jueves, 22 de mayo de 2014

Un campeón de Chevrolet

La empresa General Motors Argentina comienza a armar en el país, en 1925, un modelo de automóvil, marca Chevrolet, que se llamó Campeón o Champion. No he podido, fehacientemente, saber porqué esa denominación. Aunque algunos mayores me dijeron que lo nombraron así por el éxito de venta.



La planta de San Telmo, en el barrio porteño del mismo nombre, vio nacer este modelo de la marca Chevrolet que se fabricó entre los años 1925 y 1928. Fue un éxito de ventas en el país. Por un lado por el bajo precio del automóvil y por otro por la fuerte campaña publicitaria que hizo General Motors Argentina en todo el país.

El motor era de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 2.800 centímetros cúbicos y una potencia era de 25 HP a 2.000 revoluciones por minuto. El diámetro de los cilindros era de 3 11/16 pulgadas y la carrera de los pistones de 4 pulgadas.

El “Especial Argentino” como lo llamada la empresa de origen estadounidense fue lanzado en el mes de abril de 1925 a un valor de 2.085 pesos de moneda nacional. Los automóviles venían con neumáticos “balloon” de medida 4.50 pulgadas por 20 pulgadas y la presión correcta era de 24 libras tanto para los delanteros como los traseros.

La capota de esos primeros b, armados en la calle Garay 1 del barrio de San Telmo de la ciudad de Buenos Aires, era de color caki. El primer automóvil fue el que salió de gira por diversas zonas de todo el país. Tanto éxito tuvo ese lanzamiento, hoy diríamos que fue un campaña de marketing, que la General Motors Argentina tuvo más de 2.000 pedidos del nuevo auto porteño.

En julio de 1975 la empresa cumplió 50 años de existencia en Argentina y sacó una publicidad con un dibujo que representaba una escena con ese “Especial Argentino” que más tarde conoceríamos como Campeón. Hoy vemos un fragmento de esa publicidad que saliera publicada en la revista Gente el 31 de julio de 1975.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.