jueves, 21 de febrero de 2013

El Justicialista que cruzó los Andes


Un automóvil marca Justicialista cruzó la Cordillera de los Andes en febrero de 1954. El auto que fabricaba IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) en la provincia de Córdoba realizó la hazaña al mando del piloto mendocino Pablo Gullé unió las capitales chilena y argentina en un recorrido, que le llevó más de 25 horas.

Artículo aparecido en la revista Coche a la vista de mayo de 1954. 

Un viejo artículo publicado en la revista Coche a la vista en mayo de 1954 nos testimonia el cruce de los Andes a bordo de un automóvil Justicialista de 4 cilindros. Su conductor fue Pablo Gullé piloto de la provincia de Mendoza.

Gullé partió un día jueves del mes de febrero a las 13 horas de la ciudad de Santiago de Chile y cinco horas más tarde pasó por la ciudad de Las Cuevas (Eva Perón en aquellos años). Siguió camino hacia la ciudad de Mendoza donde lo sorprende una lluvia torrencial. La lluvia le hizo compañía hasta la ciudad de Río Cuarto en la provincia de Córdoba. Pasó por La Carlota, también en Córdoba. Y prosiguió viaje hasta Venado Tuerto en el sur de la provincia de Santa Fe.  Luego enfiló hacia la ciudad de Buenos Aires donde arribó en horas de la tarde. Más precisamente a las 14 y 25 horas del día viernes, Había tardado, Pedro Gullé, 25 horas y 25 minutos en unir las dos ciudades capitales de Chile y Argentina.

El destino final del recorrido era el edificio de IAME en Buenos Aires, ubicado en la calle Paraná al 700. Allí fue recibido por el Ministro de Aeronáutica, Brigadier Mayor Juan Ignacio San Martín y demás autoridades. El Brigadier San Martín es el responsable que el estado argentino se volcara a fabricar vehículos autopropulsados. Tractores, camionetas, auto y motos que salieron de ese emprendimiento estatal.

El recorrido tenía como objetivo demostrar la calidad del Justicialista a modo de publicidad. Lo que se desprende de leer el artículo de la revista Coche a la vista. Las fotografías testimonian el paso de Gullé por el Cristo Redentor ubicado en la Cordillera de los Andes en la provincia de Mendoza. O el Justicialista a la salida del túnel internacional. Hay un detalle en la foto del Cristo Redentor que algunos lectores ya habrán descubierto.

A la hazaña inicial se le sumaría el retorno de Gullé a su provincia. Lo haría el 1 de marzo de 1954 partiendo a las 9:45 horas. El regreso a la provincia de Mendoza lo hizo desde la Casa Rosada, donde el presidente Juan Domingo Perón lo despidió. También estuvieron en la despedida de Gullé, el Brigadier San Martín, Juan Manuel Fangio y otras autoridades del gobierno peronista.

El regreso le insumió 13 horas y 47 minutos por lo que infiero que llegó a Mendoza a las 23:32 horas del jueves 1 de marzo. El recorrido de regreso a sus pagos le demandó 1.150 kilómetros. Pero entre Pergamino (Buenos Aires) y Venado Tuerto (Santa Fe) sufrió la rotura de la bomba eléctrica de nafta.

Por lo que dice la nota de Coche a la vista la bomba de nafta eléctrica no era del Justicialista. Cuando le colocaron el repuesto original el auto anduvo perfectamente bien y llegó a destino.

Les reproduzco el texto íntegro del artículo aparecido en la revista Coche a la vista para que conste como documento de una hazaña técnica realizada por automóvil de fabricación nacional, hace 59 años.

Un viejo recuerdo que nos atestigua un desafío de un piloto mendocino y un auto producido en Córdoba. Agradezco la digitalización del artículo de 1954 a Julián Pérez.

Mauricio Uldane