jueves, 30 de enero de 2014

Tres amigos fierreros

Archivo de autos tiene la suerte de tener amigos de fierro, que aman los viejos fierros que supimos conseguir. Es así como tengo en mí poder una nueva, en realidad una vieja computadora Pentium 4, desde donde estoy escribiendo estas líneas.


Quiero agradecerle a Eliseo Tapia que me regalara la computadora, que pasaré a llamar P4, pero también el agradecimiento se hace extensivo a Víctor Caputo que fue el que sugirió que el destinatario de esta computadora fuera Archivo de autos.

Pensó, Víctor, que el mejor destino de la P4 fuera el que escribe estas líneas. El destino de la P4 era la basura o el chatarrero. Pero no, a Archivo de autos le sirve y mucho. Si lo sabré yo que vengo escribiendo las notas que se publican desde marzo de 2011 en papel borrador, para luego ser tipiados en un ciber de la zona de San Miguel, en la provincia de Buenos Aires, donde vivo.

Así que la forma que nacen las notas de Archivo de autos ha mejorado notablemente. Si a eso le agregamos que mi amigo Hugo González, otro fierrero de alma, me acaba de regalar un escáner Canon N340P, que no pudo usar más por no tener conector USB en su nueva computadora.

Así a que ahora, no solo tengo una computadora donde escribir las notas que salen publicadas en Archivo de autos, sino que también tengo un escáner donde digitalizar las imágenes que ilustran los textos. Teniendo en cuenta que P4 tenía varios de sus componentes desarmados y logré que funcionen bastante bien dadas las circunstancias. Por lo menos tengo el Word para escribir estas líneas de agradecimientos a estos tres amigos fierreros.

Espero que todo funcione correctamente, ya que Abu descansa en paz, debajo de P4. De seguir con este ritmo de computadora que me regalan haré una pila de CPUs. Bromas apartes estas nuevas adquisiciones para Archivo de autos son muy importantes para mejorar la comunicación con todos ustedes que se preocupan por esta situación.

Quiero agradecer a varios seguidores de Archivo de autos que se interesaron en lograr que tuviera una computadora, y algunos todavía trabajan en eso. Tuve ofrecimientos por parte de ustedes con el fin de que me hiciera de una computadora. Tengo que mencionar a David Thompson, Andrés Burgos y Emiliano Celentano que me ofrecieron regalar una computadora o conseguir alguna vieja en desuso. También a Maximiliano Cáceres que me ha asesorado cómo reparar a Abu y poner en marcha a P4, ya que es técnico en PC.

A todos los que se preocupan por Archivo de autos y los que diariamente leen las notas que público les quiero agradecer el interés que demuestran por un sitio que se dedica a publicar la historia de los viejos autos que supimos conseguir.

¡Muchas gracias a todos!

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial