viernes, 21 de marzo de 2014

Las virtudes del DKW

Una publicidad que nos habla de las bondades del Auto Union 1000 S o también conocido como DKW, que era la marca alemana que lo identificaba. Un “road test” con una serie de preguntas para responder por el lector.

La publicidad fue publicada en la revista Parabrisas del mes de julio de 1964.


El Auto Union era fabricado en Argentina, bajo licencia, por la empresa Industria Automotriz Santa Fe SA (IASF). Como también la versión rural y la pick-up DKW-Auto Union.

La vieja publicidad hace mención a las bondades de la tracción delantera, el chasis, los amortiguadores de doble acción, la cantidad de piezas móviles dentro del motor y da la exacta proporción para la mezcla de la aceite con la nafta.

Recordemos que el DKW-Auto Union tenía un motor de tres cilindros de dos tiempos, por eso la necesidad de mezclar nafta con aceite. También les recuerdo, para aquellos que peinan canas o no peinan nada, que el Auto Union supo tener desempeño en la categoría Turismo Mejorado (TM)  y que uno de los que le sacó jugo este auto fue Héctor “Pirín” Gradassi que lo hacía “volar” por las sierras de la provincia de Córdoba.

Otra de las aplicaciones que tuvo el motor DKW fue en la categoría Fórmula Junior donde equipó a algunos de los autos de carrera que disputaban competencias. Incluso algún preparador le colocó una caja de velocidades de Renault Gordini para mejorar sus prestaciones en estos autos sin techo y con motor trasero.

Otro mejoramiento para correr en TM era colocarles frenos a disco en las ruedas delanteras marca Rousan. Todo un avance para un automóvil que había sido presentado, en Alemania, a principios de la década del ’50.

Una vieja publicidad que nos habla de las virtudes del DKW-Auto Union de mediados de los años ’60 y que nos recuerda el auge que tenía la industria automotriz argentina por aquellos años.

La publicidad fue publicada en la revista Parabrisas, número 44, del mes de julio de 1964.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.