martes, 23 de septiembre de 2014

Visa de Citroën, un importado en Argentina

La apertura de la importación, en 1979, nos hizo conocer muchos automóviles a los argentinos. Entre ellos se encontraba el Citroën Visa en sus dos versiones Club y Super. En la sección de hoy veremos el modelo Visa Club, que era la versión menos potente.

Citroën Visa Club el modelo probablemente sea 1979 o 1980, no consta el dato en el folleto. La fotografía es de un folleto de la empresa Citroën Argentina, importadora de la marca en Argentina a partir del año 1979.


Recuerdo que en el año 1980, cuando cursaba en la Facultad de Ciencias Veterinarias, una compañera tenía un Citroën Visa. Lo que no sabía que era la versión Super. Me lo confirmó otro compañero de estudios, que vivía cerca de esa compañera en la zona oeste del Gran Buenos Aires. Un día lo alcanzó, junto con otros compañeros hasta cerca de su casa. Al otro día estaba impactado por lo que “caminaba” ese Citroën Visa Super, no era para menos es la versión que monta el motor de cuatro cilindros y que nada tiene que ver con el modesto motor de dos cilindros de la versión Visa Club.

Pero hoy nos abocaremos a recordar al Visa Club que tenía el conocido motor bicilíndrico bóxer refrigerado por aire. El conocido motor que usaba el argentino 3 CV. El Citroën Visa Club ofrecía una cilindrada de 652 centímetros cúbicos con una potencia de 36 CV DIN a 5.500 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 9:1.

El diámetro de sus cilindros era de 77 milímetros y la carrera de los pistones era de 70 milímetros con un par máximo de 5,3 m/kg DIN a 3.500 revoluciones por minuto. La novedad, para nosotros los argentinos, era su encendido electrónico.

Citroën Visa Club modelo 1980 o 1981. La fotografía corresponde al modelo importado a Uruguay y fue tomada de la revista Su Auto número 17 de mayo de 1981.

Encendido que mejoraba la puesta en marcha en frío como la duración de las bujías y reducir el consumo de combustible al aprovechar mejor la combustión del motor. Como el avance era automático se ajustaba según las necesidades de uso del motor.

Pero no solo era el encendido electrónico, colocado en un automóvil de motor chico, un avance tecnológico, sino que lo sobresaliente del Visa era sus mandos de la columna de dirección en forma satelital. Algo que con el correr de las décadas varias marcas optaron como equipo de serie en sus respectivos modelos.

Dentro de las imágenes que acompañan esta nota verán una que nos ilustra sobre cómo eran esos comandos agrupados alrededor del volante de un solo rayo. Incluso tienen números que nos indican que función cumplían cada uno de ellos.

Dibujos con las medidas del Citroën Visa Club el modelo probablemente sea 1979 o 1980, no consta el dato en el folleto. La fotografía es de un folleto de la empresa Citroën Argentina, importadora de la marca en Argentina a partir del año 1979.

La caja de velocidades era de cuatro marchas todas sincronizadas más marcha atrás. La caja era del tipo puente por contar con tracción delantera, una de las características de Citroën desde el mítico 2 CV. El embrague era del tipo monodisco en seco. La suspensión era independiente en las cuatro ruedas con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos. También contaba con barra antirrolido en los trenes delantero y trasero.

Los frenos delanteros eran de disco mientras que los traseros de tambor con comando hidráulico de doble circuito. Los frenos traseros tenían dosificador de presión por compensador de frenaje. En el tablero había una luz testigo que nos avisaba del desgate de las pastillas de freno de las ruedas delanteras. Esto era otra novedad para los argentinos a finales de los años setenta.

La seguridad estaba presente en la carrocería del Visa con zonas de deformación progresiva en caso de colisión. A su vez la columna de seguridad era colapsable y el volante era de un solo rayo, con lo mencioné antes. El interior del habitáculo estaba totalmente acolchado y carecía de aristas. Completaban la seguridad del auto los cinturones de seguridad delanteros y traseros. Los traseros ya eran obligatorios en Francia para entonces.

Tablero y mandos satelitales del Citroën Visa Club el modelo probablemente sea 1979 o 1980, no consta el dato en el folleto. La fotografía es de un folleto de la empresa Citroën Argentina, importadora de la marca en Argentina a partir del año 1979.

Las medidas del Visa Club eran las siguientes: largo, 3.690 milímetros; ancho, 1.510 milímetros; alto, 1.408 milímetros; distancia entre ejes, 2.430 milímetros; trocha delantera, 1.292 milímetros; trocha trasera, 1.241 milímetros y despeje, 131 milímetros. La capacidad del tanque de combustible era de 40 litros. La velocidad máxima era de 130 kilómetros por hora y consumo a 90 kilómetros por hora continuos era de 5,8 litros cada 100 kilómetros recorridos.

El equipamiento del habitáculo contaba con radio AM/FM estéreo, los cinturones de seguridad, ya nombrados, y la luneta térmica con limpia luneta. Pequeñas cosas que los argentinos notábamos que los autos argentinos no tenían y si se ofrecían era opcionales que encarecían el precio final del auto a comprar. Si hubo algo bueno en la apertura de la importación fue descubrir que los autos de otras partes de mundo venían mejor equipados que los nuestros.

Otra mejora era que el asiento trasero se podía rebatir para ampliar la capacidad de carga del baúl, que no era de generosas dimensiones. Esto era algo que también comenzamos a ver en autos europeos y japoneses que comenzaron a llegar a estas playas. Hoy es algo bastante común en casi todas las marcas de automóviles en una forma práctica y sencilla de ampliar la capacidad volumétrica de los baúles de los autos del presente.

Las imágenes del Citroën Visa Club fueron tomadas de un folleto de la empresa Citroën Argentina, que para entonces solo importaba automóviles desde Francia. La fotografía en blanco y negro es de la revista Su Auto número 17 de mayo de 1981.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos