lunes, 10 de septiembre de 2018

La camioneta Chevrolet C-10 de Sevel

El viernes 25 de octubre de 1985 el presidente Raúl Alfonsín puso en marcha la primera camioneta Chevrolet C-10, que fabricó Sevel Argentina (Sociedad Europea de Vehículos para Latinoamérica), en el Centro Operativo Ferreyra en la provincia de Córdoba.


Al acto de la presentación de la C-10 concurrieron el gobernador de la provincia de Córdoba, Eduardo Angeloz; el titular de Sevel Argentina, Francesco (más conocido como Franco) Macri; el vicepresidente de General Motors Corporation, John F. McCormack y el vicepresidente ejecutivo de Sevel Argentina, Ricardo Zinn.

La licencia de General Motors Corporation para producir la camioneta Chevrolet C-10 era la primera vez que la automotriz estadounidense la otorgaba a un tercero. El grado de integración de la C-10 de Sevel era del 82% de autopartes nacionales.


Esto se había supervisado por parte de General Motors. Una parte de las piezas importadas llegaban desde Brasil, que estaba en un intercambio establecido en ese momento y de Estados Unidos venía parte de la chapa.

Justamente hablando de la chapa, la camioneta Chevrolet C-10, tenía varias partes galvanizadas. Tanto la cabina, la trompa, la caja de carga, las puertas, los refuerzos y las cajoneras interiores estaban construidos en doble chapa.


De esas partes de chapas las caras enfrentadas estaban tratadas con zincrometal, y las que estaban expuestas eran galvanizadas. Esto era así por el uso de sal en los inviernos en las rutas de Estados Unidos. Por eso los expertos afirmaban que la C-10 no necesitaba cataforesis. El tratamiento de zincrometal era conocido como ánodo perdido.

La planta de la localidad de Ferreyra se comenzó a preparar para fabricar la camioneta Chevrolet C-10 en marzo de 1984. Al momento de la fabricación de la primera unidad había 190 personas en la línea de producción y 100 más en la logística. Se estimaba que en marzo de 1986 el plantel pasaría a ser de 600 personas en el Centro Operativo Ferreyra de la provincia de Córdoba.

Por otro lado se había reactivado a 210 proveedores de autopartes y se esperaba que se sumaran más. Ya vimos que la C-10, en el año 1985, tenía un alto grado de integración de autopartes argentinas. En ese momento las líneas de producción podían fabricar 45 unidades diarias de la C-10, trabajando en tres turnos.


Ya se usaba programación electrónica para la producción en la línea de montaje de las carrocerías y Sevel Argentina usaba unos carritos robots para transportar los motores. Esos robots eran un desarrollo propio y nacional, que se habían fabricado en la planta de Córdoba de la empresa Sevel.

La presentación de la camioneta Chevrolet C-10 fue el retorno de la fabricación en el país de la marca estadounidense, eso desde la ida de la General Motors Argentina, en el año 1978. A partir de la importación de vehículos en el año 1979 la marca Chevrolet, y la camioneta C-10 Silverado, fue comercializada en Argentina por GMODC (General Motors Overseas Distribution Corporation).

Para la empresa Sevel Argentina la producción de la C-10 representó pasar a ser fabricante de tres marcas diferentes. Algo que no se veía en el país desde la época de IKA (Industrias Kaiser Argentina SA). El acondicionamiento del Centro Operativo Ferreyra se hizo en tiempo récord, cosa que fue elogiada por John F. McCormac, lo mismo que el alto grado de integración.

Las fotografías que ilustraron esta nota las tomé de la revista Su Auto número 65 del mes de noviembre de 1985. Para los lectores interesados en conocer más datos técnicos de las camionetas Chevrolet C-10 Custom Deluxe y Silverado les dejo el siguiente enlace, con una nota publicada en Archivo de autos:

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos no cuenta con ningún apoyo publicitario. Es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #Autoargentino, #ChevroletC10, #ChevroletC10CustomDeluxe, #ChevroletC10Silverado