domingo, 16 de febrero de 2014

Los Jeeps carrozados en Argentina

El Jeep fue el primer automóvil que fabricó Industrias Kaiser Argentina SA (IKA) en el país. El 27 de abril de 1956 sale la primera unidad del Jeep de IKA. Ahí comienza la historia de este modelo que sería el primer utilitario fabricado por la empresa estadounidense radicada en la provincia de Córdoba.

Carrocería Baby Rural de Camena para Jeep normal.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.


Aquel primer Jeep, denominado J 3 UB, para su versión de tracción simple, le seguiría la versión de chasis más largo, pick-up, que para la empresa IKA era J 2 PB, también para el modelo de tracción simple. Los modelos J 3 UA y J 2 PA eran las versiones con doble tracción para los mencionados vehículos.

Pero lo interesante de todo esto es que la industria carrocera de Argentina comenzó a ofrecer diferentes tipos de carrocerías para las versiones corta y larga del Jeep de IKA. Empresas como Camena, Compreg, Facma, Mancar, Rudal, Sabú y Yicar, eran algunas de las que ofrecían modelos de carrocerías para las dos versiones del Jeep.

Carrocería Cabina de Compreg para Jeep normal.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

Básicamente estas carroceras convertían al descubierto Jeep en una pequeña rural de dos puertas y en algunos casos de tres puertas, ésta ubicada en la parte trasera del utilitario fabricado en la planta de Santa Isabel en la provincia de Córdoba. Todavía, hoy día, en pleno siglo XXI, es posible encontrarse con algunos de estos Jeep carrozados, allá, en los inicios de la década del ’60.

Pensemos que la industria automotriz argentina estaba en su pleno desarrollo o iba camino a eso. Por doquier florecían empresas con más o menos suerte, o con mejores o peores intenciones en cuanto al proyecto industrial que presentaban a la sociedad argentina. En contrapartida la industria autopartista también estaba en expansión. Lo mismo ocurría con la industria carrocera, pero esta a diferencia de las autopartes, tenía una historia sobre sus espaldas. Uno de sus desarrollos fueron los primeros colectivos porteños, allá a finales de los años 20.

Carrocería Baby Rural de Facma para Jeep normal.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

Hoy veremos los modelos que siete empresas carroceras que, la mayoría, estaban ubicadas en los alrededores de la ciudad de Buenos Aires, conformando ese gran conglomerado poblacional que es el Gran Buenos Aires. Hoy convertido en una mega ciudad, unida a Buenos Aires. Esas empresas ofrecían modelos que iban de pequeñas rurales, para el chasis corto, o rurales para el chasis largo o pick-up. Cabinas simples o dobles y hasta dos modelos de furgón, totalmente cerrado convertían al Jeep en un utilitario a tener en cuenta.

Veamos las siete carroceras mencionadas y arranquemos por orden alfabético. Así que la primera para conocer será Camena que estaba ubicada en la localidad de Bernal Oeste en la calle Cerrito 932 al 934 en la provincia de Buenos Aires. Esta empresa ofrecía carrozar el Jeep en las siguientes versiones: Baby Rural, Rural, Cabina, Chacarero y Furgón. Salvo el primer modelo de carrocerías los cuatro siguientes eran para montar en el Jeep Pick-Up (J 2 PB).

Carrocería Rural Dual de Facma para Jeep largo.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

Las carrocerías estaban construidas en chapa doble decapada número 18 que presentaba perfiles de refuerzos a prueba de vuelcos. Los laterales también estaban reforzados con perfiles que además servían para sostener el tapizado interno de la carrocería. Las puertas del Jeep estaban agrandadas para lo cual se había recortado la carrocería y tenían picaportes tipo “yale”. Las ventanillas de las puertas tenían levantavidrios. Los pesos de las carrocerías de la empresa Camena iban de los 90 kilogramos para la versión Cabina hasta la Rural de 300 kilogramos. El anclaje de las carrocerías, en todos sus modelos, era por soldadura al chasis del Jeep.

La empresa Compreg tenía sus oficinas en la ciudad de Buenos Aires en la Avenida Belgrano 485, 4º piso y allí residía la firma Néstor y Raúl Escudero SRL, propietarios de la marca de la carrocería. Esta empresa solo ofrecía a sus potenciales clientes dos modelos de carrocerías para el Jeep de IKA. Ambas denominadas Cabina para la versión normal y la larga del Jeep.

Carrocería Baby Rural de Mancar para Jeep normal.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

Las carrocerías Compreg presentaban el techo de PRFV (Plástico Reforzado en Fibra de Vidrio) y los laterales de chapa doble decapada número 18. Las puertas abrían hacia atrás y se podían trabar en la carrocería para dejarlas abiertas en la época de verano. Algo impensado con las condiciones de seguridad actuales que rigen para los automóviles. Las ventanillas eran deslizables como las usadas en los colectivos y las puertas presentaban picaportes tipo “yale”.

Estos dos modelos de carrocerías se fijaban al chasis mediante bulones. La tarea de fijación, al chasis, la podía realizar el cliente, si este lo deseaba, por eso no se la aseguraba mediante soldadura. De las empresas carroceras que veremos era la única que tenía la posibilidad de comprar la carrocería como un kit. Los pesos de ambas carrocerías eran de 125 kilogramos, para el Jeep normal, y 70 kilogramos para la versión pick-up.

Carrocería Baby Rural de Mancar con puerta atrás para Jeep normal.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

Facma estaba ubicada en la localidad de Lanús Oeste en la calle Andrade 544, en la provincia de Buenos Aires. Ofrecía los siguientes modelos de carrocerías: Baby Rural, Rural, Rural Dual y Cabina, las últimas tres se aplicaban sobre el chasis largo del Jeep. Las carrocerías era de chapa doble decapada número 18 y la característica de esta empresa era que presentaba una luneta trasera de gran visibilidad, para el modelo Baby Rural, con vidrios curvos en las esquinas de la parte trasera del Jeep carrozado. Las diferentes modelos de carrocerías eran soldadas al chasis del Jeep.

Las puertas estaban agrandadas y los picaportes eran tipo “yale”. Además las ventanillas eran accionadas por levantavidrios. Las ventanillas traseras era del tipo deslizable, tan habituales en esta carrocerías agregadas a un determinado vehículo de fabricación nacional. Los pesos de las carrocerías iban desde los 70 kilogramos, para la versión Cabina, hasta los 280 kilogramos para el modelo Rural, ambos se montaban sobre el chasis del Jeep Pick-Up.

Carrocería Furgón de Mancar para Jeep largo.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

La empresa Mancar ubicaba su administración y fábrica en la calle Máximo Paz 978 de la localidad de Lanús Oeste en la provincia de Buenos Aires. Mancar SRL era la razón social de esta carrocera del Gran Buenos Aires. Las versiones que se fabricaban eran las siguientes: Baby Rural, Baby Rural con puerta trasera, Rural, Cabina, Cabina Dual y Furgón. Salvo el modelo Baby Rural todos los demás eran para montar sobre el chasis largo del Jeep.

Las carrocerías de Mancar eran de chapa doble decapada número 18 y presentaban el techo en forma bombé, construido en una sola pieza. En la parte delantera de la carrocería presentaba una saliente a modo de visera. Las puertas estaban agrandadas y sus ventanillas eran accionadas por sistema de levantavidrios, los picaportes de tipo “yale”. La carrocería Baby Rural, para el Jeep normal, se ofrecía con y sin puerta trasera, que abría hacia el lado izquierdo del vehículo. Los pesos de las carrocerías iban desde 110 kilogramos, para la versión Cabina, y hasta 310 kilogramos para la Rural, ambas se montaban sobre el chasis largo del Jeep.

Carrocería Cabina de Mancar para Jeep largo.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

Rudal era una empresa carrocera ubicada en calle Edison 1039 de Martínez en la provincia de Buenos Aires y la razón social era Rudal SRL. Estas carrocerías se destacaban por la gran visibilidad que ofrecían sus ventanillas y parabrisas. El material de las carrocerías era chapa doble decapada número 18 con estructura de perfiles de la misma chapa, pero número 16. Se fijaba mediante soldadura al chasis del Jeep. El parabrisas panorámico era de diseño propio y las ventanillas tenían levantavidrios en sus puertas, que contaban con picaportes tipo “yale”.

La empresa Rudal ofrecía los siguientes modelos de carrocerías, para el Jeep, Baby Rural, Baby Rural de lujo, Rural y Cabina, estas dos últimas para el chasis largo, o sea el Jeep Pick-Up. Los pesos de las carrocerías iban de los 70 kilogramos para el modelo Cabina a los 200 kilogramos para el modelo Rural. Un dato: el asiento trasero de las carrocerías Rudal era para tres personas.

Carrocería Baby Rural de Rudal para Jeep normal.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

La carrocera Sabú tenía sus oficinas de la administración ubicada en la Avenida Independencia 1745 de la ciudad de Buenos Aires y su fábrica en la Avenida Mitre 5471 de la localidad de Avellaneda en la provincia de Buenos Aires. Las carrocerías estaban construidas, totalmente, en chapa doble decapada número 18 con techo bombé. Los laterales presentaban perfiles de chapa para reforzar las carrocerías. Las puertas laterales estaban agrandadas y la trasera era enteriza de una sola hoja con apertura hacia un costado. Las carrocerías eran fijadas al chasis mediante soldadura.

Los modelos que ofrecía a sus clientes la empresa Sabú eran los siguientes: Baby Rural, Rural, Cabina y Cabina Dual, los últimos tres para el chasis largo del Jeep Pick-Up. Las carrocerías, de esta empresa de Avellaneda, tenían un peso que iban de los 110 kilogramos, para la versión Cabina, hasta los 300 kilogramos para la versión Rural.

Carrocería Baby Rural de Sabú para Jeep normal.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

Yicar era una empresa carrocera ubicada en la localidad de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires, en la calle Hipólito Irigoyen 126, donde se encontraba la fábrica. Los tipos de carrocerías que fabricaban para el Jeep eran de chapa doble decapada número 18 con perfiles metálicos soldados. Al igual que las carrocerías para unirlas a los chasis. Las puertas tenían levantavidrios y ventiletes, mientras que las ventanillas traseras eran deslizantes. Los picaportes de las puertas eran del tipo “yale”.

Los modelos que ofrecía Yicar eran los siguientes: Baby Rural, Rural y Cabina. Las dos últimas versiones para el Jeep Pick-Up y con un peso que, para la carrocería más liviana era de 90 kilogramos, en el caso del modelo Cabina y de 280 kilogramos para el modelo Rural, ambos modelos para ser instalados en los chasis largos del Jeep que fabricaba IKA en Argentina.

Carrocería Baby Rural de Yicar para Jeep normal.
Foto de la revista Parabrisas de diciembre de 1960.

Hemos visto siete empresas, casi todas, del Gran Buenos Aires, que se dedicaban a carrozar los famosos Jeep de IKA, tanto para la versión corta, como la larga. Recuerdo que ambas versiones fueron muy utilizadas por la empresa SEGBA (Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires), hace poco esperando un semáforo para cruzar la calle, en San Miguel, donde vivo, vi pasar un furgón Jeep carrozado con parte de los colores que usó SEGBA: verde y naranja. Colores inconfundibles para aquellos que vimos, en vivo y en directo, esos viejos Jeep carrozados de IKA.

Todas las fotografías de las diferentes carroceras fueron tomadas de una nota que publicara la revista Parabrisas en su número 2 del mes de diciembre de 1960 y que firmara el periodista Jorge Parodi.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.