martes, 1 de julio de 2014

Hino Contessa en Europa

En el año 1966 el Hino Contessa llegaba al mercado italiano como automóvil importado desde Japón. Se trataba de un auto del segmento mediano y había sido presentado en el Salón de Turín de ese año. Hoy veremos algunas de sus características técnicas.

El Hino Contessa de 1966 de trompa. Se aprecian debajo de los faros dobles las rejillas de ventilación. La fotografía es de la revista Automundo número 43 del 2 de marzo de 1966.


El Hino Contessa era una berlina de cuatro puertas con una capacidad de 4 o 5 plazas que venía equipado con un motor de ubicación trasera. El motor era de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 1.251 centímetros cúbicos con una potencia de 55 HP a 5.000 revoluciones por minuto y tenía una inclinación de 30º.

La caja de velocidades era manual y se ofrecían dos tipos de cajas. Una de tres marchas adelante y marcha atrás con la palanca en la columna de dirección. La otra opción era una caja de cuatro velocidades con la palanca ubicada en el piso. En ambas cajas de velocidades tenían todas sus marchas sincronizadas.

El Hino Contessa de 1966 de perfil derecho. La fotografía es de la
revista Automundo número 43 del 2 de marzo de 1966.

La suspensión delantera era independiente con paralelogramo deformable con barras de torsión longitudinales, amortiguadores hidráulicos y barra antirrolido. La suspensión trasera era independiente con semi-ejes oscilantes con barras inferiores longitudinales, resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos.

Los frenos eran a tambor en las cuatro ruedas con comando hidráulico. El peso del Contessa era de 940 kilogramos en el orden de marcha y la velocidad máxima era de 130 kilómetros por hora. El interior del habitáculo era similar a los automóviles de la época. El tablero era de forma rectangular, como presentaban muchos autos europeos contemporáneos.

A la izquierda la cola y la derecha el tablero del Hino Contessa de 1966.
Las fotografías son de la revista Automundo número 43 del 2 de marzo de 1966.

En la trompa, y debajo de los dobles faros delanteros, se ubicaban dos rejillas que servían para la ventilación del interior del habitáculo. Estas rejillas estaban al lado de las luces indicadoras de giro y posición. El baúl delantero presentaba una tapa grande, que abarcaba todo el ancho de la trompa y su capacidad era muy amplia.

La gran parrilla posterior incluía los faros traseros y en el lado izquierdo se ubicaba la luz de retroceso, que era un accesorio de serie. Como eran la radio, la calefacción, el encendedor y los faros antiniebla. En definitiva un automóvil japonés con un aire europeo en el diseño de su carrocería.

Conocimos un poco más al Hino Contessa que venía desde Japón para venderse en Italia, un largo viaje para un automóvil. De a poco los autos japoneses comenzaban a “invadir” el mercado europeo. Las fotografías fueron tomadas de la revista Automundo número 43 del 2 de marzo de 1966.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.