jueves, 19 de febrero de 2015

Itala 11, una creación del ingeniero Cappa

El ingeniero Giulio Cesare Cappa desde 1920 a 1924 había ocupado un puesto en el departamento de competición de la F.I.A.T. (Fabbrica Italiana Automobili Torino). En 1924 la empresa de Turín, Italia decide abandonar las competencias deportivas y el ingeniero Cappa pasa a la empresa Itala que era una prestigiosa marca italiana por aquellos años.

Itala 11 de 1926 diseñado por el ingeniero Cappa.


Una de las joyas mecánicas que le debe la casa Itala a Cappa fue el modelo 61 que recibiera el elogio de la crítica especializada por su concepción técnica de avanzada para la época. Pero no sería la única obra, dentro de Itala, del ingeniero Cappa. En el Salón del Automóvil de Turín del año 1926 varias de sus creaciones, que eran de una gran fertilidad, fueron presentadas. Así se conocieron, en poco tiempo, un motor de aviación, un motor fuera de borda y el automóvil de carrera Itala 11, además del mencionado modelo 61.

El Itala 11 era un automóvil pequeño con una cilindrada de 1.100 centímetros cúbicos con una potencia de 60 HP a 7.000 revoluciones por minuto. Muy alta para los estándares de los años veinte. Pero lo notable era el motor era de 12 cilindros en V a 60º con un diámetro de los cilindros de 46 milímetros y una carrera de los pistones de 55 milímetros.

Había más avances de vanguardia en el motor del Itala 11. Las válvulas eran a la cabeza comandadas por un solo árbol de levas mediante el uso de balancines. El accionamiento del árbol de levas era por una cascada de engranajes cilíndricos y el cigüeñal de siete bancadas tenía todas sus partes rotantes montadas sobre rodillos.

Los pistones eran de aleación liviana fabricados por la empresa The Borgo Piston Company de Turín con un diseño especial que se adaptaban a la disposición de las válvulas. El motor se alimentaba mediante presión generada por un compresor Roots.

La lubricación era forzada mediante el uso de una bomba de engranajes y el sistema de refrigeración, por agua, era por una bomba centrífuga. El encendido se efectuaba por una magneto de alta tensión de la marca Bosch.

Otra de las particularidades del Itala 11 era que poseía tracción delantera. Algo novedoso, y no usado en forma masiva, menos en autos de carrera. La suspensión era independiente en las cuatro ruedas con el uso de paralelogramos deformables. El chasis era de madera algo que hoy nos parece raro, pero que muchos autos del pasado tuvieron, incluso de carrera, para hacerlos más ligeros. En especial como en este caso que montaba un motor de baja cilindrada.

La carrocería monoplaza del Itala 11 tenía forma de cigarro y no tenía ni parabrisas, ni faros, ni guardabarros. Se fabricaron dos versiones más: un biplaza y una versión de 1.500 centímetros cúbicos. Pero todas las versiones del Itala 11 quedaron en la fase experimental sin entrar en producción.

El Itala 11 no logró mayor difusión en su época, pero despertó mucho interés por las innovaciones tecnológicas que se aplicaron en él. Lo que más llamó la atención fue el uso de la tracción delantera. Tengamos en cuenta que faltaban unos 8 años para que Citroën lanzara su famoso Traction Avant. Por aquellos años todavía se discutía su aplicación en los diversos tipos de autos en Europa.

Casi para la misma época Cord, la marca estadounidense, comenzaba a montarla en sus enormes autos de 8 cilindros en línea.

Conocimos un auto experimental, y de avanzada para la época, con soluciones mecánicas que luego veríamos en muchos otros automóviles europeos. Las fotografías del Itala 11 del año 1926 fueron tomadas de la Enciclopedia Autorama que se publicó en Argentina en el año 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.