domingo, 6 de octubre de 2013

El campeón de los camiones, el FIAT 18 BL

La empresa FIAT (Fabbrica Italiana Automobili Torino) fabricó muchos vehículos para uso militar antes y durante la Primera Guerra Mundial. Uno de esos vehículos fue el camión 18 BL.

El FIAT 18 BL que tuvo destacada presencia en la Primera Guerra Mundial.
Foto publicada en la Enciclopedia Autorama en 1968.


Italia había participado en la guerra de Libia y ya para ese tiempo la empresa FIAT había fabricado camiones 15 Ter para el ejército italiano. Dada las buenas repercusiones que tuvieron esos vehículos el comando del cuerpo del estado mayor italiano pidió al Ministerio de Guerra más unidades para una eventual conflagración.

El estallido de la Primera Guerra Mundial hacia mediados de 1914 aceleró este proceso de motorización de las fuerzas armadas, no solo de Italia sino de todos los países aliados en contra de Alemania, que estaba mejor preparada para la movilización de tropas en forma mecanizada.

La Primera Guerra Mundial fue el primer conflicto bélico motorizado de la historia de la humanidad. Eso significó dejar de lado las viejas estrategias militares del siglo XIX. Lo que unos años antes demandaba días, para movilizar un regimiento de infantería, ahora, con camiones se hacía en horas.

La FIAT era una de las empresas italianas mejor preparadas para el conflicto bélico. Antes que estallara la gran guerra ya había cerrado contratos con los gobiernos de Rusia y Grecia. Les proveyó de camiones medianos y pesados. Incluso la empresa turinesa fabricaba tractores de arrastre para movilizar hasta 100 toneladas, que eran usados para el desplazamiento de piezas de artillería.

Los gobiernos aliados, en la Primera Guerra Mundial, comenzaron a formularles pedidos a FIAT para que les proveyera sus camiones de uso militar. Así es como al final de la contienda unos 35.000 vehículos, que se encontraban en los distintos frentes de combate era de la marca FIAT. Para tener una idea de la motorización alcanzada por los italianos en su ejército, les cuento que unos 25 modelos diferentes de la marca FIAT prestaban sus servicios en la Primera Guerra Mundial.

El FIAT 18 BL fue el campeón de los camiones. Un camión pesado que prestó sus servicios, incluso luego de finalizada la guerra. Solo la aparición de los camiones con motores diésel lo relegó de su podio adquirido a fuerza de su nobleza y dureza.

El motor del 18 BL era un 4 cilindros verticales fundidos en un solo block de cuatro tiempos alimentado a nafta. El motor estaba montado sobre dos travesaños de acero estampado, que se encontraban soldados a los largueros del chasis.

El cigüeñal tenía 3 bancadas y el carter inferior de aluminio oficiaba de tanque para el aceite de la lubricación. Las válvulas era unilaterales y el carburador patentado por la FIAT era de conductos múltiples con precalentamiento automático de la mezcla de combustible.

La lubricación era forzada mediante una bomba accionada por engranajes. La refrigeración era por agua mediante una bomba centrífuga. El encendido por magneto de alta tensión y el arranque por manija, todavía faltaban unos años para que el arranque eléctrico se popularizara.

La transmisión era por cadena accionada por ruedas dentadas dentro de carcazas especiales ubicadas a ambos lados de la carrocería. El embrague era de discos metálicos múltiples con sus resortes blindados del polvo del camino. La caja de velocidades era de 4 marchas hacia delante.

Los frenos eran dobles uno comandado por pedal accionaba sobre dos poleas situadas sobre el cardan. El otro freno era mediante una palanca a la derecha del conductor que oprimía unas pinzas extensibles en la corona dentada de las ruedas motrices, en el eje posterior. También existía la posibilidad de bloquear el diferencial lo que le permitía al 18 BL salir solo en caso de encajarse, si una de sus ruedas motrices perdía adherencia.

El chasis era de chapa de acero estampada con elásticos semilépticos, en ambos ejes, de acero al magnesio-silicio de alta resistencia. Los ejes eran de acero al níquel. El delantero era estampado y llevaba montada la dirección que era de tornillo sinfín del tipo irreversible. El volante era de acero revestido.

Un camión duro para enfrentar los peores caminos de la época y salir airoso. Un dato más, para terminar, el 18 BL, como muchos camiones primitivos tenía ruedas macizas. Todavía la industria del neumático no había desarrollado piezas de caucho que soportaran el peso de estos vehículos.

La foto del FIAT 18 BL apareció publicada en la Enciclopedia Autorama número 45 del 27 de septiembre de 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos