martes, 18 de noviembre de 2014

Los SL de Mercedes-Benz

Desde mediados de la década del cincuenta que Daimler-Benz AG comenzó a ofrecer la línea de roadster SL. Esos automóviles deportivos de dos plazas sin techo o con techo duro y también con techo de lona. Esos Mercedes-Benz se convirtieron en el deseo de muchos automovilistas. Hoy veremos cómo eran los modelos del año 1983.

El Mercedes-Benz SL del año 1983. Tanto las versiones 280 SL, 380 SL y 500 SL era similares en su carrocería. Salvo un pequeño alerón en la tapa del baúl en el 500 SL. La fotografía está tomada de un folleto de la empresa alemana Daimler-Benz AG.


Un viejo folleto, que involucra a los modelos 280 SL, 380 SL y 500 SL, serán los protagonistas de los autos extranjeros de esta nota. Siempre los SL han despertados suspiros y exclamaciones de muchas personas en la calle, ante el paso de uno de estos autos convertibles o con su techo de quita y pon.

Auto que era solo para dos personas, a menos que quisieras viajar en forma tortuosa en la parte trasera, aunque tuviera el opcional del asiento posterior. Auto que siempre fue pensado para individualistas, como lo dicen en alguno de los párrafos del folleto de la empresa alemana.

Adentrémonos en algunas de las características técnicas de los Mercedes-Benz SL en sus tres modelos: 280, 380 y 500. Empecemos con los motores que equipaban esta gama de roadster que eran tres, uno para cada versión. El 280 SL usaba un motor de 6 cilindros en línea de una cilindrada de 2.746 centímetros cúbicos con una potencia de 185 CV DIN a 5.800 revoluciones por minuto con una compresión de 9:1.

El perfil del Mercedes-Benz SL de 1983. La fotografía está tomada
de un folleto de la empresa alemana Daimler-Benz AG.

El 380 SL montaba un motor de 8 cilindros en V con una cilindrada de 3.839 centímetros cúbicos con una potencia de 204 CV DIN a 5.250 revoluciones por minuto con una compresión de 9,4:1. El 500 SL, la versión más potente de la gama, venía equipado con un motor 8 cilindros en V de 4.973 centímetros cúbicos que erogaba una potencia de 231 CV DIN a 4.750 revoluciones por minuto y una relación de compresión de 9,2:1. Los tres motores, de cada una de las versiones de la gama SL, eran a inyección de combustible.

Los modelos 280 SL venían equipados con cajas de velocidades de 5 marchas hacia adelante y marcha atrás. En forma opcional se podía elegir una caja automática de 4 marchas con convertidor de par. En cambio los modelos 380 SL y 500 SL venían de serie con la caja de velocidades automática de 4 marchas con convertidor de par.

La suspensión delantera era independiente en el eje delantero con trapecios articulados dobles con compensación ante el frenado. Además tenía resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos de doble efecto más un estabilizador por barra de torsión. La suspensión trasera era por un eje con brazos diagonales con compensación al momento de frenar. En los modelos 380 SL y 500 SL también había compensación al momento de arrancar. Se completaba el eje trasero con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos de doble efecto.

Detalle del modelo con y sin techo duro del Mercedes-Benz SL de 1983.
La fotografía está tomada de un folleto de la empresa alemana Daimler-Benz AG.

Los frenos eran a disco en las cuatro ruedas con sistema de servo freno con circuito doble. Los discos delanteros eran ventilados en su parte interior. Igualmente las cuatro ruedas presentaban aletas para su ventilación. El freno de estacionamiento, de accionamiento manual, era de tambor adicional con zapatas. En el tablero había una luz testigo de desgaste de los forros de los frenos y otro indicador lumínico nos avisaba del funcionamiento del circuito doble del freno.

La dirección era hidráulica para los tres modelos SL. La columna era de seguridad con cuatro escalones que se plegaban en caso de colisión frontal. El volante presentaba una amplia superficie de amortiguación sin bien todavía no se ofrecía la bolsa de aire (air bag). La caja de la dirección se ubicaba por detrás del eje delantero como medida de seguridad pasiva. El diámetro de giro era de 10,34 metros.

Las medidas de los tres modelos de la gama SL eran: largo, 4.390 milímetros; ancho, 1.790 milímetros; alto, 1.290 milímetros (cupé), 1.300 milímetros (roadster); distancia entre ejes, 2.460 milímetros; trocha delantera, 1.452 milímetros y trocha trasera, 1.440 milímetros. El volumen del baúl era de 0,26 metros cúbicos aproximadamente. Los pesos de los SL eran: 1.540 kilogramos para el 280 SL y el peso total admisible de 1.920 kilogramos. Para los modelos 380 SL y 500 SL el peso era de 1.580 kilogramos y el peso total admisible 1.960 kilogramos. El tanque de combustible tenía una capacidad de 90 litros, de los cuales 13 litros, aproximadamente, eran de reserva.

El baúl del Mercedes-Benz SL de 1983. La fotografía está tomada
de un folleto de la empresa alemana Daimler-Benz AG.

La velocidad máxima de los SL era de aproximadamente 200 kilómetros por hora para el 280 SL, de aproximadamente 205 kilómetros por hora para el 380 SL y de aproximadamente de 220 kilómetros por hora para el 500 SL. El consumo de combustible en ciudad, cada 100 kilómetros, era de 15,2 litros para el 280 SL, de 14,2 litros para el 380 SL y de 15,6 litros para el 500 SL. A 90 kilómetros por hora, en ruta, el consumo para los 100 kilómetros recorridos, era de 8,5 litros (280 SL), 9,2 litros (380 SL) y 9,4 litros (500 SL).

El tablero de los SL, hay una fotografía que lo muestra, era de tres relojes, uno grande y dos más chicos. El grande, y central, era el velocímetro con sus odómetros total y parcial. El reloj chico de la izquierda albergaba los indicadores de aguja de la temperatura del agua, el nivel de combustible, la presión de aceite y tendencia de consumo. El reloj chico derecho era el cuentarrevoluciones con un reloj eléctrico pequeño. Luego en la base una serie de testigos nos anunciaban el funcionamiento del circuito doble de frenos, la carga de la batería, las balizas, luces de giro, luces altas, reserva de combustible y desgaste de los frenos.

Algunos de los opcionales eran el controlador de velocidad Tempomat, aire acondicionado integral, lavafaros delanteros, asientos con respaldo ortopédico, calefacción del asiento o sistema ABS para los frenos. Algunos opcionales, para los modelos 280 SL y 380 SL, eran de serie en el 500 SL como las llantas de metal ligero, los levanta vidrios eléctricos o el sistema central de bloqueo de las cerraduras.

El tablero del Mercedes-Benz SL de 1983. La fotografía está tomada
de un folleto de la empresa alemana Daimler-Benz AG.

Un detalle de los faros traseros de los SL era que tenían su superficie acanalada para impedir que se ensuciaran rápido. Esos escalones que tenían acumulaban la mugre y dejaban pasar la luz trasera. Los faros delanteros podían tener limpia faros con cepillos como el parabrisas en forma opcional para los tres modelos ofrecidos.

En la parte trasera se podía montar, en forma opcional, un asiento posterior para niños, dado que el espacio trasero era muy reducido para los adultos. Sino el espacio era el lugar ideal para llevar equipaje, porque el baúl no era de grandes dimensiones y tenía una capacidad de casi 250 litros.

Nos hemos asomado, un poco, a la gama lujosa de los Mercedes-Benz SL del año 1983. Todavía la electrónica no había aparecido con toda la fuerza que lo haría años más tarde. Todo gracias a un viejo folleto que me enviara, en su momento, la empresa Daimler-Benz AG desde Alemania y que integra el cúmulo de datos e imágenes que nutren diariamente las notas que se publican en Archivo de autos, ese sitio dedicado a los viejos autos que supimos conseguir.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.