martes, 27 de mayo de 2014

Las camionetas Ford de 1979

Las Ford F-100 siempre han tenido una larga tradición en Estados Unidos, su país de origen, hoy veremos cómo eran los diferentes modelos que se ofrecían en el año 1979, algo diferentes a los que se producían en Argentina.

De izquierda a derecha: version Regular Cab, SuperCab o cabina 
extendida y Flareside o caja chica de carga de las camionetas 
Ford del año 1979. Fotografía de un folleto de la empresa 
Ford Motor Company de julio de 1978.


A través de un folleto de la empresa Ford Motor Company conoceremos un poco la línea de camionetas, pick-up, para el año 1979 en los modelos Ford F-100, F-150 y F-250. Como sus variantes y opciones de motores. Los estadounidenses siempre han sido muy afectos a una alta gama de opcionales y motorizaciones variadas.

Primero les voy a mencionar las diferentes versiones que se ofrecían en cada uno de los tres modelos de camionetas Ford. Las pick-up venían con dos variantes de cabinas: Regular Cab o sea cabina simple y SuperCab o sea cabina extendida. En el caso de la F-250 estaba, además de las anteriores, la versión Crew Cab o sea doble cabina. Ahora la otra diferencia era el modelo de caja de carga. Donde se ofrecían dos versiones Styleside, caja normal, o Flareside, caja chica con los guardabarros por fuera.

Ford Custom de 1979. Fotografía de un folleto de la empresa
Ford Motor Company de julio de 1978.

Tanto la F-100, como la F-150 y la F-250 se comercializaban en las siguientes versiones de camionetas: Custom, la más estándar, Ranger, Ranger XLT y Ranger Lariat, la más lujosa de todas. A medida que cambia la versión tienen más detalles de confort y lujo. Son tantos los opcionales y acabados internos que lo veremos en una próxima nota sobre estas camionetas de 1979. En el caso de la Ford F-250 Crew Cab (doble cabina) solo estaban disponibles las versiones Custom y Ranger XLT.

Ahora veamos los motores que se ofrecían en el mercado de Estados Unidos para el año 1979, una aclaración antes de seguir: en el mercado automotriz estadounidense los modelos del año siguiente son presentados a mitad del año en curso, es así como esta línea ya estaba en julio de 1978. Hecha la salvedad sigamos con los motores.

Ford Ranger de 1979. Fotografía de un folleto de la empresa
Ford Motor Company de julio de 1978.

Los motores de 6 cilindros en línea y 8 cilindros en V nada tenían que ver con los motores que fabricaba Ford Motor Argentina en su planta de General Pacheco. Así el motor estándar de 6 cilindros en línea era de 300 pulgadas cúbicas o 4,9 litros de cilindrada. Este motor era para las camionetas F-100, F-150 y F-250, que para la F-100 y la F-250 no estaba disponible para el estado de California, se solicitaba motor V8. En el caso de la F-250 tampoco estaba disponible ese motor para la cabina extendida (SuperCab) y doble cabina (Crew Cab) para el mismo estado, en ese caso se requería de un motor V8.

La F-100 tenía como motores opcionales al V8 de 302 pulgadas cúbicas o de 5 litros de cilindrada solo para la versión Regular Cab (cabina simple). En cambio el motor de 351 pulgadas cúbicas o 5,8 litros de cilindrada estaba disponible para todas las versiones. En el caso de la F-150 la gama de motores opcionales era mayor y cuatro motores de 8 cilindros en V estaban disponibles. Los dos mencionados para la F-100 más uno de 400 pulgadas cúbicas o 6,6 litros y otro de 460 pulgadas cúbicas o 7,5 litros de cilindrada. La F-250 solamente ofrecía tres opciones de motores V8 y eran los tres más potentes de 351, 400 y 460 pulgadas cúbicas de cilindrada. Todos estos motores eran para las versiones de tracción simple, porque también las camionetas Ford de 1979 se ofrecían al mercado interno de Estados Unidos con versiones de doble tracción, pero hoy no vamos a ver este tipo de camionetas.

Ford Ranger Lariat de 1979. Fotografía de un folleto de la empresa
Ford Motor Company de julio de 1978.

En cuanto a las cajas de velocidades también había para elegir, desde la clásica de 3 velocidades, que era estándar en la F-100 y F-150. Aunque había excepciones como que en la versión SuperCab de la F-100 la caja estándar era la automática y que en la versión SuperCab de la F-150 era la caja de cuatro velocidades, pero que en el estado de California necesitaba de un motor V8. Realmente es complejo ver como una versión podía no estar disponible en una parte de Estados Unidos por normas estatales.

Las cajas de velocidades opcionales podían ser de 4 marchas, 4 marchas con sobre marcha, o automática. Ahora había que ver si esa caja de velocidades podía estar acompañada de un motor V8 en el estado de California. La Ford F-100 para la versión SuperCab tenía como estándar la caja de cambios automática y la de 3 velocidades era la opcional, que en el estado de California requería un motor de 8 cilindros en V.

Ford F-350 Ranger XLT de 1979 en versión SuperCab 
con dos tanques de combustible. Fotografía de un folleto de la empresa 
Ford Motor Company de julio de 1978.

Otra de las variedades eran los diferentes largos de carrocerías de las camionetas Ford para 1979. Para la versión Regular Cab la F-100 presentaba dos largos diferentes: uno de 4.955,5 milímetros o 195,1 pulgadas y otro de 5.367 milímetros o 211,3 pulgadas. En cambio las F-150 y F-250 era solo de 211,3 pulgadas. Para la versión SuperCab los tres modelos presentaban dos largos diferentes, uno de 5.522 milímetros o 217,4 pulgadas y otro de 5.933,4 milímetros o 233,6 pulgadas, para los modelos F-100, F-150 y F-250. Para versión Crew Cab el único largo era de 5.806,4 milímetros o 228,6 pulgadas que correspondía al modelo F-250. Estos largos de carrocería correspondían a la versión Styleside o caja de carga normal.

Para la versión Flareside o caja chica de carga, que corresponde a la versión Regular Cab para los tres modelos F-100, F-150 y F-250 era la siguiente 5.293,4 milímetros o 208,4 pulgadas. En el caso de la F-100 había otra versión más corta de 4.881,9 milímetros o 192,2 pulgadas. Los pesos totales iban desde 2.177 kilogramos para la F-100 Regular Cab para la versión corta hasta 3.492 kilogramos para la F-250 Crew Cab en la versión corta, que era la única disponible para este modelo de camioneta.

Arriba: camioneta Ford de 1979 con la opción de calcomanías 
para decorar la carrocería. Abajo: la versión Crew Cab o doble cabina de la 
camioneta Ford de 1979. Fotografía de un folleto de la empresa 
Ford Motor Company de julio de 1978.

También era mucha la variedad de neumáticos que podían montar los diferentes modelos en sus muchas variantes de camionetas Ford. Así los neumáticos para la versión más estándar era F78 x 15B, que correspondía a la F-100 Regular Cab caja normal en versión corta. En cambio la F-250 Crew Cab con caja normal montaba, en su versión más pesada, neumáticos 8.75 x 16.5E. En el medio había cuatro medidas más de neumáticos y sin contar con la variedad de llantas disponibles que veremos en una próxima nota sobre las camionetas Ford de 1979.

Las camionetas Ford podían venir con tanques de combustible de 71,94 litros o 19 galones, en un caso. En otro de 75,72 litros o 20 galones que se montaban en las versiones Crew Cab de la F-250. Ahora si miran una de las fotografías que ilustran esta nota verán una F-350 en versión SuperCab con dos tanques de combustible. Para los argentinos esta es una rara versión de camioneta ya que es F-350 con ruedas simples en el eje trasero y de camión no tiene nada. Por estas características es que usé esa foto para ilustrar la línea de camionetas que incluía a las 350.

Ford F-250 en la versión casa rodante (Camper Special Package) 
del año 1979. Fotografía de un folleto de la empresa 
Ford Motor Company de julio de 1978.

Vimos un pantallazo de la línea de camionetas Ford para el año 1979 a través de un folleto de la empresa Ford Motor Company que me mandaron en su momento, en base a mi pedido, y que tiene fecha de impresión julio de 1978. Gracias a este folleto pude compartir con todos los seguidores de Archivo de autos las camionetas estadounidense de la marca Ford.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.