Lenguaje claro

jueves, 8 de octubre de 2015

Bugatti Royale, el lujo sobre ruedas

Ettore Bugatti a mediados de la década del veinte comenzó a pensar en fabricar un automóvil de lujo extremo para ser usado por los monarcas europeos. Esa fue la idea de arranque y ese modelo se llamó Royale. Así nacieron los Bugatti más grandes, más potentes y más lujosos de todos los fabricados por la empresa francesa. Pero las cosas no salieron como lo esperaba Ettore Bugatti. Veamos que pasó.

La foto de arriba nos muestra al prototipo del Bugatti Royale con carrocería
Packard. En la de abajo vemos la versión cupé con carrocería Weymann.


Entre el diseño del Bugatti Royale y la concreción de la primera unidad estalló la crisis financiera de 1929 con la debacle de todas las economías europeas. Por lo tanto fabricar un automóvil de lujo era algo impensado. Pero las cosas siguieron su curso normal y para el año trágico, 1929, se dio a conocer el primer Bugatti Royale.

Pero los reyes de ese momento no se sintieron atraídos por el auto que diseñara Ettore Bugatti con su hijo Jean. No se conmovieron con los automóviles. En un principio, por el apuro de sacar la primera unidad, para presentarla al rey Alfonso XIII, se usó un casco de la marca Packard.

El motor usado derivaba de los que la empresa Bugatti fabricó durante la Primera Guerra Mundial para aviones y contaba con 8 cilindros en línea con una cilindrada superior a los 14.000 centímetros cúbicos. Hoy diríamos que era el motor de un camión de nuestro siglo XXI.

Ese fue un prototipo y la tercera carrocería usada fue una Weymann. En las dos fotografías que ilustran esta nota, vemos arriba el prototipo con casco de Packard y debajo la cupé de carrocería Weymann. Fueron varios los tipos de carrocerías que usaron los Bugatti Royale.

El motor definitivo tuvo una menor cilindrada, igualmente monstruosa, de 12.763 centímetros cúbicos con una potencia de unos 300 HP. El diámetro de los cilindros era de 125 milímetros y la carrera de los pistones de 130 milímetros. Los 8 cilindros eran en línea y también era un motor de avión. Lo curioso era que tenía 3 válvulas por cilindro.

Técnicamente el Bugatti Royale era el Type 41 y se lo fabricó entre los años 1929 y 1933. Ettore Bugatti pensaba construir 25 unidades para venderles a la realeza europea, pero ante el fracaso de ventas, entre este público, se terminó vendiendo los automóviles a millonarios excéntricos de la época.

Solo 6 unidades del Bugatti Royale se llegaron a fabricar y se encuentran en manos de museos o en colecciones privadas. Cada tanto sale a la venta una unidad a un precio que no hubiera soñado Ettore Bugatti. Realmente era un automóvil imponente con un capot que se llevaba buena parte del largo total por la enorme cilindrada.

Los Bugatti Royale Type 41 se fabricaron en las siguientes versiones: landau, cabriolet, berlina, coupé de ville y cupé. Lo llamativo, en muchos Bugatti, eran sus llantas de aleación liviana que en el Royale tenían un tamaño enorme. En la foto del prototipo, donde Ettore Bugatti está al mando, verán el diámetro de las ruedas y las podrán comparar con el hombre de sobretodo y sombrero que está parado al lado. La rueda le llega casi a la altura de la cintura.

Los Royale se pueden apreciar en muchos encuentros de elegancia que se realizan en Estados Unidos o Europa. Son inmensos e imponentes pese que han pasado unos 80 años que se los construyeron siguen causando admiración por su belleza. Claro que una belleza para unos pocos y muy adinerados. Las dos fotografías de los Bugatti Royale fueron tomadas de la Enciclopedia Salvat del Automóvil editada en Argentina en el año 1976.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.