal.

La dirección era tornillo sinfín y sector con una relación de 2:26. El diámetro de giro de 9,6 metros. Los neumáticos eran de medida 145 RX 13. La batería de 12 volts de 34 amperios por hora. El alternador de 475 watts.
Las medidas del Fiat 133 eran las siguientes: largo 3.490 milímetros, ancho 1.420 milímetros, alto 1.330 milímetros y el peso en el orden de marcha de 715 kilogramos. La carga útil era de 4 pasajeros adultos más 40 kilogramos de equipaje. El peso máximo remocable de 550 kilogramos. El tanque de combustible tenía una capacidad de 40 litros. Se encontraba ubicado detrás del asiento trasero y aislado del habitáculo y del motor.

Muchos Fiat 133 se prendieron fuego. Otros terminaron desguazados para usar sus motores en las categorías zonales donde se corría con Fiat 600. Encontrar uno en circulación es toda una novedad. Un auto que no tuvo éxito y se convirtió en algo maldito.

No pasó lo mismo con el Fiat 147 al que se le parece en el diseño de su carrocería. Pero es otro auto completamente distinto con un gran rendimiento y aceptación popular.

Hoy vimos el lanzamiento, en julio de 1977, del Fiat 133 derivado del SEAT 133. Un auto que buscaba un posicionamiento en la categoría de autos medianos chicos.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos