viernes, 7 de noviembre de 2014

Valiant IV, un gran auto

Los recuerdos que tengo de un Valiant IV son muy viejos. Han pasado más de 45 años y todavía tengo la sensación de estar acostado en el asiento trasero durmiendo. Eso era en plena década del sesenta cuando era un niño y cavia perfectamente a lo largo del asiento trasero sin tocar las puertas traseras.

Publicidad de la revista Análisis del año 1966.


Por el año 1968 mi abuelo paterno enfermó y solíamos ir a su casa en la noche, después de la cena, desde el barrio de Recoleta, en la ciudad de Buenos Aires, hasta San Miguel, en el noroeste del Gran Buenos Aires, desde donde escribo todo lo publicado en Archivo de autos.

Así que muchas noches las pasé durmiendo de ida y vuelta en el asiento trasero del Valiant IV, del cual era chofer mi padre. Lo único que el color del Valiant, que manejaba mi viejo era azul noche y no rojo como el publicitado en la publicidad que nos toca hoy.

También recuerdo que mi bicicleta roja, el mismo color que el Valiant de la publicidad, entraba perfectamente en el inmenso baúl del Valiant IV, casi otro dormitorio como vimos en una vieja publicidad del Valiant III, hace unas semanas atrás.

Cómo explicarles a nuestros jóvenes del siglo XXI que se sentía en la inmensidad trasera, toda para uno solo, de ese asiento del Valiant. Con ese característico olor de los tapizados sintéticos. Ese olor a nuevo que no se nos quita de la cabeza aunque pasen más de 50 años.

Y eso que ese auto, el Valiant que manejaba mi padre, estuvo sumergido en una laguna en la provincia de Buenos Aires porque el cabeza dura del dueño, un abogado de la ciudad de Buenos Aires quiso hacerlo pasar, manejado por mi viejo, por un camino que tenía varias encajaduras de camiones.

Recuerdos que son olores e imágenes que me acompañaran hasta que muera, y tal vez sigan conmigo a donde vaya luego del paso por este mundo. Todo eso me despertó esa vieja publicidad del Valiant IV del año 1966.

Hoy nos les hablé de nada técnico, ni histórico, ni tampoco les conté una historia. Hoy les hablé desde el corazón guiado por los recuerdos de la niñez. Creo que no es poco para recordar otro de los clásicos que dio la industria automotriz argentina.

La publicidad del Valiant IV apareció publicada en la revista Análisis número 278 del 11 de julio de 1966 y pertenece al archivo de imágenes y datos que alimenta las notas diarias que se publican por todos los sitios que dispone Archivo de autos. Ese lugar en Internet que habla de los viejos autos que supimos conseguir, para que los conozcan las nuevas generaciones.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.