martes, 10 de diciembre de 2019

Chevrolet Chevy High Sierra 1500 Cheyenne de 1981

Las camionetas Chevrolet, conocidas como Brava, en Argentina, regresaron con modelos cero kilómetro, al mercado interno con la apertura de la importación. De la mano de GMODC (General Motors Overseas Distribution Corporation) desde el año 1980. En el año 1981 la revista Su Auto tuvo la suerte de probar una camioneta Chevrolet Chevy High Sierra 1500 Cheyenne.


Si bien no es un test exactamente fue una prueba de manejo de los periodistas de la revista especializada mencionada. Estar al mando de esta camioneta estadounidense, de doble tracción, les dio una idea de cómo se comportaba en distintos tipos de terrenos. Además de conocer con exactitud cuál era el mejor escenario para esta versión.

El motor de 6 cilindros en línea era de 4.100 centímetros cúbicos de cilindrada, y en ese aspecto era similar al motor 250 que fabricara General Motors Argentina. Pero esta versión del año 1981 solo compartía el cigüeñal con el motor que se fabricó en la planta de San Martín en la provincia de Buenos Aires, el resto era totalmente diferente.


Su carburador de doble boca era autocebante y la potencia del motor era de 130 HP, que le alcanzaba de sobra. Eso por el torque que tenía y la elasticidad del motor. Además esta versión de doble tracción venía con una caja de cambios de 4 marchas hacia delante y marcha atrás. En el caso de la primera velocidad era de fuerza con una gran capacidad de arrastre.

También contaba con alta y baja. Para eso tenía una segunda palanca al piso más corta. Ambas palancas se aprecian claramente en una de las fotos del interior de la cabina. Cabina que era para tres pasajeros y contaba con cinturones inerciales combinados para el conductor y acompañante. En el caso de la plaza central el cinturón de seguridad solo era de cintura.

En la cabina se contaba con aire acondicionado integral frío-calor, radio con antena en el parabrisas, alfombra bouclé entre otros elementos de confort. La dirección era de asistencia hidráulica con mínimo radio de giro que permitía maniobras de precisión en cualquier condición de camino, o carga. Los frenos delanteros eran a disco ventilados con un gran desempeño.


Entre las impresiones de manejo, de los periodistas de la revista Su Auto, estaba que los frenos delanteros tenían una gran absorción de calor, comparable a un automóvil de prestaciones deportivas. Pero no solo eso sino que la visibilidad, a 360º, era muy amplia. Esto en parte por los dos grandes espejos retrovisores externos más el espejo retrovisor interno. Sumado a la amplia superficie vidriada.

El comportamiento fuera de ruta era muy bueno en parte por la doble tracción, que no era necesario descender del vehículo para accionarla, y por el ancho de los neumáticos de la camioneta Chevrolet Cheyenne.  Se podían trabar los palieres para salir de alguna situación comprometida. Al retroceder, dos o tres metros, los palieres se destrababan y se podía continuar normalmente circulando.

Al probar la Cheyenne los periodistas llegaron a la conclusión que la ciudad no era su lugar en el mundo, sino la montaña, un terreno complicado o un lugar donde el vehículo tuviera que hacer su propio camino. Claro que en esta circunstancia el consumo no era bajo, pero dadas las prestaciones estaba acorde con el vehículo.


A su favor se podía decir que era un vehículo ágil en el tránsito urbano. Una muy buena tenida en ruta con una buena velocidad máxima, eran otros puntos a su favor. Aunque los testers notaron que el tanque de combustible era de poca capacidad para viajes largos en ruta. Seguramente en su país de origen estaba la opción de un segundo tanque de combustible.

Camioneta que no era barata para el mercado interno argentino en el año 1981. Exactamente su valor de venta era de $106.045.640 Pesos Ley el precio estaba vigente al 30 de junio del mencionado año. Para comparar, la camioneta más cara del mercado nacional, era la Ford F-250 a un valor de 111.547.00 Pesos Ley y de tracción simple. Vale aclarar que en ese momento no había camionetas de producción nacional de doble tracción en serie.

Las camionetas Chevrolet fueron de los vehículos más vendidos traídos al país por la empresa GMODC. Eso hasta el año 1981 cuando se produjo una situación cambiaria diferente y comenzó una crisis de venta de todos los modelos de vehículos importados. En esta nota de la camioneta Chevrolet Chevy High Sierra 1500 Cheyenne apareció publicada en la revista Su Auto número 18 del mes de julio de 1981.


Para ese momento GMODC había tomado el control de todas las importaciones de vehículos, de las marcas que pertenecían a General Motors Corporation, y se había buscado unificar los tipos de modelos. Así muchos tenían el mismo motor estándar y compartían muchos repuestos. Esto se hizo para unificar la asistencia a los usuarios y que no tuvieran que dejar parados sus vehículos por falta de repuestos.

De acuerdo a esta política de comercialización de los vehículos es que las camionetas de la marca Chevrolet tenían el mismo motor y compartían muchos repuestos. Lo mismo que se aplican en la importación de automóviles según GMODC cuando tomó el control a mediados del año 1980.

Esta nota era más un contacto con esta camioneta Chevrolet que un test propiamente dicho. Pero nos da una idea de cómo era esa camioneta que llegó importada desde Estados Unidos. Las fotografías de esta nota están tomadas de la revista mencionada con anterioridad.

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: 

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesana, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #AutoExtranjero, #ChevroletChevyHighSierra1500Cheyenne, #GMODC

No hay comentarios.:

Publicar un comentario