viernes, 20 de marzo de 2015

Fiat 1100 y 1200 de Italia

Tengo un recuerdo de 40 años atrás en un regreso de unas vacaciones, en el mes de enero, desde Mar de Ajó, en la costa bonaerense. Al volver la lluvia había hecho estragos sobre lo que era la Ruta Interbalnearia, entre Mar de Ajó y San Clemente del Tuyú, que en aquel tiempo era consolidada en conchilla.

Publicidad publicada en la revista Time en el año 1957.


Además la vieja traza, de la ruta, no coincide con la actual ruta pavimentada. La vieja ruta se conserva varios kilómetros antes del actual emplazamiento, que está mucho más cerca del mar. Lo cierto que las lluvias en los días anteriores al regreso pusieron esa vieja ruta de tierra en un estado lamentable. Al grado que un micro doble camello, tan de moda en los setenta, estaba atravesado a lo ancho de la ruta. Estaba casi de banquina a banquina.

Un grupo de personas se abocaron a organizar el tránsito de los turistas que regresábamos a nuestras casas. Solo dejaban pasar automóviles de buen despeje y camionetas. Nuestro regreso a casa era a bordo de un viejo Chevrolet 1938 que no tuvo problemas para chapalear barro a diestra y siniestra. Así que nos dejaron pasar por delante de la trompa del micro atravesado y continuamos nuestro viaje.

Pero lo llamativo de todo, y a cuento de la vieja publicidad de hoy, es que detrás nuestro, a bocina pelada, venía un Fiat 1100 de los que Fiat Someca y luego Fiat Concórd importaron y fabricaron en Argentina. Ese automóvil no tenía la altura indicada como el viejo Chevrolet 1938. Pero en el barro era imbatible, claro que siempre y cuando mantuviera una buena velocidad para colocar la tercera velocidad. Así lo hizo y se perdió delante de nosotros en la Ruta Interbalnearia.

La vieja publicidad de Fiat, en inglés, me recordó esa anécdota que ya he contado en uno de los relatos de Archivo de autos con el título “Un chivo en el barro”, publicado el 4 de agosto de 2013. Pero también me hizo recordar al otro modelo de Fiat: el 1200. Pocas unidades circularon en Argentina de este modelo que solo se importó desde Italia, su tierra natal. Siempre, cuando era chico, me llamó la atención su diferente, pero parecida, carrocería con el Fiat 1100.

Ahora ha pasado a ser una figurita difícil en el panorama de los autos clásicos de Argentina. No es para nada común encontrarse con una unidad circulando y ni siquiera se lo puede ver a menudo en los encuentros de autos a lo largo y ancho del país. En cambio el Fiat 1100 se lo puede apreciar mucho más seguido.

La vieja publicidad de los dos Fiat era para la exportación a Estados Unidos y salió publicada en la revista Time del 18 de noviembre de 1957. Esta es otra de las piezas que integra el archivo de imágenes y datos que provee de información a todas las notas que diariamente salen publicadas en Archivo de autos, el sitio de los viejos autos que supimos conseguir.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.