jueves, 6 de noviembre de 2014

Un auto francés en las 500 Millas de Indianápolis

La empresa Établissements Ballot había sido fundada en el año 1905 por los hermanos Edouard y Maurice Ballot para la construcción de motores náuticos industriales, y en un futuro motores para automóviles. En un principio solo produjeron piezas para automóviles la fabricación de motores llegaría tiempo más tarde.

Uno de los cuatro autos de carrera Ballot para las 500 Millas de Indianápolis del año 1919.


Los automóviles argentinos Anasagasti tuvieron motores Ballot de 12 HP de cuatro cilindros en línea. También otras marcas francesas tuvieron motores de los hermano Ballot, como Delage y Barré. En un principio esos motores eran de válvulas laterales o bilaterales con árbol de levas ubicado en el cárter del motor.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial se conoció la noticia que en el año 1919 volverían a disputarse las 500 Millas de Indianápolis luego de dos años de su suspensión, a causa del conflicto bélico. La noticia llegada a Francia, a finales del año 1918, entusiasmó a Maurice Ballot para construir un automóvil especial para la famosa carrera estadounidense.

Para la realización de este auto de carrera se mantuvo el máximo secreto. Tanto fue así que se contrató a Ernest Henry, quien había diseñado el famoso Peugeot Grand Prix que en el año 1913 había adoptado dos árboles de levas a la cabeza por el accionamiento de las válvulas, y ni siquiera avisó a sus familiares de su destino.

Eso fue porque durante varios meses abandonó su domicilio para dedicarse al diseño del nuevo Ballot de carrera. El contrato le daba plenos poderes a cambio que no comunicase a nadie su paradero. Esto mismo se estableció para tres diseñadores y para el piloto René Thomas. Las medidas fueron tomadas para evitar el ridículo en caso de que la misión fracasara.

Luego de tan solo 101 días 4 ejemplares de autos Ballot estaban listos para someterlos a diferentes pruebas. Los autos eran compactos y ligeros que montaban un refinado motor de 8 cilindros en línea con doble árbol de levas a la cabeza con 4 válvulas por cilindro. Esto era decididamente de avanzada para el año 1918.

El motor tenía una cilindrada de 4.813 centímetros cúbicos con un régimen alto de vueltas gracias a que sus pistones eran de aleación de aluminio con cobre-silicio. La potencia era del orden de los 125 a 130 CV con un diámetro de los cilindros de 74 milímetros y una carrera de los pistones de 140 milímetros. Los Ballot para Indianápolis podían alcanzar los 200 kilómetros por hora.

Recordemos que estamos al final de la Primera Guerra Mundial y que esa velocidad era alucinante para un auto de carrera de pista. Pocos vehículos lograban alcanzar semejante performance. René Thomas durante los entrenamientos en Indianápolis logro el récord de vuelta con 168,62 kilómetros por hora (104,78 millas por hora).

Había roto la barrera de los 161 kilómetros por hora (100 millas por hora) y despertó el interés de todos los que se encontraban en el lugar para disputar las 500 Millas. Thomas creyó que podría superar esa velocidad obtenida con relaciones más cortas en su diferencial. Pero no era posible conseguir un par cónico en tan corto tiempo.

Tomó una decisión en contra de lo que pensaba la gente de Ballot, cambiar el rodado de los neumáticos por unos de menor diámetro que eran fabricados en Estados Unidos. Fue un error de Thomas que terminó en un fracaso porque para el año 1919, los neumáticos, tendrían un papel fundamental en las 500 Millas de Indianápolis.

El automóvil Peugeot que ganó la edición de 1919 tuvo que detenerse varias veces a causa de los neumáticos, que sustituyó, durante la carrera. El promedio del vencedor fue de tan solo 141,54 kilómetros por hora. Los autos Ballot de Thomas, Wagner, Bablot y Chassagne también sufrieron demoras a causa de los neumáticos. Wagner a causa de uno de los neumáticos de su auto tuvo un accidente.

Pero todo no fue malo para la casa Ballot que logró que uno de sus autos de carrera quedara en cuarto puesto. Esto tuvo su eco en Europa y obligó a la empresa Ballot a continuar en las competencias deportivas y por añadidura la fabricación de autos de calles y de prestigio. Todo logrado por esos cuatro autos que fueron a correr a Indianápolis.

René Thomas se redimiría, algunos meses más tarde, al adjudicarse un récord nuevo en la cuesta del Gaillon, donde participara un raro ejemplar de Bédélia en el año 1912, como deben recordar los seguidores de Archivo de autos, ya que fue la Trivia del mes de junio:

La fotografía del Ballot de carrera, para las 500 Millas de Indianápolis fue tomada de la Enciclopedia Salvat del Automóvil del año 1974 y editada en España.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.