Lenguaje claro

lunes, 31 de agosto de 2015

Utilitarios Volkswagen de Argentina

Volkswagen Argentina comenzó a importar los Utilitarios Kombi, Furgón y Pick-up desde Brasil ni bien comenzó a operar en Argentina en el año 1980. Al año siguiente comenzó a producir los primeros modelos con vista a su lanzamiento en el año 1982. Así para los primeros meses de ese año presentó al mercado argentino la línea de Utilitarios.

 Línea de Utilitarios Volkswagen del año 1982 fabricada en Argentina.
De izquierda a derecha: Kombi, Furgón y Pick-up. Extracto de
una vieja publicidad del diario Clarín del 19 de marzo de 1982.


Desde septiembre de 1981, según datos de ADEFA (Asociación de Fábricas de Automotores), comenzó a producir las primeras unidades de Kombi, Furgón y Pick-up que totalizaron 43 unidades. De las cuales 31 eran Furgón, 6 Kombi o Microbús y 6 Pick-up. Recién en enero de 1982 se activa la fabricación de toda la línea de Utilitarios Volkswagen en la planta de la localidad de Monte Chingolo en la provincia de Buenos Aires.

La empresa Volkswagen Argentina se constituye el 21 de noviembre de 1980 con la compra de la antigua Chrysler Fevre Argentina. Volkswagenwerk AG (Aktiengesellschaft, sociedad anónima) adquiere las filiales de Argentina y Brasil de la empresa estadounidense Chrysler Corporation. Ante la crisis financiera que vivía la empresa de Estados Unidos. Así los Volkswagen se comenzaron a fabricar en territorio argentino a partir del año 1981 a baja escala.

Volkswagen Kombi o Microbús del año 1982 fabricada
por Volkswagen Argentina. Extracto de una publicidad
de la revista Diners de diciembre de 1982.

La cantidad de unidades fabricadas, de los Utilitarios Volkswagen, durante el año 1982 fue la siguiente: 2.568 del Furgón, 727 de la Pick-up y 591 de la Kombi o Microbús. En las publicidades la empresa Volkswagen Argentina llama Kombi al modelo vidriado con capacidad para 9 pasajeros. Pero en los listados de ADEFA figura como VW Microbús.

Mecánicamente las tres versiones eran similares montando el conocido motor bóxer de 4 cilindros de ubicación trasera y refrigerado por aire. En este caso la cilindrada era de 1.584 centímetros cúbicos con una potencia de 48 CV DIN a 4.000 revoluciones por minuto. La relación de compresión era del orden de 7,2:1 y el diámetro de los cilindros de 85,5 milímetros y la carrera de los pistones de 69 milímetros. Un carburador de aspiración descendente alimentaba el motor que podía usar nafta común. Otras épocas.

La caja de velocidades era de cuatro marchas todas sincronizadas hacia adelante y retroceso. La palanca de cambios estaba ubicada en el piso y las relaciones de las diferentes velocidades eran: primera, 3,80:1; segunda, 2,06:1; tercera, 1,32:1; cuarta, 0,88:1 y marcha atrás, 3,88:1. La tracción era trasera, al igual que el motor, con engranajes cónicos con dientes helicoidales con una relación de 5,143:1.

Sección de pintura de la planta de Monte Chingolo en la provincia
de Buenos Aires de la empresa Volkswagen Argentina.
Fotografía de la revista Su Auto número 31 de septiembre de 1982.

La suspensión era independiente en las cuatro ruedas. En el eje delantero con dos barras de torsión de haces de láminas con barra estabilizadora con amortiguadores hidráulicos de doble efecto. En el eje posterior las dos barras de torsión eran cilíndricas con semiejes que iban de las ruedas traseras al diferencial. Completabas la suspensión los amortiguadores hidráulicos de doble efecto.

La dirección era del tipo de rodillo en el eje de sector con un amortiguador hidráulico. Por el tipo de vehículo la dirección tenía crucetas para accionar las ruedas delanteras que se encontraban por detrás de la columna de dirección. El diámetro mínimo de giro era de 12 metros y se necesitaban 3,5 vueltas para llevar el volante de tope a tope.

El sistema de frenos era hidráulico de doble circuito independiente con servo freno. Siendo a disco en las ruedas delanteras y de tambor en las ruedas traseras. El freno de estacionamiento, o de emergencia, era de accionamiento mecánico sobre las ruedas traseras.

Línea de montaje de los Utilitarios Volkswagen en la planta de
Monte Chingolo en la provincia de Buenos Aires de Volkswagen Argentina.
Fotografía de la revista Su Auto número 31 de septiembre de 1982.

Las dimensiones de los Utilitarios Volkswagen del año 1982 eran las siguientes: largo, 4.380 milímetros; ancho, 1.682 milímetros; alto, 1.893 milímetros (Pick-up), 1.899 milímetros (Kombi), 1.912 milímetros (Furgón); distancia entre ejes, 2.400 milímetros (la misma del Escarabajo); trocha delantera, 1.387 milímetros; trocha trasera, 1.420 milímetros; despeje con carga máxima, 192 milímetros (Kombi), 200 milímetros (Furgón, Pick-up). Peso líquido 1.120 kilogramos (Furgón), 1.145 kilogramos (Pick-up) y 1.245 kilogramos (Kombi). La carga útil era de 725 kilogramos (Kombi), 1.035 kilogramos (Furgón) y 1.235 (Pick-up). La capacidad del tanque de combustible era de 50 litros.

Las medidas de los neumáticos eran las siguientes: 7,35 x 14 pulgadas 4PR para la versión Kombi; 7,35 x 14 pulgadas 6PR para el Furgón y 7,35 x 14 pulgadas 8PR para la Pick-up. El neumático de auxilio se ubicaba detrás del respaldo del asiento delantero.

Según un folleto de la empresa Volkswagen Argentina, para el año 1983, se ofrecían la siguiente gama de colores: Celeste Laguna, Blanco Alpino, Beige México, Rojo Llama y Verde Rhin.

La Volkswagen Kombi y Furgón (tipo van) fueron las primeras en fabricarse en Argentina. Antes para tener un tipo de vehículo de esas características había que recurrir a un carrocero externo de la fábrica automotriz. Luego vendría el Renault Trafic, pero claro que unos cinco años más tarde. El mercado argentino no contaba con ese tipo de vehículos frontales de un solo volumen, pese que en el mundo tenía décadas de existencia.

Vimos cómo eran los primeros Utilitarios que fabricó Volkswagen Argentina en la planta de Monte Chingolo herencia de Chrysler Fevre Argentina. Gracias a distintas fuentes pude ilustrar esta nota. En los respectivos epígrafes consta la fuente de donde tomé la correspondientes fotografías.

Un recuerdo de las camionetas Volkswagen que conocimos en sus modelos importados desde Brasil: la caja de carga era mucho más ancha que la cabina. Por lo cual los laterales sobresalían considerablemente por los costados de la camioneta. Tanto era así que un amigo me dijo, "son para arrancar árboles". Desde que vi por primera vez ese modelo de camioneta pensé porqué habían sobredimensionado la caja de carga, cosa que no sucedió con el modelo argentino.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos