miércoles, 1 de abril de 2015

Auto eléctrico de Estados Unidos


El 4-Passeneger Electric Car, que fabricaba la empresa Stuart Motors Inc., se hizo en el año 1962 en Estados Unidos con un motor eléctrico con una velocidad máxima de entre 60 y 70 kilómetros por hora. No hubo ganadores a esta trivia del mes de marzo.

El Stuart eléctrico del año 1962.


Otros seguidores, como Alejandro Ochnio, también estuvieron a la caza de los datos precisos para dar con todas las respuestas. Incluso, Ochnio, completó algunos datos más que nos acercan un poco más a este raro automóvil eléctrico que se fabricó en Estados Unidos a principios de los años sesenta.

La empresa Stuart Motors Inc. tan solo fabricó 8 unidades de este automóvil con un motor eléctrico de 4 HP de la marca General Electric. En un principio se pensó en colocar el motor en la parte delantera, pero no se pudo. Entonces lograron desarrollarlo con el motor en ubicación posterior con la tracción accionada por cadenas de motocicletas Harley-Davidson.

La carrocería era de fibra de vidrio y la velocidad máxima estaba en el rango de los 60 a 70 kilómetros por hora. Algunos datos afirman que podía llegar hasta los 74 kilómetros por hora. La autonomía de la carga de las baterías lo podía llevar a recorrer entre 55 a 60 kilómetros.

Solamente se lo fabricó en el año 1962 y la cantidad fueron ocho unidades, como dije anteriormente. El parecido con el taxi que desarrollaría la Fiat italiana hacia finales de los años sesenta es notable. Por eso algunos de los seguidores se pensaron que el origen de este automóvil eléctrico era europeo.

Desconozco quien fue el diseñador del Stuart de 1962, pero para la época no estaba nada mal y podría haber sido un útil auto urbano. Pero no llegó a concretarse. Eran años donde los autos de Estados Unidos eran cuatro veces más grandes que este pequeño auto eléctrico. La fotografía del Stuart de 1962 fue tomada de la revista Parabrisas número 31 de junio de 1963.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.