Lenguaje claro

viernes, 24 de julio de 2015

Tablero de avión para el Torino

Muchos argentinos comenzaron a soñar con tener un Torino con el famoso tablero de avión. Ese que apareció en los modelos del año 1970. Con este tablero se terminó de convertir en un automóvil deportivo, claro que hablamos de la cupé. Porque la versión, que no era TS, cuatro puertas tuvo un tablero diferente.

Publicidad de la revista Jurisprudencia Argentina del año 1970.


Así fue como el Torino TS que fabricaba la empresa IKA-Renault se convirtió en el deseo de muchos amantes de los fierros. El año anterior, 1969, se corrieron las 84 Horas de Nürburgring donde los Torinos terminaron de sorprender al mundo. Ya para el año 1970 el prestigio del Torino había logrado posicionarse muy alto.

Tal vez el Torino sea el automóvil que más pasión despierta en los amantes de los autos clásicos. Tiene toda una mística en su entorno. Algo que logró realizar muy bien desde el principio IKA (Industrias Kaiser Argentina SA). Desde su lanzamiento hasta posicionarlo como un auto deportivo.

Recordemos que debutó en el Turismo Carretera (TC), el 26 de febrero de 1967, ganando y no paró de sumar victorias en mucho tiempo. Esa fue la mejor de todas las publicidades para el Torino en su versión cupé. El auto de cuatro puertas no tuvo tanto éxito. Nunca logró arrebatarle el lugar al Ford Falcon, otro auto clásico que despierta pasiones.

Pero volviendo al tablero del Torino del año 1970 fue un cambio que lo benefició y lo puso a un nivel comparable con autos de otras partes del mundo. Claro como era un auto hecho acá no creíamos que tuviera tanto prestigio fuera del país. Pero lo tuvo y lo tiene. Sino que lo digan los Torino que están en otros países del mundo.

Para ese momento ya tenía el aire acondicionado con tomas de ventilaciones integradas al tablero. Esas tres circulares encima de la de radio que también estaba integrada al tablero de madera parecido al de un avión. Claro el Torino era un auto para volar bajito. No por nada fue el auto más rápido de fábrica. Pocos autos argentinos llegaban a la mítica barrera de los 200 kilómetros por hora y eso pesa para un auto que quería ser deportivo y de calle al mismo tiempo.

Todas las líneas que escriba sobre el Torino son pocas para describir la pasión que genera. Ya sea a su paso, todavía en pleno siglo XXI, o por ser el dueño de uno, sin importar el estado que se encuentre. Un Torino en la calle nunca deja de ser Torino. No por nada los ingenieros de IKA se rompieron la cabeza para lograr el sonido del caño de escape. Tanto que hubo más de 60 modelos antes de elegir uno.

Por eso la mujer que nos esperaba sabía que nuestro Torino estaba llegando: por el sonido del caño de escape. Sin dudas el Torino fue el auto argentino mejor vendido desde el comienzo. Pero claro no fue una nube de humo, detrás había un respaldo mecánico que avalara la publicidad o marketing de venta. Ahí no hay marketing que valga.

La vieja publicidad del tablero del Torino TS apareció publicada en la revista Jurisprudencia Argentina el 22 de julio de 1970 es decir hace 45 años atrás. Tanto tiempo transcurrido y seguimos hablando de un automóvil que casi se ha convertido en leyenda.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.