jueves, 17 de julio de 2014

El Fiat 508 o Balilla

La empresa Fiat presenta en el año 1932 el modelo 508 que sería bautizado, poco más tarde, Balilla. Había nacido el automóvil utilitario de la marca turinesa. Veremos como nació ese auto que sería el iniciador de una dinastía de autos populares de Fiat.



Luego de la gran crisis económico-financiera que ocurrió en el año 1929, la industria automotriz europea quedó muy golpeada. En especial porque la mayoría de los automóviles producidos eran grandes, lujosos y caros. Salvo excepciones esto era generalizado en Europa.

Con este panorama nace el Fiat 508, que pasaría a llamarse Balilla en poco tiempo, como auto utilitario de una idea de Agnelli. Quien le encargó a su equipo de colaboradores el diseño de un automóvil que fuera económico para poder salir de la crisis que afrontaba toda la economía mundial.

El que dirigía la oficina técnica era el ingeniero Tranquillo Zerbi y se basaron, para desarrollar el diseño del Balilla, en esta premisas: el modelo debía ser de pequeñas dimensiones, pero confortable; liviano pero robusto y de prestaciones brillantes pero económico. El Balilla había nacido.

Una intensa campaña publicitaria fue la encargada en dar a conocer la nueva “máquina” de Fiat. El éxito no se hizo esperar. Luego de dos años de estudios, a partir de 1930, el Balilla se presentó, en Italia, en el año 1932. La crítica especializada y el público comprador se vieron sorprendidos por las prestaciones de este automóvil italiano.

El motor de cuatro cilindros en línea de 995 centímetros cúbicos de cilindrada otorgaba una potencia de 20 HP a 3.400 revoluciones por minuto que pese a lo poco que parecía podían llevar al Fiat Balilla hasta 85 kilómetros por hora. Recuerden que estamos en los inicios de la década del treinta y esa velocidad máxima pocos autos la alcanzaban, a menos que fueran deportivos o autos de grandes cilindradas.

Pero no solo era velocidad el Balilla también era aceleración comparable a un deportivo, una maniobrabilidad excepcional y frenos hidráulicos. Otra recordación, en aquellos años todavía no se había expandido el uso de frenos hidráulicos, muchos automóviles venían con frenos mecánicos.

El mayor éxito estaba en su bajo consumo de combustible que era de 8 litros para cada 100 kilómetros recorridos. El motor tenía válvulas laterales inclinadas con una compresión 5,5:1 y la caja de velocidades era de tres marchas hacia delante y marcha atrás. El peso era bajo, dado las dimensiones del Balilla, de 650 kilogramos.

Las primeras versiones del Fiat Balilla fueron, una berlina de 2 puertas y 4 plazas, un torpedo de 4 puertas y un spider, y son las que vemos en las tres ilustraciones que acompañan esta nota. Tiempo más tarde se le sumó la versión deportiva llamada “Mille Miglia” con una potencia de 30 HP a 4.000 revoluciones por minuto y que podía llegar a los 110 kilómetros por hora. También el Balilla tendría sus versiones militares, el 508 M, con carrocerías torpedo y spider.

Los bajos precios de venta lograron ser un éxito comercial en Italia. Para el año 1934 aparecería una versión más larga que sería una serie intermedia. El motor era de mayor potencia con 24 HP a 3.800 revoluciones por minuto, caja de cuatro velocidades y una velocidad final de 85 kilómetros por hora.

El Fiat 508 estuvo en producción hasta el año 1937 y durante esos años se fabricaron unas 113.000 unidades. Sería reemplazado por el 508 C o 1100. Había nacido la dinastía de los autos utilitarios de la Fiat que llegaría hasta nuestros días.

Las tres ilustraciones del Fiat Balilla fueron tomadas de la Enciclopedia Autorama de su fascículo número 52 del 6 de diciembre de 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.