viernes, 10 de agosto de 2012

Un auto de 80 años


La empresa Pierce-Arrow fabricaba, en los años 30, autos de lujo con motores de 8 y 12 cilindros en V. Autos para un público de alto poder adquisitivo. Hoy vemos en una publicidad de época una cupe convertible de 1931.

Publicidad publicada en la revista Arts & Decoration de abril de 1931.


El Pierce-Arrow Convertible Coupe, perteneciente al grupo Salon de 1931, nos la muestra una ilustración magnífica. Esa cupe tiene el famoso asiento de la suegra, como vimos hace poco en otra cupe Chevrolet. Si observan bien en el guardabarros trasero izquierdo está el posapie para ingresar a ese asiento en el baúl.

Dos detalles más que esta cupe Pierce-Arrow: el faro trasero de tres luces y el maletero en la parte trasera. Muchos autos de aquellos años no tenían dos luces traseras, sino que venían con un solo faro en la cola del auto.

El maletero en la cola del auto era una extensión del pequeño baúl que solían tener los autos de los años treinta. Incluso muchos ni siquiera tenían baúl. Por eso lo neumáticos de auxilio estaban montados en los laterales del auto.

Este Pierce-Arrow tiene llantas de rayos de acero, en cambio de las llantas con rayos de alambre, que se venían usando en la industria automotriz. Para aquella década del treinta se empezaban a abandonar las ruedas con rayos de madera, tipo artillera.

Este Pierce-Arrow parece ser el auto ideal para alguna estrella de cine, que ya empezaba a ser sonoro. Lujo, mucho lujo y dólares en un país que había sufrido una crisis financiera durísima en aquel viernes negro de 1929.

Una vieja publicidad nos muestra una parte de la realidad de un país que era potencia mundial, aunque su economía estuviera sufriendo una crisis económica, que arrastró a todo el mundo de occidente.

El agradecimiento de siempre a Julián Pérez por su ayuda en el digitalizado de la publicidad del Pierce-Arrow.

Mauricio Uldane