sábado, 18 de abril de 2015

La Respuestita del Sábado

Con el motor invertido


La respuesta era que el automóvil de la fotografía no tenía parrilla por tener su motor invertido en el sentido de marcha. Los ganadores fueron: F62Fernando Bongiovanni y Andrés Pinto. Felicitaciones a ellos por el acierto.

Torpedo Renault del año 1923.


Muchas empresas automotrices europeas usaron la disposición del motor invertido en el sentido de marcha en los primeros años de la industria automotriz. Esto era usado porque los motores de hasta cuatro cilindros tenían una baja cilindrada y poca potencia. Incluso los automóviles de principio del siglo XX, que tenían el motor invertido, ubicaban el radiador delante del torpedo con rejillas a los lados del motor. Es decir que el motor quedaba ubicado en el centro del chasis con su correspondiente capot.

El Torpedo Renault del año 1923 que nos sirvió para jugar durante la semana que concluye tenía su motor invertido. Este automóvil se conserva en el museo de la empresa Renault en Francia. Si observan bien verán las dos tapas sobre el torpedo que son: una para el radiador de agua y la otra para el tanque de combustible.

La empresa Renault tuvo muchos modelos con este tipo de disposición del motor. Sino recuerden los Taxis del Marne que tuvieron un papel fundamental durante la Primera Guerra Mundial. Su trompa tampoco tenía una parrilla como los demás automóviles de la época.

La otra particularidad de muchos automóviles viejos, fue tener el tanque de combustible por delante del habitáculo. Esto era por no tener bomba de nafta y trabajar por gravedad, como pasaba con el Ford A. Cosas de la industria automotriz en sus comienzos y que hoy sería impensado.

Así que ahora cuando vean un automóvil viejo sin parrilla puede ser que su motor estuviera invertido en el sentido de marcha con su radiador cerca del parallamas del vano motor. La fotografía del Renault del año 1923 fue tomada de la Enciclopedia Autorama del año 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.