jueves, 18 de octubre de 2012

Los Chrysler de 1958


La industria automotriz estadounidense se vio influenciada por la conquista del espacio en el diseño de las carrocerías de los automóviles. Grandes aletas y adornos que hacían referencia a naves interestelares fueron parte del diseño de muchos autos de la década del ’50. Hoy veremos en una publicidad de Chrysler Corporation esos autos enormes, representados por cinco marcas del grupo automotriz.

Publicidad de la revista Time del 2 de diciembre de 1957.


Las marcas Plymouth, Dodge, De Soto, Chrysler e Imperial nos muestran esos autos con grandes aletas en las colas. Molduras, baguetas y adornos nos representan cohetes o aviones muy estilizados. Mucho cromado y enormes paragolpes eran parte de esas carrocerías largas, anchas y bajas.

Algunos detalles de los autos que Chrysler de Estados Unidos nos ofrecía al mercado: cuatro de las cinco marcas presentaban manijas embutidas en las puertas. Pasarán varias décadas para que este tipo de manija fuera común y corriente en los autos argentinos. Otro detalle los espejos retrovisores internos están montados sobre el tablero de los autos. Por último los limpiaparabrisas barrían desde el centro, del parabrisas, hacia los laterales.

La publicidad apareció publicada en la revista Time, de Estados Unidos, el 2 de diciembre de 1957 y fue escaneada por Julián Pérez.

Hoy vimos aquellos viejos autos llamados “botes” por sus dimensiones. Ni hablar del consumo de combustible o la capacidad de almacenaje de sus baúles. Autos que nos parecen de la prehistoria comparados con los autos del siglo XXI. Pero ostentosos y todo siguen siendo atractivos, pese al derroche y lo barroco de su diseño.

Mauricio Uldane