jueves, 16 de abril de 2015

Balilla Sport, un utilitario deportivo

En el año 1932 fue presentado, en Italia, el Fiat 508, más conocido como Balilla. En el año 1934 la empresa turinesa lanza al mercado una versión deportiva del Balilla llamada Sport Spyder. El modelo que veremos hoy fue carrozado por la casa Boneschi de Milán.

Fiat Balilla Sport Spyder del año 1934.


El Fiat Balilla Sport Spyder tenía sus faros delanteros protegidos por una rejilla, tanto para los de posición como los grandes de las luces bajas y altas. Era un biplaza con el puesto del acompañante desplazado 10 centímetros para atrás con respecto del puesto del conductor. Muchos autos deportivos de los años veinte y treinta tuvieron esta disposición de las dos plazas para ayudar las maniobras del conductor. Recordemos que eran carrocerías estrechas y en muchos casos de forma ahusada.

Dos detalles del Fiat Balilla Sport Spyder del año 1934 era el curioso cierre de las puertas con un simple perno de mango y las protecciones de goma de los guardabarros traseros que quedaban justo a la altura del ingreso al reducido habitáculo. El neumático de auxilio estaba ubicado en forma horizontal en el piso de pequeño baúl trasero. El pequeño parabrisas era rebatible y el capot estaba abisagrado al medio, forma característica de casi todos los automóviles de la época.

El motor era de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 995 centímetros cúbicos con una potencia de 36 CV a 4.400 revoluciones por minuto. Para que tengan en cuenta la berlina del Balilla solo tenía 20 CV y la versión Mille Miglia (Mil Millas) alcanzaba los 30 CV. El Balilla Sport Spyder podía llegar a correr a 118 kilómetros por hora con un consumo de 8 litros cada 100 kilómetros recorrido. Un consumo similar a su hermano más tranquilo y familiar.

En el año 1934 se dotó a este modelo de la Fiat de una caja de velocidades de cuatro marcha, que hasta ese momento se montaba una de tres velocidades. La suspensión delantera era por eje rígido con elásticos longitudinales y amortiguadores hidráulicos de palanca. La suspensión trasera era por eje rígido por el diferencial trasero repitiendo el mismo esquema que en el eje delantero. Los frenos eran hidráulicos en las cuatro ruedas, algo que siempre fue de avanzada en todos los modelos de Fiat Balilla.

Otras soluciones técnicas de vanguardia, para la época, eran las válvulas a la cabeza, cuando la mayoría de los autos contemporáneos tenían válvulas laterales y la alimentación del carburador era a presión mediante el uso de un depósito ubicado a la derecha del vano motor.

El largo del Balilla Sport Spyder era de 3.130 milímetros, el ancho de 1.400 milímetros, la distancia entre ejes de 2.250 milímetros, la trocha delantera de 1.180 milímetros y la trocha trasera de 1.200 milímetros. El peso era de tan solo 600 kilogramos. Las ruedas eran de rayos tangenciales de la medida 4.00 x 17 pulgadas.

La fotografía del Fiat Balilla Sport Spyder del año 1934 fue tomada de la revista Automobilismo número 13 del año 1986. Evidentemente es un automóvil que fue restaurado y se encuentra en perfecto estado para que podamos conocer cómo eran estos pequeños autos deportivos, que no dejaban de ser utilitarios rápidos para su época.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.