lunes, 17 de marzo de 2014

Alcre Susana, un microauto argentino

La explosión automotriz de la década del ’60 en Argentina produjo un sinnúmero de emprendimientos que no tuvieron un feliz desarrollo. Por improvisación o por realizar espurios negocios automotrices.

Publicidad del Alcre Susana 500 aparecida en la revista 
Parabrisas número 13 de noviembre de 1961.


La empresa Alcre SAICFI con sede en la Avenida Leandro N. Alem 619 de la ciudad de Buenos Aires intentó comercializar dos microautos llamados Susana y Luis. El primero un pequeño sedan de dos puertas y el segundo una cupé.

Ambos con motores marca Heinkel. En el caso del Alcre Susana con motor de dos cilindros de dos tiempos con una cilindrada de 500 centímetros cúbicos y una potencia de 22 HP a 4.000 revoluciones por minuto con una velocidad final de 95 kilómetros por hora.

El Alcre Luis con un motor de tres cilindros de dos tiempos con una cilindrada de 700 centímetros cúbicos y una potencia de 32 HP a 4.000 centímetros cúbicos, que según la fábrica podía llegar a los 140 kilómetros por hora. Una cifra algo “optimista” dada las características del auto.

Ambos modelos contaban con Dynastart, que hacía las veces de arranque y carga de la dínamo que funcionaba con 6 volts. Los motores eran de ubicación trasera al igual que la tracción. Dichos motores contaban con refrigeración por agua.

Publicidad del Alcre Susana 500 aparecida en la revista 
Parabrisas número 14 de enero de 1962.

El Acre Susana contaba de chasis monotubular y suspensión independiente en las cuatro ruedas. Como casi todos estos diminutos autos que se fabricaron o armaron en Argentina. La fábrica de los Alcre estaba ubicada en la provincia de Entre Ríos, más precisamente en la ciudad de Paraná.

Los Alcre llegaron en mal momento de la industria automotriz argentina. Porque había muchas marcas en el mercado interno. Ya había demasiados autos pequeños, algunos con presencia en los concesionarios. Además era una marca desconocida y nueva. Lo cierto que no funcionaron las ventas de este microauto, tanto en la versión Susana 500 como Luis 700.

Tal vez muchos de los seguidores de Archivo de autos nunca oyeron hablar de este auto y otros recuerden el fiasco en las ventas de los dos modelos presentados, con publicidades en los diferentes medios gráficos.

Según una vieja publicidad de la época el Alcre Susana 500 tenía una carrocería Bellino de Cöppingen de Alemania. Recordemos que los motores eran marca Heinkel, fabricados o armados bajo licencia de Ernest Heinkel de Stuttgart de Alemania.

Es evidente que el diseño alemán de la carrocería es de mediados de los años cincuenta y que para su lanzamiento en Argentina ya era un poco viejo. La trompa nos remite a los viejos Porsche de la misma década.

Otro auto argentino que pasó sin pena, ni gloria en esos convulsionados años de los ’60 donde muchos “armaban” fábricas con poco sustento de conseguir una rentabilidad rápida sin importarle mucho las consecuencias sobre los posibles compradores, de esos autos.

Algo similar pasaría cuando en 1979, dictadura cívico-militar mediante se abrió sin miramientos la importación de automóviles. Muchos importadores se comportaron como corsarios en pleno Mar del Caribe. Solo les faltaba el loro en el hombro.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.