martes, 20 de junio de 2017

El DeLorean DMC-12 de 1981

Autos emblemáticos y con historia retorcida a sus espaldas si los hay, uno de ellos es el DeLorean, que ya daba que hablar antes de que Steven Spielberg y Robert Zemeckis lo consagraran como la máquina del tiempo favorita de todos, obra del que fuera por aquellos años vicepresidente y diseñador de General Motor Corporation John DeLorean (famoso por su acertado producto Pontiac GTO), quien pretendía desprenderse y realizar un automóvil nunca antes visto, romper con los esquemas tradicionales y cumplir su sueño de toda la vida; tener su propia marca de autos, y lo logró.

 
La DMC (DeLorean Motor Company) se instaló en Belfast (Irlanda del Norte) como principal motivo porque allí los costos de producción eran otros y la mano de obra barata, además manteniéndose ocupadas las personas serían menos propensas a cometer actos delictivos producto de la creciente desocupación. 

La DMC se llevó a cabo con una inversión inicial de 40.000.000 de dólares y el apoyo del gobierno británico, al principio todo marchaba sobre ruedas; el auto se vendía bien porque era visto como algo nuevo, era normal que los autos se vendieran por 5.000 dólares arriba del precio estipulado, ya que todos en el barrio querían ser los primeros en tener uno, la polémica empezó cuando las personas se preguntaban que había bajo el capot, y es que el auto era algo controversial, con ese "looking" deportivo todos esperaban superar velocidades en el orden de los 200 kilómetros por hora y hacer la marca de 0 a 100kilómetros por hora en menos de 8 o 9 segundos, sin embargo se encontraron con un auto de prestaciones iguales a otro que costaba la cuarta parte que el DeLorean. 


Ahora bien refiriéndonos específicamente al auto, el DMC-12 (el 12 en referencia a su precio de lanzamiento: 12.000 dólares, que lejos estaba de esa cifra, con un precio inicial de 24.000 dólares) es una obra del diseñador italiano Giorgetto Giugiaro de la Italdesign, con una carrocería hecha completamente de acero inoxidable (el factor principal que hacía tan costoso al auto), el detalle más llamativo sin dudas eran sus puertas alas de gaviota, entre otras características se destaca su cola con la falsa tapa de motor tipo "persiana", y el interior íntegramente realizado en cuero vacuno, el motor es de disposición trasera, se trata de un PRV (Peugeot, Renault, Volvo) de 2,8 litros y catalizadores duales de 130 CV con inyección electrónica de combustible marca Bosch K-Jetronic, (el mismo que equipaba al Peugeot 505 V6, y al Renault 30) que podía acoplarse a una caja manual de 5 velocidades o a uno automática de 3. 

Sin dudas la potencia era poca para un auto como el DMC que se catalogaba de auto sport, la explicación está que con las nuevas leyes y normativas anti polución para los autos del mercado estadounidense, penalizaron terriblemente la potencia del vehículo, que en un principio tenía pensado ser lanzado con una potencia de 200 CV y hasta había a modo experimental un DMC turbo y otro biturbo de 300 CV de los cuales existen 1 y 2 unidades respectivamente. 


El otro factor importante que llevó a la quiebra de la compañía, fue que el auto llegaba a los Estados Unidos con un precio elevadísimo a raíz de los costos de importación, puesto en agencia costaba 25.000 dólares, cuando sus rivales de mejor performance eran más baratos. 

Brevemente los rivales del DeLorean eran, Ferrari 308 GT-S, Datsun 280 ZX Turbo y el Chevrolet Corvette, todos ellos con un desempeño aplastante por sobre el DeLorean y con un precio (exceptuando al Ferrari que costaba 22.000 dólares) inferior a los 20.000 dólares. 

A raíz de esta conjugación de factores las ventas empezaron a caer, los autos no se vendían y John DeLorean necesitaba dinero, sin darse cuenta y siendo manipulado termina por enredarse en un negocio que resultó ser tráfico de cocaína a Europa y los Estados Unidos. John DeLorean fue arrestado en 1982 y recién en 1984 se levantaron todos los cargos en su contra, pero ya era demasiado tarde, la DMC estaba quebrada, con deudas multimillonarias, galpones enteros de autos sin vender y sinfines de repuestos empacados.


Y lo más angustiante, el sueño del visionario John DeLorean aplastado. 
Se estima que se fabricaron entre 8.000 y 9.000 DeLorean entre 1981 y 1983, de los cuales a la fecha unos 6.000 podrían estar operativos, diversos clubes de fans de han formado para unir a los dueños de DeLorean en todo el mundo. 

La leyenda continua: en 2005 fueron comprados los derechos de la DMC por un empresario de Texas, y para gusto y sorpresa de los amantes del auto de "Volver al futuro" este señor hizo importar todas las piezas que no se utilizaron cuando la fabrica quebró en 1983, y en base a ellas arman un DeLorean completamente nuevo, por la suma medianamente razonable de 50.000 dólares, así que básicamente se obtiene un auto cero kilómetro de hace 35 años. 


Las especificaciones técnicas del DMC-12: 

Potencia: 130 CV 

Velocidad máxima: 180 kilómetros por hora, aproximada

Aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora: 11 segundos 

Curiosidad: en un principio se pensó equipar al DeLorean con un motor rotativo tipo "Wankel”, pero el proyectó no dio sus frutos por el elevado costo. Sin dudas un automóvil que si bien en su era no prosperó como muchos lo hubieran imaginado, hoy en día es parte de la cultura popular automovilística, y sin duda alguna una pieza coleccionable por la cual se desembolsan grandes sumas de dinero, un auto adelantado a su tiempo, innovador y con un excelente desarrollo, penalizado por el propio mercado al cual iba dirigido. 

Las fotografías del DeLorean DMC-12 a color fueron tomadas de un aviso, ya cancelado, del sitio eBay y la foto en blanco y negro es del sitio Getty Images, donde se puede ver a John DeLorean.

Juan Pablo Echarren
Colaborador de Archivo de autos 

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.