jueves, 5 de marzo de 2015

Isotta-Fraschini, el lujo a la manera italiana

Hubo tres marcas de automóviles de lujo europeas que marcaron una diferencia con el resto de las automotrices. Esas marcas eran Rolls-Royce de Gran Bretaña, que llegó hasta nuestros días, Hispano-Suiza de Suiza y España e Isotta-Fraschini de Italia. Las tres marcas se caracterizaban por solo fabricar los chasis con sus partes mecánicas y las carrocerías quedaban en manos de prestigiosos carroceros de la época.

Isotta-Fraschini tipo 8A.


Por lo tanto nunca fueron autos baratos y populares. Todo lo contrario. Pero la diferencia de la marca italiana con las otras dos era que la mayoría de su producción fue a parar a Estados Unidos. Donde marcó una tendencia en autos exquisitos y en parte hizo escuela en el país americano.

Tengamos en cuenta que la gran expansión de la Isotta-Fraschini fue luego de finalizada la Primera Guerra Mundial (1914-1918), durante el conflicto bélico la casa italiana se dedicó a la fabricación de vehículos militares. Al terminar la guerra se dedica de lleno a los autos grandes de lujo. Durante los siguientes diez años fue lo máximo en Italia y en buena parte del mundo.

En aquellos años el cine mudo cobró un desarrollo descomunal en Estados Unidos y es el nacimiento de la meca del cine: Hollywood. Y esto tiene que ver con la marca Isotta-Fraschini porque las estrellas del cine comienzan a ganar fortunas que despilfarran en mansiones y autos lujosos. Allí es donde aparece la marca italiana. Muchos actores y actrices compraron Isotta-Fraschini, así como los poderosos y ricos estadounidenses.

Buena parte de producción de los Isotta-Fraschini terminaron en el norte de América y hoy existen muchas unidades en museos de automóviles de Estados Unidos o en colecciones privadas. Pero eso no sería suficiente para que la marca italiana no desapareciera del mercado con la crisis financiera mundial desatada a partir del año 1929.

Pero vayamos a conocer el auto que logró ese prestigio internacional para la Isotta-Fraschini. Entre los años 1921 y 1931 la empresa milanesa presentó tres modelos de autos denominados tipo 8. Fueron el tipo 8, el tipo 8A y el tipo 8B. El tipo 8, de 1921, tenía un motor de 8 cilindros en línea con una cilindrada de 5.902 centímetros cúbicos con una potencia de casi 80 HP a 2.800 revoluciones por minuto.

En cambio el tipo 8A, de 1924, presentaba una cilindrada de 7.370 centímetros cúbicos con casi 110 HP de potencia y una velocidad final de 140 kilómetros por hora. El tipo 8B tenía la misma cilindrada que el tipo 8A, pero con 135 HP de potencia. Los precios de los chasis, de esa época, iban de los 90.000 a 150.000 liras más de 20.000 a 30.000 liras por el valor de la carrocería elegida.

Es por eso que se pueden encontrar autos con carrocerías especiales de los cuales solo puede existir una sola unidad. Esto pasó con esas tres marcas europeas, mencionadas, y se convirtieron en piezas codiciadas por los coleccionistas de autos antiguos. Para el año 1931 el chasis tipo 8B costaba unas 1.850 libras esterlinas en el mercado londinense.

Desde el año 1929 las condiciones financieras de la Isotta-Fraschini fueron difíciles y el cierre terminó de concretarse en la década del treinta. Pero el prestigio y la imagen de automóvil de lujo siguieron estando vigentes con el correr de las décadas. Tal como lo muestra la película “El ocaso de una estrella” o “El ocaso de una vida” (Sunset Boulevard), del año 1950, con Gloria Swanson, que venía del cine mudo, donde su auto, con chófer, era precisamente un Isotta-Fraschini. Toda una imagen de ese pasado glorioso de la marca italiana y la estrella del cine mudo.

La vieja fotografía del Isotta-Fraschini tipo 8A fue tomada de la Enciclopedia Autorama editada en Argentina en el año 1968 y el crédito corresponde a Delourmel, Le Mans.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.