sábado, 12 de julio de 2014

Un automóvil para serpentear por los caminos

El Repticoche es un nuevo lanzamiento de la industria automotriz para satisfacer la demanda de los más exigentes automovilistas argentinos. Hoy veremos este nuevo automóvil que ha llegado para quedarse entre nosotros.



La empresa Anaconda Cars fabrica el Repticoche bajo licencia de Butanan de Brasil. Un auto que hará las delicias de aquellos conductores que se solazan zigzagueando por  los carriles de avenidas, autopistas o autovías de todo el territorio nacional.

El Repticoche tiene un largo total de 32 metros y es totalmente flexible en todas direcciones. Con lo cual le permite desplazarse con una gran soltura por entremedio del alocado tránsito. Para eso cuenta con cuatro ruedas motrices y 136 pares de rulemanes que mueven el resto del automóvil de manera imprevisible y se mueven por cuenta propia.

La carrocería realizada íntegramente en goma puede venir pintada en cuatro combinaciones de colores asemejando a una serpiente. Las combinaciones ofrecidas son las siguientes: Verde Constrictor, Gris Yarará, Azul Cobra y Amarillo Cascabel. Hay para elegir.

No hay problema para estacionar el Repticoche ya que en posición de descanso este se enrolla sobre si mismo y nos da un largo normal. Esto es gracias a un sistema muscular-mecánico de desarrollo exclusivo para este automóvil. Los mecanismos hidráulicos se alimentan con una pequeña pila atómica que es recargable.

Para recargar la pila basta con retirar la parrilla delantera y alimentar con cualquier clase de combustible ya sea animal, vegetal o mineral, incluidos los camiones. La única condición es que el alimento no haya sido tratado con suero antiofídico.

El punto débil es que una vez alimentada la pila hay que esperar tres meses para que realice la digestión. Una vez completada la absorción del alimento proporcionado el Repticoche tiene una autonomía de 6 meses. Bien comido el auto puede alcanzar los 136 kilómetros por hora, más que suficiente para divertirse un largo rato por esos caminos de la patria. Subiendo árboles la velocidad máxima es de 80 kilómetros por hora y también las especificaciones técnicas hablan de 15 kilómetros por hora cruzando ríos, pero no está comprobado.

El Repticoche es distribuido en todo el territorio nacional por la empresa Zoo Cars, como corresponde, el precio es de 239.000 pesos por si alguien se interesa en adquirir esta maravilla zigzagueante de la industria automotriz. El diseño de este auto flexible es de Marto Bertolini y apareció publicado en la revista Parabrisas número 71 del mes de noviembre de 1966.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.